miércoles, 24 de octubre de 2012

500 semanas

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 24 de octubre de 2012

El 8 de mayo de 2003 apareció publicada la primera colaboración de este espacio, con el título de “El príncipe Carlos y la anticiencia en México”.

Desde entonces, la hospitalidad de Milenio Diario me ha permitido compartir con los lectores mi gusto por la ciencia y sus alrededores (aunque frecuentemente me digan que, por mis constantes quejas, críticas y refunfuños varios, la columna debería titularse “La ciencia por disgusto”).

En realidad, la aventura de “La ciencia por gusto” comenzó en 1997, en otro medio, donde perduró hasta el 2000, para luego entrar en una pausa. En el ínter, recopilé varios de los textos en el libro del mismo nombre (Paidós, 2004, recién reimpreso). Puedo decir que compartir el gusto por la ciencia con los lectores, ya sea a través de la columna o de este blog, que la reproduce y amplía es uno de los placeres más constantes que disfruto. Que le paguen a uno por hacer lo que le gusta es la mayor fortuna.

Estoy convencido de que la ciencia y la tecnología son dos de las fuerzas que mueven al mundo actual y determinan quién es rico y quién pobre, quién domina y quién es sojuzgado, quién progresa y quién se estanca, quién disfruta y quién sufre. Sé también que son terriblemente importantes para nuestra supervivencia; bien usadas pueden evitar mucho daño, pero su mal uso puede poner en peligro la estabilidad misma del planeta (o al menos de los seres que lo habitamos).

Pero estoy convencido, también, de que ninguno de esos son los verdaderos valores de la ciencia. Como cualquier científico de corazón que sea honesto consigo mismo, sé que en realidad la ciencia es algo a lo que uno se dedica por placer: ese placer científico, tan parecido a la experiencia estética que nos produce el arte, pero que pasa antes, necesariamente, por la razón. El placer de entender. Un placer, afortunadamente, que puede compartirse.

Es por eso que muchas veces en este espacio –una columna de opinión; para compartir un punto de vista, no para dar datos o explicaciones detalladas (a veces digo que debería presentarme como “comentarista de la ciencia”, no como divulgador)– mis lectores encuentran gustos personales o, al contrario, diatribas contra quienes suplantan, descalifican o deforman a la ciencia.

Espero poder seguir teniendo el privilegio de compartir un poco de cultura científica por otras 500 semanas. Gracias a Milenio, y más que nada gracias a todos ustedes, amables lectores.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:

8 comentarios:

Ribozyme dijo...

Pues, felicidades por esas 500. Esperemos que cuando menos lleguen a ser 5 mil.

Es un gusto que te guste escribir la columna/blog, así como es un gusto leerla, aun a pesar de los ocasionales engendros anticientíficos que luego se aparecen en los comentarios.

Pangui dijo...

Desde que llegué a este blog que lo visito periódicamente, pues se me hace agradable e interesante de leer.

Felicidades y felicitaciones por las 500 semanas. ¡Que sean muchas más!

Anónimo dijo...

Mi querido Martín, debo felicitarte por todas estas emisiones de tu columna semanal, pero también tengo que decirte que con lo que haces (que haces muy bien por cierto) interesaste a mucha gente en estos temas, cosa que tu y yo sabemos no es nada fácil de lograr. Ojalá sigas teniendo el espacio y las ganas de seguir haciendo esta importante tarea. En hora buena! y felicidades. Rolando

Unknown dijo...

Mil Felicidades Martín!, Espero pronto poder seguir tu ejemplo, la verdad es que mi semilla de divulgadora ha crecido desde que la regamos en tu taller, mil gracias también por eso .. un abrazo ! ..

jack dijo...

Muchas Felicidades Martin Bonfil

Espero que le sigas entrando a los temas de Filosofia y Ciencia que aunque ya no había comentando las he continuado leyendo, al igual que las intervenciones de Ribozyme, luis martin etc... incluso una que otra del Visitdor gRRR y sigo esperando que se presente su amigo M.
Saludos a todoS.

Jack

Martín Bonfil Olivera dijo...

¡Mil gracias a todos!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Tocayo, si fuera obra de teatro, habria que haberte develado una placa por tus 500 REPRESENTACIONES. Es un logro y tienes un público nutrido.
Felicitaciones y a seguir dándole.
Jeje, a veces en el teatro vuelan jitomatazos, ¡asi que a no chivearse!

Lo dijiste con mucho tino: "...El placer de entender. Un placer, afortunadamente, que puede compartirse..." jeje, con el aderezo que a veces lo entendemos diferente. Pero TODOS LO DISFRUTAMOS. ¡QUE VENGAN 500 MAS!

Hosting dijo...

No hay nada en la vida como hacer lo que nos apasiona, lo que nos llena de vida. Te felicito por tantas metas logradas.