miércoles, 14 de julio de 2010

¿Profeta de ocho patas?

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en
Milenio Diario, 14 de julio de 2010

Pues sí: yo también tendré que hablar de Paul, el pulpo que captó la atención mundial debido a sus supuestas dotes adivinatorias, que ya se habían manifestado en 2008 y parecieran ser demostradas por 8 aciertos en el recién finalizado mundial de futbol.

Antes que nada, conviene señalar que no por ser un molusco Paul carece de inteligencia. Contrariamente a lo que nos enseñaban en la primaria (“el hombre es el único animal racional”), muchos tipos de razonamiento son bastante comunes a todo lo largo del mundo animal. En particular, los pulpos (cuyo nombre deriva de pólipo, que en griego significa “muchos pies”) se consideran los invertebrados más inteligentes, pues son capaces de aprender, realizar procesos de varios pasos, resolver laberintos, distinguir formas, y otras tareas complejas (por cierto, sus brazos tienen cierto nivel de “inteligencia” independiente de su cerebro, pues –según la Wikipedia– dos tercios de sus neuronas se hallan en ellos). Tan es así, que para efectos de derechos animales –como el tipo de experimentos que pueden realizarse con ellos–, se considera que los pulpos tienen una capacidad de sufrimiento que los hace “vertebrados honorarios” (por ejemplo, para operarlos se requiere que se les aplique anestesia).

Pero de ser inteligente a predecir el futuro (así sea de manera vaga, señalando simplemente qué equipo ganará un partido de futbol) hay mucho trecho. Aunque Tanja Munzig, portavoz del Sea Life en Oberhausen, Alemania, hogar de Paul, haya declarado que “no hay una explicación racional de por qué acierta siempre”, la conclusión más sencilla es que se trata de simples coincidencias, junto con ciertos efectos que hacen parecer más impresionante el fenómeno.

La probabilidad de que Paul acertara en 8 partidos, suponiendo que era igualmente probable (50% ) que cualquiera de los equipos ganara –lo cual no es estrictamente cierto– es de 1 en 256. Como ganar 8 veces seguidas un volado. ¿Qué es más probable: eso, o que un pulpo vea el futuro?

Además de explicaciones como la del biólogo peruano Alfredo Salazar, que afirma que Paul escoge simplemente la bandera de color más brillante en cada juego (aunque al parecer los pulpos no ven colores, sí perciben la brillantez), sus dueños también pueden haberlo ayudado a acertar: con trucos sencillos pueden inducirlo a elegir el recipiente con la bandera que deseen. Por ejemplo, poniendo comida fresca en uno, y un señuelo en el otro. Así, la elección acertada recaería en los manejadores del pulpo, que podrían haber recibido asesoría experta (lo cual no disminuye su mérito, pero sí quita credibilidad a pensar en “pulpos psíquicos”).

También es posible que las tan difundidas predicciones del pulpo hayan predispuesto psicológicamente a los jugadores de los equipos perdedores a tener una mala actitud (efecto de la profecía autocumplida).

Lo importante es que, si bien casos como el de Paul pueden ser buen entretenimiento (aunque llegan a hartar), también fomentan en la población una peligrosa tendencia al pensamiento mágico. A creer el futuro se puede predecir o cambiar con sólo desearlo; a que para resolver nuestros problemas, más que al pensamiento racional y la investigación rigurosa, conviene recurrir a métodos supuestamente sobrenaturales.

Los investigadores Javier López Peña y Hugo Touchette, de la Universidad de Londres, utilizaron un método matemático basado en la teoría de gráficas para llegar a la misma predicción que Paul respecto a la final del mundial, pero lo hicieron modelando la “red” de pases entre jugadores de un mismo equipo, lo cual da una idea de su fortaleza.

La ciencia nos ofrece formas confiables y efectivas, aunque no infalibles, de resolver problemas. En cambio sabemos bien, aunque sea triste, que la magia no existe.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

25 comentarios:

hardpop dijo...

Lo de la profecía autocumplida te lo creo, tal vez, a partir de los cuartos de final, ya cuando su fama subió como la espuma despúes de su predición del juego Alemania-Inglaterra.

Pero por ejemplo, al escoger la bandera de Serbia en vez de la de Alemania en apenas el segundo partido de la fase de grupos ya andaban pensando que al pobre Paul se le habían deschabetado tus tentáculos. Pero cuando hasta en el mismo juego los alemanes fallan un penal, bueno, se me hizo una muy padre coincidencia y emocionante coincidencia.

Además de la hipótesis sólo escoge los colores claros fue inválida en el encuentro entre ingleses y alemanes donde la bandera de inglaterra era casi completamente clara, a diferencia de la alemana.

Me gustó mucho esta situación del pulpo, porque le dio un muy buen sabor al mundial. Aunque como bien afirmas, no es muy sano creer que sus predicciones son frutos de poderes místicos o algo hehehe.

¡Saludos desde Monterrey!

juan antonio dijo...

Muy buen artículo, me gustó mucho. Tengo que reconocer que yo, siendo científico y escéptico de las habilidades "psíquicas" del pulpo, me repateo tremendamente que el mentado pulpito le haya atinado a los últimos dos partidos. Les platico por qué.

Primero, Paul no le atinó a 8 de 8 juegos que (suponiendo 50% de proba de atinarle al ganador) en efecto tiene una probabilidad de 1 en 256. Según su record, contando los de la eurocopa, el Pulpo le atinó a 12 de 14 juegos y, aunque parezca ir en contra de la intuición, haciendo las cuentas vemos que la probabilidad de atinarle a por lo menos 12 de 14 juegos es sólo de 1 en aproximadamente 154. Un poco más probable, pero la probabilidad sigue siendo bastante bastante baja.

Como Martin comenta, otra parte de la "solución" a esta hazaña es que la probabilidad de atinarle al ganador del partido no es exactamente del 50%. Especialmente tratando de adivinar los resultados de un equipo fuerte (Alemania), tienes mayor probabilidad de tener éxito si con frecuencia eliges a este equipo fuerte como el ganador (como lo hizo el pulpo).

Otra observación es que, de hecho, hubieron muchos otros animalitos tratando de hacer también predicciones, pero sólo el que tuvo un mejor record, Paul, fue el que se volvió famoso.

Sin embargo estas explicaciones no son aún suficientes, porque el mentado pulpo también acertó también a por lo menos dos partidos importantes (la final y el 3er lugar) después de haberse hecho famoso. Partidos en los que, además, los equipos a enfrentarse eran relativamente del mismo nivel y tampoco podemos decir que la probabilidad de atinarle al ganador sea mucho mayor al 50%.

Así que el pulpo tuvo la suerte de ser de entre todos los animales adivinadores el que mejor record tenía y, después, de acertar correctamente a 2 partidos. Probabilidad de 1 en 4, proeza mucho menos impactante, pero, diantres, maldito pulpo, ¿por qué les tuvo que atinar!?

Todo esto aunado a la decisión de sus cuidadores (definitivamente la mejor que pudieron haber tomado) de no hacer más predicciones con el pulpo, no tendremos tampoco la oportunidad de ver fallar al pulpo en el futuro y perder su "record".

Así es como se garantizan que Paul, el pulpo psíquico, quede inmortalizado en nuestra memoria collectiva.

@godlessboy dijo...

¡Vaya! Es bueno saber que todavía alguien (varios si contamos los comentarios) le piensa a la situación del pulpo.
Realmente me es frustante, al menos ya lo es ahora pues han acabado con mi paciencia (quizá yo dejé que me afectarán). Lo único que faltó en las pláticas sobre el pulpo donde me encontraba envuelto, era que crearan una secta, culto o religión. Y no faltó el que predijo los ganadores por medio de sus sueños... eso sólo refleja la falta de comprehensión/compresión de la probabilidad; quizá el sistema de educación y, lo que es peor, la falta de interés de las personas por el conocimiento o la falta de cuestionar la información que les llega... en fin.

El Agus dijo...

Ahorita vengo, voy a romper mi boletito del melate con los números del pajarito de la merced....

Jorge Armando dijo...

Acá la pandilla escéptica nos divirtió un tanto lo del pulpo, aunque fue algo verdaderamente anecdótico.

Un pulpo "psìquico" hubiera sido más interesante si lo hueran puesto a predecir quien ganaría en todos los partidos del mundial: ahí lo más seguro es que las fallas habrían sido más evidentes. O de igual manera, hubiese sido más interesante si lo hubieran puesto a predecir los marcadores exactos: obviamente no lo hubiera logrado, aunque también se habría terminado rápidamente un buen entretenimiento.

Saludos

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Como decía en el otro inserto sobre los "chanflazos" del Jabulani, al futbol no hay que tomarlo demasiado en serio, solo disfrutarlo. Los que se lo toman demasiado a pecho lo sufren.
Igual con este sensacional pulpo, hay que divertirse con todo ello. Total, ¿quien de verdad cree que predice los partidos?

Igual que con los ilusionistas y los magos... yo disfruto sus actos de "magia". Me da un poco de pena los que se la viven queriendo descubrir el truco, caramba, claro que hay truco, eso todos lo saben, PERO HAY QUE DISFRUTAR LA ILUSION DE LA MAGIA... no tomarselo demasiado en serio.

Pepe Campillo dijo...

Claro, como dice Luis, no hay que tomarse tan en serio estas cosas y disfrutar de la "magia" de la probabilidad. Sin embargo, hay quienes sí se lo toman muy apecho y he ahí el problema. Solo falta que ahora el acuario sea un lugar sagrado para ser bendecido por los tentáculos del pulpo.

¡Hasta el Brujo Mayor lo desafió!:
http://www.elmundo.es/america/2010/07/09/mexico/1278697063.html

Una cosa es divertirse con la magia y otra muy diferente, tratar de tomar decisiones con ella.

Gerardo Gálvez-Correa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerardo Gálvez-Correa dijo...

Pues a mí me queda absolutamente claro que los pulpos son animales verdaderamente inteligentes. Aparentemente, son capaces de idear complejas estrategias para hacerse de su alimento. Lo que tradicionalmente interpretábamos como simple mimetismo puede en realidad ser un sofisticado sistema de comunicación (ininteligible para nosotros) entre miembros de la misma especie. Y pueden manipular herramientas, lo que es prerrequisito para logros tecnológicos que solemos considerar exclusivos de la especie humana.

Sólo desde un desdeñoso antropocentrismo puede de antemano suponerse que los pulpos no están dotados de los atributos de conciencia. Y sólo recalcitrantes defensores de la trasnochada teoría "de la evolución" serían capaces de proponer que esa compleja inteligencia se desarrolló, mediante mutaciones al azar, selección natural y hasta simbiogénesis, simplemente para hacer de los pulpos unos más eficientes cazadores.

A mí me queda claro que los pulpos son criaturas perfectas, hechas a imagen y semejanza del Creador.

Y como la creación es perfecta, los pulpos deben tener alma.

Y como el alma es inmaterial, los pulpos son capaces (bueno, no todos) de percepción extrasensorial (PES). Y la precognición es una de las formas que adopta la PES.

Francisco Alcalá dijo...

Yo no sé por qué le quieren achacar a Paul poderes paranormales, cuando la explicación es muy sencilla: el pulpo sabe bastante de futbol.

Ya en serio, esto se trata únicamente de una coincidencia soprendente, ampliada además por el contexto del mundial, pero nada más. Ni hay poderes adivinatorios de por medio, ni hay una explicación sobre algún probable fraude o trampa. En mi opinión, el pulpo escogió al azar los primeros partidos (en particular el de Serbia) y cuando los dueños del acuario vieron que llevaba una buena racha de aciertos, pudieron manipular los resultados con la comida o con otros medios como bien comentas. Porque además, quitando los partidos de la primera ronda, los resultados posteriores acertados por Paul no fueron tan sorpresivos, y coincidieron con la opinión previa de muchos expertos en futbol.

Gracias, un artículo muy bueno.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Gracias a todos por sus comentarios... Gerardo, ¡qué baboso eres! Luis Tocayo, no es que yo no disfrute con la magia, ni con el pulpo, es sólo que sí hay mucha gente que de veras cree que hay animales con poderes extrasensoriales... y muchas otras tonterías.

Saludos
Martín

Aleks dijo...

No creo que el Pulpo Paul pueda adivinar el futuro.

Me inclino más también a pensar que debe haber alguna explicación lógica, racional y científicamente comprobable.

Creo eso sí mi estimado Bonfil que debiste haberte documentado un poco sobre futbol para el texto.

Y es que, desgraciadamente, aún las hipótesis planteadas en el texto se ven confrontadas por un caso en particular: el Alemania-Serbia.

Ese para mí es el PUNTO CLAVE y el CASO más importante por varias razones.

Como se puede comprobar en archivos hemerográficos, múltiples especialistas reconocidos de futbol daban por hecho la victoria alemana.

En realidad, atinarle a que Alemania ganaría los demás partidos era relativamente más fácil que atinarle a esta "sorpresiva" derrota.

Además, este mismo caso "reta" la teoría de la brillantez, ya que como se puede ver en las fotos de su "adivinación" la bandara de Serbia era (y es de hecho) mucho menos brillante que la de Alemania.

Ya lo demás, atinarle a que España le ganaría a Alemania, a que España ganaría el Mundial etc, en efecto era mucho más probable desde el punto de vista futbolístico.

Atinarle al caso "Serbia" y que así el pulpo quedara "invicto" en el Mundial sí era muy poco probable.

Y habría, en todo caso, que encontrarle alguna explicación o hipótesis más firme a eso.

Quizás, en todo caso... sólo fue casualidad.

juan antonio dijo...

@Luis Martín Baltazar, me parece muy válida tu analogía con la magia y que esto es finalmente algo para entretenerse. Sin embargo, digamos que yo no quiero ser sólo espectador, a mi me gustaría ser también el mago ;-)

@Aleks, no le busques más, esa es la respuesta, que le atinara al partido contra Serbia fue suerte y coincidencia. Ojo que las explicaciones de la brillantés del color no quieren decir que el pulpo siempre escogía la más brillante, sino que lo hacía con más frecuencia. Eso ayuda a explicar porque, en particular, el pulpo elegía a Alemania con mayor frecuencia que a sus oponentes (pero no siempre).

Rodrigo Solís dijo...

Martín, hablando del pulpo Paul, tienes que ver este horror:

http://pildoritadelafelicidad.blogspot.com/2010/07/no-habia-que-ser-adivino-para-saber-que.html

Ribozyme dijo...

¡Ja, ja, ja, ja, pinche Rodrigo, está cagadísimo! Ese video comprueba mis sospechas de que el reggaetón es para retrasados mentales.

juan antonio dijo...

Rybo, concuerdo con tu opinión sobre el video. Pero si piensas que el reggaetón es sólo para retrasados mentales, mmm.. you're doing it wrong!

Sergio de Régules dijo...

Se equivocan todos: Paul --¡que su gloria sea eterna!-- es una encarnación del Monstruo de Espagueti Volador --el benéfico, el misericordioso-- que también tiene tentáculos, pero de pasta...mmmh...pasta con pulpo...ñam, ñam.

Lectores en México dijo...

"El pulpo PAUL Es un producto de la mercadotécnia futbolistica·", eso es verdad, solo que para mí gusto honestamente tiene más sentido en la vida como mantener a su dueño en Alemania el cual tiene un Bar, que un montón de científicos que cobran del petroleo mexicano y no sirven absolutamente para nada"..

Moraleja el PULPO PAUL Genera más ingresos PER CAPITA "POR CABEZA", Que muchas personas de la facultad de ciencias, se que mi comentario es algo insano pero es la verdad... Y no veo al pulpo como algo meramente científico si no como algo meramente económico en una sistema monetario moderno.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Lectores: ¿Quiénes son ese "montón de científicos que cobran del petroleo mexicano y no sirven absolutamente para nada"? Lo pusiste entrecomillado, no entendí si lo dices tú o estás citando alguien. Pero no caigamos en la falacia de creer que el valor de la ciencia se mide en función del dinero que genera.

Lectores en México dijo...

En el sentido de la ciencia por gusto, me agrada la idea aunque yo la considero simplemente no solo una falacia si no un "Romanticismo" del siglo XIX. Para mí la ciencia aplicada y por dinero simplemente es una ciencia que no tiene nada de falacica si no que esta en contexto con una política monetaria moderna, que puede aplicarse al desarrollo de naciones como la nuestra que defintiivamente tiene que salir de sus visiones romanticistas e intelectuales. Desde luego como podrás ver te escribe alguien que es Ingeniero Químico, se bien que tú eres Q.F.B Se que egresamos de la misma facultad en diferentes generaciones y por eso se que puede darse un buen intercambio de ideas.

Te paso mí blog del mundo de la ciencia aplicada para que veas el otro lado de la moneda de todos modos es gratis y habla de la veracidad de la ciencia por dinero, por que desde luego la ciencia no es gratis y se financia con petróleo mexicano y no con aire, y eso no es una falacia es una realidad.
http://mundocienciaplicada.blogspot.com/

Martín Bonfil Olivera dijo...

Lectores: (qué raro nombre): estoy de acuerdo en que la ciencia no puede quedarse en la utopía (la ciencia por gusto se refiere a la actividad de divugación, no a la de investigación... aunque en el fondo, seamos sinceros, los científicos tamibén se dedican a esa ingrata profesión porque, en el fondo, les gusta). Pero no estoy de acuerdo con la absurda división en ciencia básica y aplicada. Como Pasteur y Ruy Pérez Tamayo, pienso que la distinción importante es entre ciencia bien hecha y mal hecha, y hay que acabar con la segunda. Y bueno, tampoco hay que confundir ciencia con tecnología, pero esa es otra discusión.
Se ve muy interesante tu blog, felicidades! Le echaré un bueno ojo...
saludos,
martín

El Macaco dijo...

Buen artículo, El pulpo adivinó los resultados al igual que millones, si, millones de personas, probablemente algunos adivinaron incluso más de 8 partidos. Lo triste es que lo más interesante de un evento como el Mundial fuera un pulpo adivinando ganadores, chale que bajo ha caído el futbol.

Anónimo dijo...

Pues la mera verda, estuvo mas interesante lo que predecia el pulpo que los partidos del mundial. Que aburrido estuvieron todos los partidos.

Anónimo dijo...

Lo que faltaba, una pseudointelectual con transtornos de personalidad.

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.