miércoles, 20 de noviembre de 2013

Doctor Who y la Ciencia Ficción Televisiva

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 20 de noviembre de 2013

La relación entre ciencia y ciencia ficción siempre ha sido polémica. Los científicos solemos pecar de puntillosos, y queremos que cualquier cosa que incluya la palabra “ciencia” cumpla con el rigor al que estamos acostumbrados en nuestra disciplina.

Por eso, cuando nos gusta la ciencia ficción, tendemos a preferir la “dura”: la que se toma en serio la parte científica. (Y es que no a todos los científicos les gusta la ciencia ficción, a pesar de que Isaac Asimov proponía, en alguno de sus innumerables ensayos, que el gusto por ella podría ser un buen indicador para detectar candidatos a futuros científicos.) Esta ciencia ficción “seria” tiene gran cuidado de no violar –aparte de la premisa inicial, que suele ser ficticia– lo permitido por el conocimiento actualmente aceptado.

Pero existe también la otra ciencia ficción: la que vemos en películas y programas de televisión, y que normalmente es menos rigurosa. Se permite más libertad, más inexactitudes científicas, más fantasía. Así, en Viaje a las estrellas (Star trek) podemos ver extraterrestres humanoides con orejas puntiagudas que pueden aparearse con humanos, teletransportadores y naves que viajan más rápido que la luz; cosas similares pueden hallarse en cualquier programa moderno del género.

Y en el cine, La guerra de las galaxias (Star wars) lleva las cosas al extremo, introduciendo espadas láser, una misteriosa “fuerza” mística y otros recursos que hacen que muchos consideren que, más que a la ciencia ficción, pertenece al género de la fantasía pura.

Un caso aparte ha sido Doctor Who (o “El doctor misterio”, como se le conocía en México), el programa de TV de ciencia ficción más antiguo del mundo. De prosapia inglesa (producido por la BBC), nacido en 1963 (el próximo 23 de noviembre celebrará mundialmente, con bombo y platillo, su 50 aniversario), tenía como protagonista a un enigmático anciano que viaja por el cosmos en su máquina del tiempo, el TARDIS, que es más grande por dentro que por fuera y está camuflada de cabina telefónica.

El extraño y misterioso tema musical, la producción en blanco y negro, los originales monstruos que el Doctor encontraba en sus viajes y su mezcla de ciencia y fantasía hicieron que el programa perdurara. A lo largo de las décadas, el Doctor ha sido interpretado por 11 diferentes actores , y actualmente es bastante joven (resultó que es un extraterrestre que puede “regenerar” su cuerpo si corre riesgo de morir). Se ha convertido en toda una tradición inglesa y siempre ha tenido seguidores en otros países. Pero ha sido desde su resurgimiento, con nueva producción y mucho mejores efectos y argumentos, en 2005, que ha alcanzado fama mundial.

Yo, que he sido fan desde hace unos 40 años (cuando pasaron en México los primeros capítulos, en los años 70, y luego los del cuarto doctor, en los 80), confieso que probablemente debo parte de mi fascinación por la ciencia, y quizá parte de mi vocación profesional por conocerla y compartirla, a esa inquietante sensación de misterio que me provocaba ver al viajero de la cabina telefónica.

Ni duda: disfrutaré como enano el 50 aniversario de Doctor Who.

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:


Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

5 comentarios:

Pangui dijo...

Sensacional!
Yo espero con ansias el 23!

...he visto todos los capítulos de la "serie moderna" como se le nombra a veces al resurgimiento, y me estoy animando a ver capítulos más antiguos, aunque aún no me decido a comenzar xD. Quizás el 50° aniversario sea un buen empujón para empezar.

kino ochoa edeel dijo...

Si creo que el genero del sci-fi que incluya mas de "misticismo" que de ciencia sea llamado seudo sci-fi.

Román Perdomo Pérez dijo...

Me alegra saber que una persona dedicada a la ciencia le la ficción como es Doctor Who. En lo personal a mi me gusta mucho, sobre todo "la serie actual", es muy original.

Por otra parte, ¿pueden decirme algunos ejemplos de ciencia ficción "seria"?, sería interesante saber.

Happy Day of the Doctor!!!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Yo creo que para todo hay tiempo y oportunidad. Se entiende que en ciencia hay multitud de candados que aseguran la calidad de lo que se maneja, pero cuando se da el permiso de echar a volar la imaginacion, se debe ser mas flexible. Finalmente, es imaginacion y es partiendo de esa base que se disfruta de una pelicula, una serie de TV o alguna otra diversion.
Por mi parte, encuentro MUY PESADOS los que, por ejemmplo, presencian un truco de magia y todo el tiempo quieren descubrir el truco. Todo el tiempo se manifiestan "no credulos" y estan duro y dale a descubrir al mago... ¡total, hombre, se sabe que es un truco y no magia, PERO QUE LES CUESTA DSIFRUTAR DE LA ILUSION!
Igual es en una pelicula de ficcion. Hay que validar que es una ficcion, no un documental, y partiendo de eso DISFRUTAR de lo que ve uno. Fijense, estoy leyendo Dracula, el original de Bram Stocker; pero si empiezo con la pesadez de que "como es posible creer que se transforme en chacal, en ratas o en niebla" pues ya le quite la atmosfera de suspenso y ya me dediqupe a destrozar la obra. No es de ciencia ficcion, es de suspenso oscuro, es lo que hay que paladear.
Darse un permiso de SOÑAR. Ya luego cuando regresen los cientificos a su trabajo, bueno, igual de exigentes y escepticos que siempre.
Saludos.

Alejandro Voorduin dijo...

Perdonarán el spam, pero com se habla de ciencia ficción no me siento (tan) ignorante.
Pangui: te recomiendo que trates de cazar "City of Death", de la mejor época (para mi gusto) el cuarto Doctor: Tom Baker. El co guionista fue el maravilloso Douglas Adams. De hecho su serie más famosa "The hitchhikers guide to the galaxy" y la graciosísima "Agencia de investigaciones holísticas de Dirk Gently" (traduzco libremente) partieron de ideas que no se utilizaron en la serie. De la misma época, busca "The brain of Morbius", donde aparece la hermandad de Karn, las mismas brujas que reviven y regenerean a Paul Mcgann en el mini episodio que salió hace unos días.