miércoles, 27 de julio de 2016

La Iglesia y el ano

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 27 de julio de 2016

La Iglesia Católica, y en particular la Arquidiócesis Primada de México, parecen tener una especial obsesión con el ano. Y más precisamente, con el sexo anal.

O al menos, eso es lo que parece al leer los artículos que, como parte de la violenta campaña que la Curia ha desatado en contra de la iniciativa presidencial para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, anunciada por el presidente Peña Nieto en mayo pasado, ha publicado su semanario Desde la fe.

En el segundo de una serie de cinco artículos, publicados originalmente en agosto de 2015, y que han vuelto a circular en las últimas entregas del semanario (aquí puede usted leer las cinco entregas reunidas en un solo texto), la Arquidiócesis afirma que las relaciones homosexuales “son un problema de salud”.

El hecho de que las relaciones sexuales entre varones suelan incluir –entre otras cosas– la penetración del pene en el ano es un tema del que no se suele hablar expresamente. El ano, a pesar de que todos tenemos uno que usamos diariamente, es una zona del cuerpo que estamos educados para ver con rechazo y asco. En parte es natural, pues a través de él se elimina el excremento que, además de su olor desagradable, contiene enormes cantidades de microbios que pueden causar infecciones.

En el texto de Desde la fe, la Arquidiócesis señala que “La mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual, que se lubrica para facilitar la penetración [y] resiste la fricción”. Lo cual es cierto, aunque luego añade que esa “cavidad”, cuyo nombre no se atreve a decir, “segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen”, lo cual, además de falso, revela la visión del semen que tiene la iglesia: algo nocivo y potencialmente infeccioso....

“En cambio –continúa el texto–, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente: causando sangrados, infecciones, y eventualmente incontinencia, pues con el continuo agrandamiento, el orificio pierde fuerza para cerrarse.”

Esto no es más que una sarta de inexactitudes. Cierto, la función del ano y recto es la expulsión de materia fecal, y su penetración violenta o forzada puede causar daños. La mucosa rectal es menos resistente a la fricción que la vaginal, pero dista, afortunadamente, de ser delicada y frágil. Y claro, aunque sólo fuera por higiene, en toda penetración anal el uso del condón se debería dar por descontado (pero el recto y ano sí cuentan con protección contra infecciones; de otro modo, viviríamos continuamente con éstas, tomando en cuenta la cantidad de microbios presentes en la materia fecal).

En realidad el sexo anal (o, más correctamente, el coito anal) dista de ser una práctica exclusiva de los homosexuales, o algo poco común. Millones de parejas, homo u hetero, lo practican felizmente de manera regular. Consulte usted cualquier página seria de sexología (o el sitio de videos porno de su preferencia), para ver a parejas de cualquier sexo y orientación sexual disfrutándolo. Lo único que se necesita, además de condones, es un poco de cuidado, paciencia, práctica y lubricante. (Muchos varones heterosexuales, por cierto, lo disfrutan también con sus parejas femeninas a través de la penetración digital o con dildos, pues la estimulación de la próstata que se logra puede ser enormemente placentera.)

El sexo anal es un tema que durante mucho tiempo, y todavía para muchas personas, sigue siendo “tabú”. Pero al mismo tiempo es y ha sido siempre una práctica sexual perfectamente común, disfrutable y que, correctamente realizada, no tiene por qué producir ningún daño (lo del ano que se vuelve guango por el uso no pasa de ser una sandez sin fundamento; de otro modo las personas que sufren de estreñimiento perderían rápidamente el tono muscular del esfínter anal; y uno no ve que los anuncios de proctólogos abunden en bares, revistas o sitios web gays).

Usar al sexo anal de pretexto para hacer creer que los matrimonios homosexuales dañan la salud es desinformar de manera malintencionada y tramposa. (No vale la pena ni comentar otras mentiras contenidas en el texto publicado en Desde la fe, como que “la mayoría de los homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo”, o que el condón “deja pasar virus microscópicos así que realmente no ofrece segura protección”.)

La campaña de la Arquidiócesis, que no se limita a los artículos del semanario, propaga ideas que propician la discriminación y el odio, además de datos erróneos sobre la salud. Tanto la Secretaría de Gobernación como la de Salud deberían plantar una postura firme, como ya lo están haciendo algunas organizaciones LGBTTTI, frente a esta campaña que vulnera al Estado Laico y la estrategia nacional de salud, además de los derechos humanos de las minorías sexuales.

Cada quien hace de su ano un papalote, dice el dicho. La Arquidiócesis debería tratar de superar su obsesión con la forma en que uno decida usarlo.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

24 comentarios:

MarcoAurelio dijo...

¿Y qué hay de los obispos y curas pedófilos?
¿No es por el ano por donde obtienen la relación sexual con los niños?

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

Me asombra lo "tolerantes" y "racionales" que son algunas personas "progresistas" como el autor de este blog. En su artículo descalifica de manera visceral todos los argumentos citados. Parece ser que cuando de ideología de género se trata, en automático apaga su pensamiento científico.

Por mencionar tan sólo uno de los puntos tratados: El uso del condón NO ES 100% SEGURO. Esto, dicho por las MISMAS COMPAÑÍAS QUE LOS FABRICAN.

https://www.youtube.com/watch?v=7gMPqGF4FFo

Antonio dijo...

Arreola: ¿en qué parte del texto dice el autor que el condón es 100% seguro?

PEPE CUEVAS dijo...

Mientras sigan dandole importancia a la opinion de la iglesia seguiran malinformando a la poblacion creyente. Ademas, es gente que, como se la cree, ya no investiga mas alla de sus creencias religiosas.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Hay comentarios que no merecen respuesta. Por qué? Porque sin hechos por personas que ya tienen decidido que cosas quieren creer y cuales no, y no van a cambiar de punto de vista.

Wm Gille Moire dijo...

Todos sabemos que en el semen habitan unos diablillos muy cabrones. Eso fue ya demostrado científicamente desde el siglo 12 por el Doctor en Teología Didacus Chetislav, en los laboratorios de Dark Age Inc. El Doctor Chetislav demostró asimismo que cuando esos diablillos son depositados en anos, bocas, manos, papel higiénico o en el suelo vil de la ducha, se vuelven todavía más cabrones y empiezan a clamar la ayuda de su Padre Satanás, el cual acude inmediatamente y se posesiona de un alma humana. Por cada vez que un poco de semen llega a donde no debe llegar, un alma humana se pierde y se condena eternamente. Por ello, nuestra Santa Madre la Iglesia Católica Romana recomienda y exige o la abstinencia total –lo que provoca el suicidio en masa de los diablillos-, o que el semen sea derramado donde Dios manda: en una vagina humana –donde habitan unos angelitos predicadores muy pacientes y bondadosos que se encargan de convertir al catolicismo a los diablillos. No hagamos caso, pues, a los enemigos de la Ciencia, que a todas luces son agentes secretos de Satanás.

Ps: Por el bien de la humanidad, espero que este mensaje sea leído por suficientes personas antes de que sea borrado por uno de esos agentes del Mal.

Armando Pena dijo...

Por favor los curas son los que mas disfrutan dw dar y recibir sexo anal y a pelo asi que se asustan del pene y se cuelgan de las bolas.

Armando Pena dijo...

Por favor los curas son los que mas disfrutan dw dar y recibir sexo anal y a pelo asi que se asustan del pene y se cuelgan de las bolas.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

Lo está diciendo implícitamente al afirmar que "Lo único que se necesita, además de condones, es un poco de cuidado, paciencia, práctica y lubricante". Listo, use condón y desaparece mágicamente cualquier riesgo de infección.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

Estudios indican que los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) tienen de 20[1] hasta 60 veces más posibilidades de infectarse con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que los heterosexuales; así mismo, que son 61 veces más propensos a infectarse de sífilis que los heterosexuales.[2]
Los HSH presentan hasta en un 42% la presencia del virus del papiloma humano (VPH) en la zona del canal anal.[3]

Estudios científicos indican que el 35% de los homosexuales tienen entre 11 y 50 parejas sexuales durante su vida, y que el 32% tienen más de 50 parejas sexuales durante su vida, llegando incluso hasta casi 500 parejas.[4]

Los HSH jóvenes consumen marihuana casi en un 60%, alucinógenos en un 40% y cocaína en un 26%. [5]

El 20% de los homosexuales han tenido ideas suicidas y el 12% intentos suicidas. [6]



Referencias:

[1] Baral S, Sifakis F, Cleghorn F, Beyrer C. Elevated risk for HIV infection among men who have sex with men in low- and middle-income countries 2000–2006: A systematic review. PLoS Med 2007; 4(12):e339.

[2] Wolitski RJ, Fenton KA. Sexual health, HIV, and sexually transmitted infections among gay, bisexual, and other men who have sex with men in the United States.AIDS Behav 2011; 15:S9–S17.

[3] Goldstone S, Palefsky JM, Giuliano AR, Moreira ED Jr, Aranda C, Jessen H, et al. Prevalence of and risk factors for human papillomavirus (HPV) infection among HIV-seronegative men who have sex with men. J Infect Dis 2011; 203(1):66-74.

[4]Jakopanec I, Schimmer B, Grjibovski AM, Klouman E, Aavitsland P. Self-reported sexually transmitted infections and their correlates among men who have sex with men in Norway: an Internet-based cross-sectional survey. BMC Infect Dis 2010; 10:261.

[5] Salomon EA, Mimiaga MJ, Husnik MJ, Welles SL, Manseau MW, Montenegro AB, et al. Depressive symptoms, utilization of mental health care, substance use and sexual risk among young men who have sex with men in EXPLORE: Implications for age-specific interventions. AIDS Behav 2009; 13(4): 811–821.

6] Paul JP, Catania J, Pollack L, Moskowitz J, Canchola J, Mills T, et al. Suicide attempts among gay and bisexual men: lifetime prevalence and antecedents. Am J Public Health 2002; 92(8):1338-45.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

La homosexualidad, vista como una “preferencia sexual” se considera una conducta sexual de riesgo, por varias causas, entre las que destacan:

1) El gran número de parejas sexuales.

Varios estudios reportan los siguientes datos sobre el número de parejas sexuales de los HSH: que en 6 meses tienen entre 2, 3 [7]y 7 parejas sexuales nuevas,[8] que el 20% tienen 5 parejas sexuales al año [9] y que el 50% tienen 10 nuevas parejas sexuales en un año,[10] que el 27% tienen más de 6 parejas en 6 meses,[11] que entre el 40%[12] y el 42% [13] tienen más de 10 parejas en 6 meses, que casi el 45% tienen más de 20 parejas sexuales en un año,[14] que el 11% tienen más de 30parejas en 6 meses[15] e incluso algunos autores indican que el promedio de parejas sexuales de un HSH puede ir de 4 a 6 parejas por mes.[16]

Estudios indican que los HSH sin pareja estable tienen 6 parejas casuales en un año, y los que si tienen una pareja estable tienen 2 parejas casuales en un año.[17]

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

2) Mayor consumo de alcohol y drogas, así como uso de las mismas al momento de las relaciones sexuales.

Las lesbianas, bisexuales[18] y HSH presentan mayor uso de drogas que los heterosexuales,[19],[20],[21] incluyendo sedantes y tranquilizantes.[22]

Estudios indican que el uso de alcohol (93%) con signos de dependencia se presentan en un 39% de los HSH; y el uso de drogas ilícitas va desde 43%[23] 50%[24] 63%,[25] hasta 66% entre los homosexuales.[26] Así mismo, que las lesbinas y mujeres bisexuales presentan mayor consumo de alcohol, [27],[28],[29]drogas [30] y tabaco, que las heterosexuales.[31]

Varios estudios indican que las relaciones sexuales entre homosexuales están relacionadas con abuso de drogas y alcohol al momento de las mismas,[32]sobre todo en gente joven. Datos indican que esto se presenta desde en un 18%[33]hasta un 43%.[34]

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

3) Presentan más infecciones de transmisión sexual.

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) han aumentado en los HSH.[35] Datos indican que el 64% de los HSH han tenido por lo menos una ITS durante su vida.[36]

Estudios demuestran que casi el 30% de los HSH presentan alguna ITS (úlceras genitales, herpes genital, gonorrea o clamidia) en un año.[37]

Posterior a una disminución de la infección por sífilis de los años 90`s, desde el año 2001 se ha presentado un aumento de sífilis primaria y secundaria muy importante en HSH[38], pues el 62% de los casos se presentan en ellos.[39]

El 12% de los HSH que tienen VIH y el13% que no tienen VIH presentan infección por gonorrea, clamidia o sífilis.[40]

La presencia de infección por virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2) en HSH es mayor que en los heterosexuales.[41]

El cáncer anal es una enfermedad rara en la población general, pero la incidencia es muy alta en HSH. El cáncer anal en HSH es más común que el cáncer cervicouterino en mujeres.[42],[43],[44]Pero en aquellos MSM que padecen VIH este llega a ser hasta 10 veces mayor que los datos de cáncer cervical en mujeres de población general.[45]

En Estados Unidos, la mayoría de los casos de VIH[46]/SIDA se han reportando en HSH, más que en cualquier otro grupo, anualmente.[47] En el año 2003, del millón de personas que padecían HIV/SIDA en este país, el 68% de los hombres que las padecían eran HSH.[48]

Estudios indican que en países de Europa del Este como Albania, Croacia, Montenegro, Slovenia y Serbia, la infección por VIH es mucho mayor en HSH. En el año 2008, se reportó en Serbia, Slovenia y Croacia, que la infección por VIH se presentó en mayor proporción en HSH que en heterosexuales; siendo estas del 56%, 71% y 76% respectivamente.[49]

En países de Latinoamérica se tiene reportado que la infección por VIH es mayor en HSH, como es el caso de 7.6% en Nicaragua, 15.3% en El Salvador.[50]

En Perú, la infección por VIH afecta mucho más a los HSH. Esta infección se presenta en el 1% en la población en general, en menos del 5% en trabajadoras sexuales y del 21% en HSH.[51]Esta infección aumentó de 18.5% a 22.3% de 1996 al 2002 en HSH.[52]

En Nueva Zelanda, las infecciones por VIH y sífilis han aumentado en los últimos años en HSH.[53]

En Francia, desde el año 2003 han aumentado los nuevos casos de VIH en HSH, así como en la mayoría de los países europeos.[54] En España, los casos de gonorrea, han aumentado notablemente en HSH.[55]

En China existen datos de infección por virus del papiloma humano (VPH) en el 62% de los HSH.[56]En el año 2005 en Japón, el 66% de todos los nuevos casos de HIV se presentaron en HSH.[57]

Existen datos de infección por sífilis en India en HSH que indican que hasta el 25% de ellos la padecen. En Asia de Este, los datos de infección por sífilis van del 5% al 15% en HSH, y en China del casi 3 hasta el 13.5%. En América Latina, los datos de sífilis en HSH se presentan hasta en el 29%.[58]

Sobre clamidia y gonorrea, éstas se presentan hasta en 14% y 16% en HSH en el Sudeste asiático. En China se presentan datos de clamidia en el 8% de los HSH y gonorrea en el 2.7%.

En América Latina los estudios indican que en países como Perú, el HVS-2, se presenta hasta en 21% de los HSH comparado contra un 5% en heterosexuales.[59]

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

4) Reportan mayor porcentaje de enfermedades psiquiátricas.

Estudios demuestran que los homosexuales y las lesbianas,[60] presentan desórdenes psiquiátricos en mucho mayor cantidad que los heterosexuales,[61],[62] tales como depresión,[63] ansiedad,[64] alteraciones mentales,[65] ideas suicidas e intentos suicidas,[66],[67],[68],[69],[70] y que estos puede ir de de 1.5 a 12 veces más.[71

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

5) La forma en que llevan a cabo las relaciones sexuales.

Se ha comprobado que el trauma del tracto genital, especialmente en las relaciones anales aumenta la susceptibilidad a las infecciones, así como infección al momento de la transmisión. Esto se debe a las diferencias anatómicas y fisiológicas entre el ano y la vagina.

La vagina está conformada por 1) una mucosa de epitelio escamoso estractificado, 2) una lámina propia con abundantes fibras elásticas, 3) una capa fibromuscular responsable de su elasticidad necesaria para el parto y un plexo submucoso responsable de producción de secreciones vaginales y 4) una adventicia. Antes de la pubertad el epitelio es delgado, pero en el periodo fértil responde a los estrógenos con un engrosamiento y aumento de glucógeno, que al ser degradado por los lactobacilos comensales de dicha cavidad producen un ph ácido que limita la invasión de bacterias y hongos patógenos. Por el contrario, el ano cuyo objetivo es la defecación, se compone de un epitelio mucoso grueso constituido por una mezcla de células de absorción y células mucosas; por lo que su tejido es mucho más propicio para permitir la entrada del virus al torrente sanguíneo.[72

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

[7] Koblin BA, Torian LV, Guilin V, Ren L, MacKellar DA, Valleroy LA.High prevalence of HIV infection among young men who have sex with men in New York City. AIDS 2000; 14:1793-1800.
[8] MacKellar DA, Valleroy LA, Behel S, Secura GM, Bingham T, Celentano DD, et al. Unintentional HIV exposures from young men who have sex with men who disclose being HIV-negative. AIDS 2006; 20:1637-44.

[9] Williams PB, Sallar AM. HIV/AIDS and African American men: urban-rural differentials in sexual behavior, HIV knowledge, and attitude towards condoms use. J Natl Med Assoc. 2010; 102(12):1139-49.

[10] Folch C, Casabona J, Muñoz R, González V, Zaragoza K. Incremento en la prevalencia del VIH y en las conductas de riesgo asociadas en hombres que tienen sexo con hombres: 12 años de encuestas de vigilancia conductual en Cataluña. Gac Sanit 2010; 24(1):40-6.

[11] Kral AH, Lorvick J, Ciccarone D, Wenger L, Gee L, Martinez A, et al. HIV prevalence and risk behaviors among men who have sex with men and inject drugs in San Francisco. J Urban Health 2005; 82(1 Suppl 1):i43-50.

[12]Koblin BA, Husnik MJ, Colfax G, Huang Y, Madison M, Mayer K, et al. Risk factors for HIV infection among men who have sex with men. AIDS 2006; 20:731-39.

[13]Koblin BA, Chesney MA, Husnik MJ, Bozeman S, Celum CL, Buchbinder S, et al.High-risk behaviors among men who have sex with men in 6 US cities: baseline data from the EXPLORE Study. Am J Public Health 2003; 93:926–32.

[14]Folch C, Muñoz R, Zaragoza K, Casabona J. Sexual risk behaviour and its determinants among men who have sex with men in Catalonia, Spain. Euro Surveill 2009; 2009 Nov 26; 14(47). pii: 19415.

[15]Lim SH, Christen CL, Marshal MP, Stall RD, Markovic N, Kim KH, et al. Middle-aged and older men who have sex with men exhibit multiple trajectories with respect to the number of sexual partners. AIDS Behav. 2011.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

16]Dandona L, Dandona R, Gutierrez JP, Kumar GA, McPherson S, Bertozzi SM, et al. Sex behaviour of men who have sex with men and risk of HIV in Andhra Pradesh, India. AIDS 2005, 19:611-19.

[17]Rosenberg ES, Sullivan PS, DiNenno EA, Salazar LF, Sanchez TH. Number of casual male sexual partners and associated factors among men who have sex with men: Results from the National HIV Behavioral Surveillance system. BMC Public Health 2011, 11:189.

[|8]Cochran SD, Ackerman D, Mays VM, Ross MW. Prevalence of non-medical drug use and dependence among homosexually active men and women in the US population. Addiction 2004; 99(8):989-98.

[19]Woody GE, VanEtten-Lee ML, McKirnan D, Donnell D, Metzger D, Seage G, Gross M. Substance use among men who have sex with men: Comparison with a National Household Survey. J Acquir Immune Defic Syndr 2001; 27(1):86-90.

[20]Woody GE, VanEtten-Lee ML, McKirnan D, Donnell D, Metzger D, Seage G 3rd, et al. Substance use among men who have sex with men: comparison with a national household survey. J Acquir Immune Def Syndr 2001; 27(1):86-90.

[21]Russell ST, Driscoll AK, Truong N. Adolescent same-sex romantic attractions and relationships: implications for substance use and abuse. Am J Public Health 2002; 92:198–202.

[22]Mackesy-Amiti ME, Fendrich M, Johnson TP. Substance-related problems and treatment among men who have sex with men in comparison to other men in Chicago. J Subst Abuse Treat 2009; 36(2):227-33.

[23]Mackesy-Amiti ME, Fendrich M, Johnson TP. Symptoms of substance dependence and risky sexual behavior in a probability sample of HIV-negative men who have sex with men in Chicago. Drug Alcohol Depen 2010; 110(1-2):38-43.

[24]Harawa NT, Greenland S, Bingham TA, Johnson DF, Cochran SD, Cunningham WE, et al. Associations of race/ethnicity with HIV prevalence and HIV-related behaviors among young men who have sex with men in 7 urban centers in the United States. J Acquir Immune Defic Syndr 2004; 35:526–36.

[25]Hidaka Y, Ichikawa S, Koyano J, Urao M, Yasuo T, Kimura H, et al. Substance use and sexual behaviours of Japanese men who have sex with men: A nationwide internet survey conducted in Japan. BMC Public Health 2006; 6(239).

[26]Thiede H, Valleroy LA, MacKellar DA, Celentano DD, Ford WL, Hagan H, et al. Young Men’s Survey Study Group Regional Patterns and Correlates of Substance Use Among Young Men Who Have Sex With Men in 7 US Urban Areas. Am J Public Health. 2003; 93:1915–1921.

[27]Trocki KF, Drabble L, Midanik L. Use of heavier drinking contexts among heterosexuals, homosexuals and bisexuals: results from a National Household Probability Survey. J Stud Alcohol. 2005; 66:105–110.

[28]Drabble L, Midanik LT, Trocki K. Reports of alcohol consumption and alcohol-related problems among homosexual, bisexual and heterosexual respondents: results from the 2000 National Alcohol Survey. J Stud Alcohol 2005; 66:111–120.

[29]Midanik LT, Drabble L, Trocki K, Sell RL. Sexual orientation and alcohol use: identity versus behavior measures. J LGBT Health Res 2007; 3(1):25-35.

[30]Cochran SD, Mays VM. Relation between psychiatric syndromes and behaviorally Defined sexual orientation in a sample of the US population. Am J Epidemiol 2000;151: 516-23.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

30]Cochran SD, Mays VM. Relation between psychiatric syndromes and behaviorally Defined sexual orientation in a sample of the US population. Am J Epidemiol 2000;151: 516-23.

[31]Burgard SA, Cochran SD, Mays VM. Alcohol and tobacco use patterns among heterosexually and homosexually experienced California women. Drug Alcohol Depend 2005; 7:61–70.

[32]Celentano DD, Valleroy LA, Sifakis F, Mackellar DA, Hylton J, Thiede H, et al. Associations between substance use and sexual risk among very young men who have sex with men. Sex Trans Dis 2006, 33(4):265–271.

[33]Clatts M, Goldsamt L, Yi H. Drug and sexual risk in four men who have sex with men populations: evidence for a sustained HIV epidemic in New York City. J Urban Health 2005; 82(1 Supple 1):i9-17.

[34]Celetano D, Valleroy L, Sifakis F, Mackellar D, Hylton J, et al. Associatins between substance use and sexual rosk among very youn men who have sex with men. Sex Transm Dis; 2006; 33(4): 265-271.

[35]Truong HM, Kellogg T, Klausner JD, Katz MH, Dilley J, Knapper K, et al. Increases in sexually transmitted infections and sexual risk behaviour without a concurrent increase in HIV incidence among men who have sex with men in San Francisco: a suggestion of HIV serosorting? Sex Transm Infect 2006;82:461–466.

[36]Folch C, Muñoz R, Zaragoza K, Casabona J. Sexual risk behaviour and its determinants among men who have sex with men in Catalonia, Spain. Euro Surveill 2009; 14(47). pii: 19415.

[37]Manning SE, Thorpe LE, Ramaswamy C, Hajat A, Marx MA, Karpati AM, et al. Estimation of HIV prevalence, risk factors, and testing frequency among sexually active men who have sex with men, aged 18–64 years—New York City, 2002. J Urban Health 2007; 84(2): 212-25.

[38]Chesson HW, Sternberg M, Leichliter JS, Aral SO. Changes in the state-level distribution of primary and secondary syphilis in the USA, 1985-2007. Sex Transm Infect 2010; 86(Suppl 3):iii58eiii62.

[39]Heffelfinger JD, Swint EM, Berman SM, Weinstock HS. Trends in primary and secondary syphilis among men who have sex with men in the United States. Am J Public Health. 2007; 97:1076–1083.

[40] Whittington WL, Collis T, Dithmer-Schreck D, Handsfield H, Shalit P, Wood RW, et al. Sexually transmitted diseases and human immunodeficiency virus–discordant partnerships among men who have sex with men. Clin Infec Dis 2002; 35: 1010-7.

[41]Bohl DD, Katz KA, Bernstein K, Wong E, Raymond HF, Klausner JD, et al. Prevalence and correlates of herpes simplex virus type-2 infection among men who have sex with men, San Francisco, 2008. Sex Transm Dis 2011.

[42]Chin-Hong PV, Vittinghoff E, Cranston RD, Buchbinder S, Cohen D, Colfax G, et al. Age-specific prevalence of anal human papillomavirus infection in HIV-negative sexually active men who have sex with men: the EXPLORE study. J Infect Dis 2004;190: 2070–2076.

[43]Palefsky JM. Human papillomavirus-related disease in men: not just a women’s issue. J Adolesc Health 2010; 46(4 Suppl):S12-S19.

[44]Chin-Hong PV, Berry JM, Cheng SC, Catania JA, Da Costa M, Darragh TM, et al. Comparison of patient- and clinician-collected anal cytology samples to screen for human papillomavirus-associated anal intraepithelial neoplasia in men who have sex with men. Ann Intern Med 2008; 149(5):300-6.

[45]Palefsky J. Human papillomavirus and anal neoplasia. Curr HIV/AIDS Rep 2008; 5(2):78-85.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

46]Mansergh G, Koblin BA, McKirnan DJ, Hudson SM, Flores SA, Wiegand RE, et all. An intervention to reduce HIV risk behavior of substance-using men who have sex with men: a two-group randomized trial with a nonrandomized third group. PLOS Med 2010; 7(8): e1000329.

[47]MacKellar DA, Valleroy LA, Secura GM, Behel S, Bingham T, Celentano DD, et al. Unrecognized HIV infection, risk behaviors, and perceptions of risk among young men who have sex with men. J Acquir Immune Defic Syndr 2005;38:603–614.

[48] Centers for Disease Control and Prevention. A Glance at the HIV/AIDS Epidemic. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention; 2005. Available at: http://www.cdc.gov/hiv/PUBS/Facts/At-AGlance.htm. Accessed on: March 15, 2005.

[49] Bozicevic I, Begovac J. The emerging HIV epidemic among men who have sex with men in southeastern Europe. Expert Rev Anti Infect Ther 2010; 8(12):1351.8.

[50]Soto RJ, Ghee AE, Nunez CA, Mayorga R, Tapia KA, Astete SG, et al .Sentinel surveillance of sexually transmitted infections/HIV and risk behaviors in vulnerable populations in 5 Central American countries. J Acquir Immune Defic Syndr 2007;4 6(1):101-11.

[51]Clark JL, Konda KA, Segura ER, Salvatierra HJ, Leon SR, Hall ER, et al. Risk factors for the spread of HIV and other sexually transmitted infections among HIV-infected men who have sex with men in Lima, Peru. Sex Transm Infect. 2008 ; 84(6): 449–454.

[52]Sanchez J, Lama JR, Kusunoki L, Manrique H, Goicochea P, Lucchetti A, et al. HIV-1, sexually transmitted infections, and sexual behavior trends among men who have sex with men in Lima, Peru. J Acquir Immune Defic Syndr 2007; 44(5):578-85.

[53]Azariah S, Perkins N. Prevalence of sexually transmitted infections in men who have sex with men presenting to Auckland Sexual Health Service N Z Med J 2010; 123(1322):46-54.

[54]A Velter A, Bouyssou-Michel A, Arnaud A, Semaille C. Do m en who have sex with men use serosorting with casual partners in France? Results of a nation wide survey (ANRS - EN17-Presse Gay 2004). Euro Surve 2009;14(47):pii=19416.

[55]Cano S, Fuentes M, Ballesteros J, Clavo P, Menéndez B, Del Romero J. Gonorrhea diagnoses in a center for sexually transmitted disease (STD) and their relationship with HIV and other STD, Madrid, 2005. Enferm Infecc Microbiol Clin 2009; 27(6):338-41.

[56] Gao L, Zhou F, Li X, Yang Y, Ruan Y, Jin Q. Anal HPV infection in HIV-positive men who have sex with men from China. PloS One 2010; 5(12): e15256.

{57]AIDS surveillance comittee MHLW: Annual surveillance report of HIV/AIDS n Japan, 2004. Ministry of Helath, Labour and Welfare 2004.

[58]Cáceres CF, Konda K, Segura ER, Lyerla R. Epidemiology of male same-sex behaviour and associated sexual health indicators in low- and middle-income countries: 2003–2007 estimates. Sex Transm Infect 2008; 84 (Suppl ):i49-i56.

[59]Clark JL, Caceres CF, Lescano AG, Konda KA, Leon SR, Jones FR, et al. Prevalence of same-sex sexual behavior and associated characteristics among low-income urban males in Peru. PLoS One 2007; 2(1):e778.

[60]Reisner SL, Mimiaga M, Case P, Grasso C, O`Brien CT, Harigopal P, et al. Sexually transmitted disease (STD) diagnoses and mental health disparities among women who have sex with women screened at an urban community health center, Boston, Massachusetts, 2007. Sex Transm Dis 2010; 37(1):5-12.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

61]Sandfort TG, de Graaf R, Bijl RV, Schnabel P. Same-sex sexual behavior and psychiatric disorders: findings from the Netherlands Mental Health Survey and Incidence Study (NEMESIS). Arch Gen Psychiatry 2001; 58(1):85-91.

[62] Cochran SD, Mays VM. Burden of psychiatric morbidity among lesbian, gay, and bisexual individuals in the California Quality of Life Survey. J Abnorm Psychol 2009; 118(3):647-58.

[63]Mills TC, Paul J, Stall R, Pollack L, Canchola J, Chang YJ, et al. Distress and depression in men who have sex with men: the Urban Men's Health Study. Am J Psychiatry 2004; 161(2):278-85.

[64]Cochran SD, Mays VM, Sullivan JG. Prevalence of mental disorders, psychological distress, and mental health services use among lesbian, gay, and bisexual adults in the United States. J Consult Clin Psychol 2003; 71:53–61.

[65]Sandfort TG, Bakker F, Schellevis FG, Vanwesenbeeck I. Sexual orientation and mental and physical health status: findings from a Dutch population survey. Am J Public Health 2006; 96(6):1119-25.

[66]Fergusson DM, Horwood LJ, Beautrais AL. Is sexual orientation related to mental health problems and suicidality in young people? Arch Gen Psychiatry 1999; 56:876–880.

[67]de Graaf R, Sandfort TG, ten Have M. Suicidality and sexual orientation: differences between men and women in a general population-based sample from the Netherlands. Arch Sex Behav 2006 Jun; 35(3):253-62.

[68] Gilman SE, Cochran SD, Mays VM, Hughes M, Ostrow D, Kessler RC. Risk of psychiatric disorders among individuals reporting same-sex sexual partners in the National Comorbidity Survey. Am J Public Health 2001; 91:933–939.

[69] Cochran SD, Mays VM, Alegria M, Ortega AN, Takeuchi D. Mental health and substance use disorders among Latino and Asian American lesbian, gay, and bisexual adults. J Consult Clin Psychol 2007; 75(5):785-94.

[70] King M, Semlyen J, Tai SS, Killaspy H, Osborn D, Popelyuk D, et al. A systematic review of mental disorder, suicide, and deliberate self harm in lesbian, gay and bisexual people. BMC Psychiatry 2008, 8(70).

[71] Fergusson DM, Horwood LJ, Ridder EM, Beautrais AL. Sexual orientation and mental health in a birth cohort of young adults. PsycholMed 2005; 35(7):971-81.

[72]Stevens A; Lowe J. Texto y Atlas de Histología. Mosby/Doyma; España: 1995, página: 170, 325.

JOSE LUIS ARREOLA dijo...

Fuente: www.sexoseguro.mx

Antonio dijo...

Cosa muy diferente. No dice que sea 100% seguro. Tampoco el sexo heterosexual es 100% seguro. Lo dé mágicamente lo agregaste tú.

Antonio dijo...

¿Te aseguraste de que tu fuente no estuviera sesgada? Digo, porque también podrías haber citado a provida y al opus

Dacrux dijo...

Hola creo que 300 euros no te caerian mal Martín, pues cumples con todos los requisitos.

http://circuloesceptico.org/premio-jose-carlos-perez-cobo/