martes, 27 de abril de 2004

Partenogénesis: ¿adiós a los machos?

por Martín Bonfil Olivera
Publicado en Milenio Diario, 27 de abril de 2004

La noticia parecía sacada de la fantasía de una feminista radical: “No se necesitan machos: nace ratón de un óvulo sin fertilizar”, rezaba el escandaloso encabezado del boletín de la agencia Reuters. Milenio Diario fue más cauteloso y, basándose en información de France Press, tituló modestamente su nota: “Crean ratón con los genes de dos hembras”.

¿De qué se trata? Científicos japoneses de la Universidad de Agricultura de Tokio, dirigidos por el doctor Tomohiro Kono, lograron producir un mamífero (en este caso, un ratón) a partir solamente de células femeninas, sin intervención de material genético masculino. La ratoncita (no podía sino ser hembra, teniendo sólo hembras como progenitoras) fue bautizada “Kaguya”, por una leyenda japonesa acerca de una niña hallada en un tallo de bambú (las fotos de Kaguya la muestran dentro de un tallo de esta planta, un bonito detalle de mercadotecnia científica).

Kono y sus ocho colegas titularon el artículo en que reportaron su logro, en la revista Nature (22 de abril), “Nacimiento de un ratón partenogenético que puede desarrollarse hasta la edad adulta”. Y es aquí donde comienza la confusión.

Según el diccionario, “partenogénesis” significa “modo de reproducción de algunos animales y plantas, que consiste en la formación de un nuevo ser por división reiterada de células sexuales femeninas que no se han unido previamente con gametos masculinos” (por contraste, en la reproducción usual, llamada bisexual, el nuevo ser se forma por la división reiterada de una célula –el cigoto– que es resultado de la unión de un óvulo y un espermatozoide). Etimológicamente, la palabra “partenogénesis” deriva del griego parthenos, “virgen”, y el latín genesis, “nacimiento”. Por ello la partenogénesis, común en algunas plantas así como ciertos insectos e incluso en reptiles y aves, como el pavo, pero nunca en mamíferos, es también llamada “nacimiento virgen”.

En las abejas, por ejemplo, las hembras –reinas y obreras– son producto de la unión de óvulos y espermatozoides, mientras que los machos –zánganos– derivan partenogenéticamente de óvulos que comienzan a dividirse sin ser fecundados. No falta el biólogo ingenioso que quiere proponer la hipótesis de que el nacimiento de Jesús fue un rarísimo caso de partenogénesis humana...

Pero lo que Kono y sus colaboradores hicieron no fue provocar que un óvulo no fecundado comenzara a dividirse hasta formar a Kaguya. Por el contrario, lo que hicieron fue lograr que dos óvulos sin fecundar se unieran –como lo hacen normalmente un óvulo y un espermatozoide– y dieran origen a un nuevo organismo.

El problema con la partenogénesis en mamíferos, al parecer, es un proceso llamado en inglés imprinting (¿impronta, estampado?). Como usted recordará de sus clases de secundaria, cada célula de un ser humano contiene dos juegos de cromosomas idénticos; uno proviene del padre y otro de la madre (con excepción de el llamado “par sexual”: las mujeres tienen dos cromosomas sexuales idénticos, llamados X, pero los hombres tenemos un cromosoma X y otro, mucho más pequeño y pobre, llamado Y).

Cuando el óvulo comienza a desarrollarse para formar un feto, y posteriormente un ser humano, uno de los dos juegos de cromosomas debe ser “silenciado”, para evitar confusiones. Esto se logra precisamente mediante el proceso de “imprinting” (en realidad es un poco más complicado, pues se “silencian” ciertos genes en el juego de cromosomas de maternos y otros en el juego paterno, pero no nos compliquemos). Cuando esto no sucede, el feto no se desarrolla normalmente.

Los genes que controlan el proceso de “imprinting” vienen en el espermatozoide: se piensa que es esto lo que impide la partenogénesis en mamíferos, lo cual parece comprobarse con el experimento de Kono.

Lo que hicieron fue alterar dos genes (llamados Igf2 y H19) de uno de los óvulos, para lograr que se comportara como una especie de imitación de espermatozoide. Al parecer, su estrategia tuvo éxito. Pero llamar “partenogénesis” a este complicado proceso (tuvieron que realizar 457 intentos para tener éxito) es inexacto.

Llamarlo así podría dar lugar a dos malentendidos. El primero, y más importante, es pensar que inmediatamente se puede producir hembras humanas –o de otras especies de mamíferos– por simple partenogénesis, sin la intervención de machos. Aunque hasta el momento Kaguya, de 14 meses de edad y que incluso ha tenido bebés, no muestra anormalidades, es pronto para saber si los animales producidos de esta manera son realmente normales y saludables. Además, la bajísima eficiencia –menor que la de la clonación por transferencia de núcleos, usada para producir a la oveja Dolly– impide considerar siquiera su utilización en humanos, aún dejando de lado la necesidad de manipular genéticamente a los óvulos, que hoy se considera en general éticamente inaceptable.

El otro malentendido, que decepcionará a más de una extremista, es pensar que este procedimiento podría llegar a lograr el sueño de las amazonas: una sociedad en que los machos fueran obsoletos. De hecho, como propone Kono, es posible que el fenómeno de “imprinting” “haya evolucionado en los machos para asegurar que la reproducción no pueda ocurrir sin su aportación genética”. Al parecer, hay razones evolutivas que hacen útil la existencia de machos. ¡Menos mal!, suspira este columnista.

12 comentarios:

Lucifer dijo...

Agradeciendole en lo pronto la redacción de ésta columna, y pues comparto con usted el suspiro de confianza al saber que la evolución nos considera útil aún.

Marlon Múnera G.
Biólogo
marmunera@gmail.com

Martín Bonfil Olivera dijo...

No creo que haya razón para preocuparse: aunque puedan fabricarse seres humanos de otras maneras, ¡la tradicional sigue siendo más divertida! (y barata).

martín

saga2010 dijo...

jaja
^^
pues que bueno que sea tan caro >_<
y bendita evolucion!

Anónimo dijo...

Algo muy complicado explicado de una forma maravillosamente facil, gracias

ximena dijo...

....llegue a la partenogenesis, al estar leyendo "Cancion de cuna" de Barbara Wood, muy pero muy interesanta la mezcla de ficcion y ciencia y quise ir un poco mas alla sobre el tema.........

ximena

Martín Bonfil Olivera dijo...

¡Que bueno! Yo sabía que poner mis viejas columnas en este blog algún día serviría para algo...

saludos
martín

lOkє†є dijo...

egoistas o.o

Camila dijo...

Hola! Un poco ridículo que alguien diga que con creer que la partenogénesis es posible estás diciendo que Jesus fue uno de estos casos. Porque los casos de partenogénesis solo producen hembras SI O SI. Le estaba explicando esto a mi mamá y me salía con 20 temas diferentes, creyendo que yo le estaba diciendo que Jesús sólo era uno de tantos fenómenos biológicos. Y los hombres no tienen por qué inquietarse, estos casos son bastante raros, y en general, son ignorados. Y además, por algo habremos evolucionado así.

Succubus Evaligan dijo...

Lamento decepcionarlos, pero ya ha habido casos naturales de partenogénesis humana registrados, busquen bien y encontraran. El problema radica en que la ciencia la controlan los hombres y los hombres son los que dicen la última palabra. Por ejemplo en los libros de texto se nos dice que el material genético que se aporta es 50-50. Esto es completamente falso ya analizándolo bien con detenimiento te das cuenta de que definitivamente no es así, es un mentira y lo peor es que es una mentira que la ciencia hace pasar como verdad total. Pero los hombres son los que controlan la información, así que eso de que las mujeres nos podamos reproducir solas depende de si los hombres quieren dejarnos conocer que podemos hacerlo o no. Por ejemplo los peros que ponen los científicos varones sobre la imposibilidad que una mujer produzca esperma, dicen que porque no tiene cromosoma Y no puede, pero curiosamente se ha descubierto que más del 10% de los genes del cromosoma X están relacionados con la producción de esperma, ¿qué es lo interesante? que ese 10% de genes relacionados con la producción de esperma en el cromosoma X son más genes que los que contiene el cromosoma Y entero. Con la rata Kaguya paso algo similar, se produce un ratón partenogenico y otro raton hembra con dos madres y lo primero con que salen lo científicos es "esto no se puede aplicar en humanos". Varios años después, se produce un ratón con dos padres y los comentarios de los científicos son, esto se puede aplicar para la preservación de especies y en un futuro para que las parejas gays puedan concebir. Solo por citar algunos ejemplos. Mientras sean los hombres quienes estén a cargo de la ciencia, las parejas lesbianas nunca van a poder tener hijas ellas solas sin contribución genética del varón, lo mismo para las que quieran tener hijas ellas solas, siempre van a sacar algún pero en la ciencia. De hecho estaba investigando sobre los rotíferos bdelloideos, que son animales partenogenicos que han sobrevivido miles de años sin sexo, según eso un cientifico nos salen con que la reproducción sexual es necesaria para eliminar los parásitos, y esa teoría la han dado como valida para justficar el sexo y la reproducción sexual vía macho-hembra, pero los rotíferos bdelloideos no tienen parásitos, es más, curiosamente muchos parásitos usan la partenogenesis y contrario a lo que se piensa, la partengenesis no estanca la especie, pues los parasitos son de las formas que más rápidamente evolucionan y se adaptan. Hay muchas contradicciones. Lo otro es como hablan despectivamente muchos científicos, por ejemplo en el caso del tiburón que nació partenogenesis, ¿por qué insinuaron que era inferior a otros? si es un clon de la madre con las mismas ventajas y desventajas que esta. Lo mismo paso con las hormigas amazonas cuando se descubrió que procreaban sin machos, sale un científico ahí diciendo, creo que la reproducción sexual da ventajas, cuando se demostró que esas hormigas eran más productivas que las otras que se reproducían sexualmente. Hay muchos prejuicios contra esto.

Mr Blu3 dijo...

esta informacion me sirvio, gracias por publicarla... con suerte y nos vemos algun dia en el museo, en la seccion de "especies extintas"... jejeje

Terelfa dijo...

Pues estoy con succubus, creo que la partenogénesis es posible entre humanos, y si no se sabe mas o se practica es porque no interesa, claro esta. La manipulación y dominación masculina alcanza todos los campos del saber en este mundo, cultura. Esa es la principal razón de la ausencia de información y practica de la mayoría de las cosas que atañen a las mujeres en el mundo. El miedo de se eliminados por todo el mal que el hombre a echo a las mujeres en la historia desde que distamos, hace que el énfasis pro controlar la reproducción sea mayor. Pero tranquilos, el sentido común femenino es mucho mas grande de los que los hombres puedan creer y no creo que sea de resentidas feministas radicales la idea de poder procrear sin necesidad del macho. Espero poder ver en esta corta vida esa posibilidad echa realidad, como una opción mas, donde las lesbianas pudieran fecundarse entre ellas, y las mujeres hetero...claro esta. Aun hay muchas que eligen ser madres solteras, sin necesidad de complicares la vida con la minúscula aportación del esperma, como derecho a ser padre, ...hay muchos que se limitan a esa aportación para proclamarse padres. que sabrán esos lo que es ser padre..! Es tan desproporcionada la aportación, que me atrevo a decir que es injusta. Por eso, espero que muchas científicas feministas en el futuro alcancen el poder de traernos la partenogénesis...y que sea una posibilidad, una elección...no teman chicos...nosotras elegimos..ya va siendo hora, no?

Stein dijo...

"pero curiosamente se ha descubierto que más del 10% de los genes del cromosoma X están relacionados con la producción de esperma"

Por algo la naturaleza quiere que subsistan los machos en la especie humana. para mantener la existencia de hembras mediante la produción de esperma en los machos.

Somos seres sexuados guste o no les guste a las hembristas idiotas como ud succubus; una conspiranoica histerica sobre el supuesto dominio masculino de la ciencia. los hechos demuestran que la partenogenesis evolutivamente esta obsoleta, y solo sigue manifestandose de forma de vestigio en especies antiguas. Si la partenogenesis es una estrategia reproducctiva que otorga ventajas a los descendientes, ¿Entonces para que surgio el sexo masculino y la estrategia de reproducción sexual? ¿Fue por una conspiracion machista que surgio el sexo masculino? o sea que... ¿habia dominacion masculina hasta en la naturaleza, incluso antes que surgieran los primeros seres sexuados?... ¿Antes que apareciera el primer macho?

El hembrismo idiota es el nuevo rostro del machismo. Que ahora se impone en la ciencia mediante un comentario basado en un dogma, en vez de evidencia de la realidad.

Si no le gusta los hombres,bien es problema suyo. a mi tambien me gustan las mujeres. Pero de que haya dominio de sexos no es culpa de como den sus resultados, los cientificos.

Los casos de partenogenesis no han sido bien demostrados, y ademas la carga de la prueba de ese acontecimiento recae en ud, no en los demas, a si que no vale el "busquen bien y encontraran" ud es quien debe demostrarlo. Por mi parte he buscado "esa" informacion, y solo son divulgaciones de misterio y ocultismo. Pura conspiranoia. la que ud se basa para su "ideologia".

Si ud quiere demostrar realmente que ocurre la partenogenesis en humanos, la cual ud considera "superior" y utiliza para sus fines ideologicos,¿Entonces por que no se le ve por doquier? incluso en ud misma. ¿sera porque los machos controlan el metodo para lograrlo? De la misma forma que controlan la información y la ciencia... y la naturaleza incluso antes de que surgiera la reproduccion sexual.