miércoles, 27 de abril de 2016

Esas malditas canas

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 27 de abril de 2016

A nadie le gusta envejecer, y uno de los primeros signos que nos hacen darnos cuenta de que la juventud es un tesoro escurridizo es la aparición de las primeras canas.

La primera solución para quienes nos negamos a dejar que la naturaleza siga su curso y a aprender a vivir con un número cada vez mayor de canas, es simplemente arrancarlas. Algo factible sólo en las primeras etapas del inevitable encanecimiento que todos, algunos tarde y otros desde muy temprano, sufrimos. Pero que se vuelve impráctico conforme estos molestos recordatorios de nuestra mortalidad van aumentando en número e invaden zonas como cejas, patillas, barbas y el vello de otras partes del cuerpo.

Más tarde, uno se ve obligado a recurrir a tintes, que además de ser caros, maltratan el cabello y nunca acaban de verse totalmente naturales (por el contrario, con gran frecuencia hacen que uno se vea como muñeco de ventrílocuo, sobre todo si lo que se pinta es la barba). Y hay zonas del cuerpo humano en las que uno realmente duda antes de aplicar un tinte, que siempre tiene cierto efecto irritante.

¿Qué causa el encanecimiento? En realidad la pregunta tendría que ser a la inversa: ¿qué causa que el pelo tenga color? Respuesta: una familia de pigmentos llamados melaninas, que dan color no sólo al pelo, sino a toda la piel, y que vienen en dos variedades principales: la eumelanina (del griego eu, “verdadero”), que va de color café al negro, y la feomelanina, cuyo nombre no viene de “feo”, sino del griego phaeos, “gris”, y que sin embargo es de color anaranjado-rojiza. La concentración y distintas combinaciones de melaninas presentes en la piel y el cabello dan origen a la variedad de tonalidades que observamos en los distintos grupos e individuos humanos. Pues bien, la causa del encanecimiento es el cese de la producción de melanina.

El cabello es una estructura extremadamente compleja. Se produce en unos pequeños órganos de la piel llamados folículos, y consta principalmente de células llamadas queratinocitos, por estar repletas de la proteína queratina (que, además del pelo, forma la capa superficial de la piel, las uñas y las pezuñas y cuernos de los animales). Sólo las células del folículo están vivas; las que forman el pelo propiamente dicho (o tallo) están muertas. La melanina que da color al cabello es producida por otras células del folículo, llamadas, muy apropiadamente, melanocitos, y pasa a los queratinocitos a través de unos gránulos denominados melanoplastos. Y resulta que a lo largo de la vida los melanocitos suelen vivir y renovarse durante menos tiempo que los queratinocitos (técnicamente, las células madre de los melanocitos, o melanoblastos, dejan de reproducirse); como resultado, el cabello sigue creciendo, pero ya sin color.

El encanecimiento sobreviene cuando los melanocitos del folículo mueren y dejan de producir melanina. Hasta hace poco no se entendían las bases genéticas de este proceso. Pero un equipo multinacional de 36 científicos coordinado por Andrés Ruiz Linares, del University College de Londres, en el que participaron varios mexicanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), junto con especialistas de otros cuatro países (Colombia, Perú, Brasil, y Chile) publicó, el pasado primero de marzo, un artículo en la revista Nature Communications donde describen, entre otros hallazgos, el primer gen relacionado con el encanecimiento en humanos (que, se piensa, puede tener que ver con la supervivencia y reproducción de los melanocitos del folículo piloso).

El gen se localizó estudiando los genomas de 6 mil 357 individuos, hombres y mujeres, que mostraron tener genes de orígenes mixtos (48% europeos, 46% nativo americano y 6% africano). Se usaron métodos estadísticos para relacionar las características de su cabello (distribución, calvicie, color, encanecimiento, forma rizada o lacia y, en hombres, distribución del vello facial, como patillas, barba, ceja y presencia de “uniceja”) con sitios específicos del genoma. Además del gen relacionado con el encanecimiento, se localizaron también otros genes interesantes, relacionados con otros aspectos estudiados.

Es probable que este tipo de investigaciones puedan llevar, con el tiempo, a terapias que permitan controlar y combatir el encanecimiento (por ejemplo, mejorando la supervivencia de los melanocitos del folículo), lo cual haría felices a muchos de quienes odiamos las canas. Pero quizá también nos puedan dar la posibilidad de cambiar el color o la textura del cabello (¿se imagina, lectora, volverse pelirroja o lacia de manera natural, al modificar la expresión de los genes de los folículos pilosos?). Y también podrían llevar a aplicaciones menos frívolas y más cercanas, como el usar muestras genéticas de los restos de un cuerpo humano para determinar el color del pelo y su textura, lo cual podría ser de gran utilidad para las ciencias forenses y la arqueología.

La mala noticia es que eso, si llega, llevará tiempo. Por lo pronto, tendremos que seguir recurriendo a los tintes o las pinzas de depilar. Ni modo.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 20 de abril de 2016

¿Derecho a defraudar?

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 20 de abril de 2016

No tengo televisión. Pero oigo el radio diariamente.

Me dedico a la ciencia (específicamente, comunicarla al público no científico), pero es raro que haya programas radiofónicos de ciencia, y ni siquiera secciones dedicadas a ella. Y cuando las hay, suelen estar relegadas al final de las transmisiones, o considerarse un mal necesario (uno de los programas que suelo escuchar –no hay muchas opciones a esa hora– habla a veces de ciencia, pero siempre tomándola como algo ridículo: la sección se titula “ciencia teta”, en el sentido de ñoña, boba, insulsa, risible).

En cambio, constantemente me toca oír programas en los que se desinforma al público, e incluso se pretende estafarlo. No hay programa que no tenga su sección de horóscopos, grafología, eneagrama, parapsicología, medicina naturista, o incluso contacto (y consultas) con ángeles. (En serio: no estoy inventado nada.) En cuestión de embustes, la oferta es amplia.

En general, estas transmisiones se pueden clasificar en cuatro categorías:

1. Las que se ocupan de supuestas disciplinas “científicas” que no son tales, sino supersticiones o supercherías disfrazadas de ciencia: investigación sobre fantasmas, parapsicología, ovnis, horóscopos. Son seudociencias cultivadas por personas con tendencia al pensamiento conspiranoico, y desinforman y engañan al radioescucha al presentar como ciencia algo que no lo es.

2. Las que difunden mensajes que mezclan temas como autosuperación y bienestar, salud y misticismo con lo que los realizadores creen que es ciencia. Presentan un amasijo donde se oyen, en diversas combinaciones, palabras como “mente”, “espíritu”, “positivo”, “vibración”, “energía”, “cuántico” y otras similares. Un ejemplo son las cápsulas de Gaby Vargas en Noticias MVS, donde constantemente promueve autores, libros e ideas que mezclan ciencia con pensamiento mágico-religioso. Su gran problema es que no distingue entre ciencia y charlatanería, y acaba difundiendo casi siempre lo segundo (aunque a veces, muy raramente, casi por azar, llega a hablar de temas realmente científicos).

Los autores de este tipo de mensajes no cuentan con los medios para distinguir la ciencia legítima de sus imitaciones fraudulentas. Leen cualquier libro o artículo en un blog o revista y creen que es tan válido como una publicación especializada en una revista internacional arbitrada (las cuales, por supuesto, están incapacitados para leer, precisamente por su carácter especializado). Si lo que leen coincide con sus convicciones de que la ciencia necesariamente tiene que coincidir con su visión mágico-mística del mundo, inmediatamente lo adoptan y consideran su misión difundirlo entre su numeroso público.

Pero por desagracia, y a diferencia de lo que buscan los gurús de la autoayuda, la ciencia real suele ser antiintuitiva, compleja y contraria a nuestras expectativas. La seudociencia presentada como autosuperación, entonces, desinforma y engaña, pues no es realmente ciencia, sino sólo una imitación que suena bonito.

3. Las que no sólo difunden charlatanerías seudocientíficas, sino que llegan a ofrecer a la venta productos o servicios que se basan en ellas: en supuestos “principios científicos” que en realidad contradicen el conocimiento actual. Aparatos que “ahorran” energía eléctrica con sólo conectarlos a una toma de corriente en el hogar. Fajas “cerámicas” que “producen rayos infrarrojos” (sin una fuente de energía para alimentarse) y combaten el reumatismo. Calcomanías para prevenir el daño que causan las ondas de radio. Etcétera.

4. Y lo más grave: aquellas en las que aparecen vendedores de “tratamientos médicos” que carecen de base científica comprobada: terapias “rejuvenecedoras” con supuestas “células madre” o inyecciones de sangre del propio paciente, pero tratada por el charlatán; suplementos alimenticios de todo tipo que pueden causar daños al hígado y otros órganos; terapias basadas en hierbas, dietas o vitaminas que incitan a pacientes a abandonar tratamientos contra enfermedades graves como cáncer o sida… la lista es aterradora e interminable.

En los dos últimos casos entramos ya en el terreno de la estafa, donde las autoridades como la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) o la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor), entre otras, deberían intervenir. Cuando alguien cobra por algo sin poder cumplir lo que promete, estafa a sus clientes. Si la estafa involucra la salud, el asunto es mucho más grave. Lo sorprendente es que muchas compañías que ofrecen precisamente este tipo de estafas se anuncian en programas de radio, sin que haya autoridad alguna que las supervise, controle o sancione.

La Cofepris ya ha combatido, recientemente, la venta y promoción de diversos productos milagro y tratamientos no aprobados médicamente. Y en 2007 la Profeco tomó la medida, aunque tibia, de obligar a todo tipo de “psíquicos y adivinos” a advertir al menos a sus clientes que el servicio que ofrecen es exclusivamente “de entretenimiento” y que “la interpretación y uso de la información proporcionada es responsabilidad exclusiva del consumidor”.

Creo que, aunque la libertad de prensa es vital, difundir información falsa como si fuese verídica, información seudocientífica como si fuese ciencia legítima, y el vender productos o servicios basados en principios imposibles es no sólo defraudar la buena fe del radioescucha, que confía en los medios y la información que difunden, sino caer en abusos que rozan lo delictivo.

¿O usted qué opina?

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 13 de abril de 2016

El pionero de la divulgación


Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 13 de abril de 2016

Pensaba escribir de otro tema, pero me llegó una triste noticia: ayer martes 12 de abril falleció el doctor Luis Estrada Martínez, una de las personas que más hicieron para desarrollar en México lo que hoy conocemos como divulgación científica.

No podría yo resumir aquí, y menos tan apresuradamente, la trayectoria de Luis, el Doctor Estrada, quien tuvo la amabilidad de permitirme llamarlo su amigo –aunque me considero más bien su discípulo, una especie de “nieto académico”, pues pertenezco a la generación de divulgadores que fuimos adiestrados por los miembros de la generación que él formó. Pero intentaré dar al menos un esbozo. Nació en la Ciudad de México en 1932, y en los años 50 estudió la carrera de física en la Facultad de Ciencias de la UNAM (que por entonces todavía ocupaba el Palacio de Minería, en el Centro). Luego hizo estudios de posgrado en física teórica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (el famoso MIT).

Al regresar a México, a principios de los 60, comenzó a dar clases de física en la Facultad de Ciencias –labor que continuó durante cinco décadas– y comenzó a buscar formas de llevar la ciencia a públicos más amplios, actividad que por entonces se llevaba a cabo a través de ocasionales ciclos de conferencias y publicaciones. Estrada, junto con otros físicos universitarios, comenzó a formar un grupo dedicado de manera profesional a la divulgación científica. A partir de ese esfuerzo se creó en 1970, dentro de la Dirección General de Difusión Cultural de la UNAM, un Departamento de Ciencias, dedicado de lleno a difundir la cultura científica.

En 1968, fundó la revista Física, que más tarde cambiaría su nombre a Naturaleza, y que dirigió hasta conclusión en 1977. Aunque estaba dirigida a más al público universitario que al ciudadano común, fue una revista fundamental que abrió brecha en la divulgación científica mexicana, y un taller donde se formaron muchos de los mejores divulgadores científicos de nuestro país.

En 1977, con apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Estrada fundó el Programa Experimental de Comunicación de la Ciencia de la UNAM. En 1980 éste se convirtió en el Centro Universitario de Comunicación de la Ciencia de la UNAM (CUCC), institución que sería pionera a nivel iberoamericano en el desarrollo –mediante la experimentación y el ensayo razonado, académico– de nuevas y mejores maneras de poner la ciencia al alcance del ciudadano. Estrada fue su director hasta 1989.

El CUCC desarrolló innumerables proyectos: publicaciones, exposiciones, cursos y talleres, ciclos de conferencias, programas de radio y otros. Pero quizá lo más importante es que fue un sitio donde se formó toda una generación de divulgadores que tomaron esta labor como una profesión de tiempo completo. Luis Estrada fue, en este sentido uno de los fundadores de la moderna profesión de comunicador de la ciencia en México. Como me comentara ayer el doctor Antonio Lazcano, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, él mismo un entusiasta divulgador: “todos quienes nos dedicamos a la divulgación científica en México le debemos algo a Luis”.

En 1974 Estrada fue el primer mexicano en ganar el Premio Kalinga, otorgado por la UNESCO: el Nobel de la divulgación científica en el mundo (posteriormente lo han recibido otros tres mexicanos, dos de ellos merecidamente: los doctores Jorge Flores Valdés y Julieta Fierro, grandes divulgadores.) Estrada fue también, en 1986, uno de los fundadores de la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica (Somedicyt), otra de las instituciones que más han hecho para promover la divulgación científica en el país. De 1998 a 2007 fue presidente del Seminario de Cultura Mexicana.

Por desgracia, en 1997 el fallido rector Barnés tomó la pésima decisión de convertir al CUCC en Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC), a partir de una visión de la divulgación científica como una mera herramienta de comunicación y promoción institucional, y no como lo que en realidad es: una labor humanística de difusión de una parte vital de la cultura humana: la cultura científica. Esto ha limitado el desarrollo académico de la institución; muchos discípulos de Estrada seguimos convencidos de que, tarde o temprano, la DGDC tendrá que volver a convertirse en una dependencia académica, no meramente de servicio, como se la considera oficialmente (aunque internamente nunca haya dejado de realizar labores académicas como la enseñanza, la difusión de la cultura y, en cierta medida, la investigación).

Luis Estrada es ampliamente reconocido como uno de los pioneros y decano de la labor de divulgación científica en México y Latinoamérica, y como defensor de la visión profunda, académica y cultural de la también llamada “comunicación pública de la ciencia”. Fue además un ser humano excepcional: cultísimo, noble, creativo y generoso, que trabajó siempre para formar divulgadores profesionales y desarrollar proyectos que promovieran la cultura científica de los mexicanos.

Con su muerte, la comunidad de divulgadores pierde a uno de sus elementos más valiosos, y a un líder que desde la tranquilidad de su despacho –nunca desde el pedestal o la tribuna– fue siempre un mentor que ayudó a orientar el desarrollo de la divulgación científica en México.

Se le extrañará siempre como amigo, y nos hará siempre mucha falta su visión profunda e inteligente.


¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 6 de abril de 2016

Contingencia y complejidad

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 6 de abril de 2016

Los habitantes de la Ciudad de México estamos viviendo una doble crisis: ambiental y de transporte. O más bien, la hemos vivido durante décadas; pero ahora pareciera que la crisis misma hace crisis.

Como automovilistas vemos limitado el uso del auto que religiosamente verificamos dos veces al año, y tememos la amenaza de que la “medida de emergencia” que amplía el programa “Hoy no circula” a todos los autos, y que se anuncia insistentemente como “temporal”, pudiera extenderse de manera indefinida. Y como peatones vemos al ya de por si deficiente e insuficiente transporte público atestarse todavía más.

Hay mucha ciencia detrás de la doble crisis de la Ciudad de México. La fisicoquímica de los motores de combustión interna, que nos explica cómo el quemar derivados de petróleo para producir movimiento mecánico genera gases de desecho contaminantes (óxidos de nitrógeno y de azufre, monóxido y dióxido de carbono, y diversos compuestos orgánicos volátiles como benceno o tolueno). Las ciencias médicas, que nos dan cuenta de cómo estos compuestos, al ser aspirados, dañan la salud, en especial la respiratoria.

La química atmosférica, que nos muestra que estos compuestos reaccionan, gracias a la energía del sol, con el oxígeno atmosférico para generar el llamado esmog fotoquímico, cuyo producto más importante es el ozono: variante del oxígeno formada por tres átomos y de gran poder oxidante. Por eso respirarlo es tan dañino.

La simple química atmosférica ya es un problema complejísimo: entender las múltiples reacciones que ocurren simultáneamente, y tomar en cuenta la gran cantidad de variables que las afectan (concentración de cada gas; distribución geográfica de los mismos en la ciudad; variación según la hora del día, el día de la semana) hace que entender y predecir la dinámica de los contaminantes sea una tarea casi imposible.

Y si añadimos que la dinámica atmosférica está además influida por el clima (vientos, variaciones climáticas regulares, como las estaciones del año, y sobre todo las anómalas, como las inversiones térmicas, los fenómenos del El niño y La niña, el calentamiento global y otros), el problema se antoja imposible de abordar.

Pero hay más: debemos también tomar en cuenta la dinámica del tráfico, cómo se mueven los autos y cómo los afectan factores como el diseño y estado de las calles, los semáforos y topes y los ubicuos tramos en reparación. Y no olvidemos los factores humanos como el cuidado que cada automovilista le da a su motor, o nuestro hábito de usar la corrupción para no cumplir con los reglamentos de control de emisiones vehiculares.

Todos estos son factores que podrían estudiarse científicamente. Y se están estudiando, aunque con resultados poco claros, porque no se cuenta con suficientes datos de suficiente calidad, y porque el análisis de esos datos, aunque se tuvieran, resulta enormemente complejo.

Pero en estos días el factor más importante que influye en estos problemas parecen ser las decisiones gubernamentales. Extender el Hoy no Circula, que según múltiples estudios de diversos tipos, parece ser una medida más bien inútil y con un alto costo social. Imponer un reglamento de tránsito con límites de velocidad más bajos, en un afán de salvar vidas que probablemente perjudica el flujo vehicular y hace aumentar la contaminación (lo cual obliga a hacer un doloroso balance costo/beneficio: ¿cuántos atropellados menos al costo de cuántos enfermos respiratorios más?). Las políticas de décadas que no mejoran sustancialmente el transporte público, pero sí fomentan construir más nuevas vías para el tránsito particular, y no impulsan decididamente las nuevas tecnologías.

Sí: la ciencia podría ayudar a entender mejor nuestros problemas de transporte y contaminación. Pero también podría ayudar a planear racionalmente una reorganización total de nuestro sistema de transporte. Sólo que para ello se necesitaría voluntad política. Y mucha. Para invertir los recursos para generar los datos necesarios, para recurrir a los expertos capacitados, y sobre todo para escuchar y tomar en cuenta sus conclusiones y recomendaciones. Y tendría que ser un proceso a mediano plazo, no una medida que se tome de un día para otro. Se dejó pasar demasiado tiempo como para querer resolver todo de un solo golpe.

En noviembre pasado la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) inauguró el nuevo edificio de su Centro de Ciencias de la Complejidad (C3), que estará dedicado a estudiar “sistemas en donde los elementos que los constituyen interactúan entre sí de manera tan complicada que es imposible describir el comportamiento del sistema en términos del comportamiento simple de sus elementos”. Propongo que el C3 adopte a la Ciudad de México como un sistema hipercomplejo para estudiarlo, y quizá un día sugerir soluciones confiables para estos problemas de contaminación y transporte que hoy parecen intratables.

O quizá la solución sea más sencilla, y haya que retomar las viejas propuestas de abrir una brecha en las montañas para facilitar el paso del aire, o construir, como quería el ingeniero Heberto Castillo, ventiladores gigantes para expulsar los contaminantes fuera de la ciudad. Lo que sí es un hecho es que el Hoy no Circula no es más que una medida de emergencia tomada sin muchas bases y cuya eficacia es muy dudosa.

¿Y usted, hoy circula?


*Nota: no quise dejar de incluir aquí algunas referencias a trabajos de investigación sobre la contaminación en la ciudad de México, para quien esté interesado en profundizar: Carlos Chavez-Baezaa, Claudia Sheinbaum-Pardob, "Sustainable passenger road transport scenarios to reduce fuel consumption, air pollutants and GHG (greenhouse gas) emissions in the Mexico City Metropolitan Area", Energy, Volume 66, 1 March 2014, Pages 624–634; Lucas W. Davis, "The Effect of Driving Restrictions on Air Quality in Mexico City", Journal of Political Economy, Vol. 116, No. 1 (February 2008), pp. 38-81; W. Luis Mochán, "Contingencia", La Unión de Morelos, lunes 28 de marzo de 2016, Págs. 26 y 27; Héctor G. Riveros Rotgé, "Análisis del programa 'HOY NO CIRCULA'", Ciencia (Academia Mexicana de Ciencias),  volumen 60, número 1, enero-marzo 2009.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 30 de marzo de 2016

Duelo de intelectos (o el día que la inteligencia humana perdió)


Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 30 de marzo de 2016

Lee Se-dol, gran maestro y campeón sudcoreano del antiguo juego chino de go, sintió que una gota de sudor escurría por su frente. A pesar de poseer el noveno dan –máximo grado del juego –salvo el décimo dan, que sólo se otorga a título honorario–, a pesar de sus 18 títulos internacionales y de tener el segundo lugar a nivel mundial, estaba perdiendo.

Por cuarta vez consecutiva.

Pero eso no era lo peor, sino saber que su oponente en el torneo de cinco juegos era una computadora. O más bien, un complejísimo programa, una inteligencia artificial llamada AlphaGo, desarrollada por la compañía londinense DeepMind, adquirida hace dos años por el gigante de la computación Google.

El go, que existe desde hace más de 2 mil 500 años, y que hoy es jugado por más de 40 millones de personas en el mundo, principalmente en Asia, es considerado el juego de mesa más complejo que existe. Consiste en ir poniendo pequeñas piezas ovoides negras y blancas llamadas “piedras” en las intersecciones de las líneas del tablero, de donde no se pueden mover, y siguiendo ciertas reglas rodear con ellas las piezas del oponente (de hecho, el nombre del juego se traduce como “juego de rodear”). Gana el jugador que al final del juego ha logrado rodear más área en el tablero.

El go es mucho más complejo, por ejemplo, que el ajedrez, en cuyo tablero de 8 por 8 casillas existen alrededor de 10 a la potencia de 123 jugadas (un 1 seguido de 123 ceros). El go, en cambio, se juega en un tablero de 19 por 19 líneas cruzadas, y es posible hacer 10 a la 360 jugadas (si 10 a la 2 es cien, y 10 a la 3 es mil, diez veces más, la diferencia entre 10 a la 123 y 10 a la 360 es de 133 órdenes de magnitud: algo inimaginable).

Hace casi 20 años, en mayo de 1997, la computadora Deep Blue, desarrollada por IBM, saltó a la fama al vencer al gran maestro de ajedrez Gari Kasparov. La inteligencia artificial había derrotado al humano en un juego considerado de inteligencia pura. Sin embargo, lo logró mediante un método de “fuerza bruta”: Deep Blue tenía programadas en su memoria una cantidad enorme de partidas de ajedrez, y era capaz de revisarlas para computar por adelantado el “árbol” de posibles decisiones para cada movimiento, así como sus posibles consecuencias, previendo 20 o más jugadas por adelantado (un gran maestro puede calcular como máximo 10 o quizá 15).

El go, en cambio, es astronómicamente más complejo. Tan sólo en la primera jugada es posible escoger entre 361 posiciones. En las primeras 5, la cifra se eleva a 5 billones (cinco millones de millones). El número total de movidas posibles va más allá de lo que cualquier cantidad de memoria puede almacenar. Por eso, los diseñadores de AlphaGo tuvieron que recurrir a una estrategia distinta: imitar la manera en que funciona un cerebro humano. Para ello, usaron una arquitectura de “redes neuronales profundas”.

Una red neuronal es una simulación en computadora de unidades equivalentes a neuronas humanas conectadas entre sí, que pueden recibir señales de otras neuronas (entrada). Estas señales pueden estimularlas o inhibirlas. Si una neurona recibe suficiente estímulo, emite a su vez una señal a otras neuronas. Conforme una red neuronal se “entrena” por prueba y error para que “aprenda”, la sensibilidad de cada conexión neuronal se va ajustando. Muchos programas “inteligentes” que disfrutamos actualmente consisten en redes neuronales capaces de aprender de esta manera.

Pero la red de AlphaGo, según la describen los 20 investigadores de DeepMind, liderados por Demis Hassabis, en un artículo publicado en enero pasado en la revista científica Nature, es “profunda”: consta de 13 capas de redes neuronales, cada una de las cuales procesa los resultados de las que están más abajo. La más sencilla representa el tablero mismo y las posiciones de las fichas en él. La de más alto nivel representa las posibles jugadas en la partida y la probabilidad que cada una sea óptima (es decir, toma la decisión respecto a la siguiente jugada).

AlphaGo fue alimentada inicialmente con una base de datos de 30 millones de jugadas en partidos realizadas por expertos, para que las incorporara en las conexiones de sus redes neuronales. Luego, fue entrenada poniéndola a jugar incesantemente, millones y millones de veces, contra sí misma: la práctica hace al maestro.

El torneo contra Lee Se-dol, jugado en Seúl del 9 al 15 de marzo de este año, era la prueba de fuego para AlphaGo (que ya en octubre de 2015 había derrotado cinco juegos a cero al campeón europeo Fan Hui). Se-dol se mostraba confiado y declaró estar seguro de vencer a la computadora al menos en 4 de los 5 juegos. Cuando fue vencido en los primeros tres, la sorpresa y la tensión eran increíbles.

Se-dol se limpió el sudor. Llevaban cinco horas jugando. Apretó los puños y, con un esfuerzo máximo de concentración –una de las ventajas de la computadora era su concentración absoluta y su inmunidad al estrés psicológico, comentaría luego–, hizo una jugada totalmente inesperada, incluso para él. Logró así vencer a AlphaGo en esa cuarta partida.

El triunfo sólo sirvió para salvar su honor, pues el quinto encuentro, y el torneo, fueron ganados por su oponente. Igual que el millón de dólares del premio, que será repartido a UNICEF y otras beneficencias.

Al final, Se-dol afirmó –entre las muchas frases que se le atribuyen–, que “nunca deseaba volver a jugar un juego así” y que AlphaGo era “distinto a cualquier oponente humano que hubiera enfrentado antes; su estilo es muy diferente”. Pero también dijo que “no podría haber disfrutado más” con el torneo, y que “jugar contra AlphaGo me hizo darme cuenta de que necesito estudiar más el go”.

Como premio, AlphaGo recibió el noveno dan, el mismo que su rival. Y la humanidad entró, diez años antes de lo que esperaban los expertos (aunque había quien aseguraba que una computadora jamás vencería a un maestro de go) a una era en que la expresión “inteligencia artificial” ya no es sólo una metáfora.

Sin embargo, no todo está perdido. Como afirma el experto francés en inteligencia artificial Bruno Bouzy en una entrevista para la revista Science, los humanos somos todavía incomparablemente superiores a las computadoras cuando se trata de jugar videojuegos. Aún no llega el momento de temer al Terminator.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 23 de marzo de 2016

Ciencia, lengua y cultura

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 23 de marzo de 2016

Raro es que en un evento dedicado a la lengua, a la erudición, a la reflexión académica en su más pura y rancia y rigurosa acepción, como es el Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), se incluya a la ciencia, esa cenicienta de la cultura, a quien rara vez se considera cuando se enlistan los más valiosos productos de la creatividad humana.

Más raro aún que un divulgador científico, un modesto comunicador de la ciencia, sea invitado a tal evento. Pero que lo sean no uno ni dos, sino todo un grupo, proveniente de varios países latinoamericanos, como ocurrió en la séptima edición del CILE, llevada a cabo del 9 al 16 de marzo en San Juan de Puerto Rico, debe ser señalado como todo un acontecimiento.

El CILE nació como una propuesta para fomentar la reflexión y la acción sobre la lengua española y sus retos y posibilidades en todo el ámbito hispanohablante. Es organizado cada tres años por el Instituto Cervantes, en colaboración con la Real Academia Española (RAE, que muchos llaman, equivocadamente, “Academia de la Lengua Española”) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (esas sí), que existen en toda Latinoamérica, así como en las asiáticas Islas Filipinas y también en los Estados Unidos de Norteamérica (lo cual no resulta sorprendente, tomando en cuenta la creciente penetración de la lengua cervantina en ese país).

El primer CILE se celebró, a invitación del presidente Ernesto Zedillo, en la ciudad mexicana de Zacatecas, en 1997, y es recordado más que nada por la propuesta quijotesca de Gabriel García Márquez, devenida escándalo, de simplificar la gramática “antes de que la gramática termine por simplificarnos a nosotros”.

Se ha celebrado posteriormente en España, Argentina, Colombia y Panamá (el programado en 2010 en Chile tuvo que ser suspendido por el terremoto que asoló a ese país). Este año tocó al “estado libre asociado de Puerto Rico”, país latinoamericano sin duda, pero al mismo tiempo parte de la mancomunidad de los Estados Unidos. Puerto Rico es un país donde el español se ha mantenido y defendido con una convicción y una ferocidad realmente admirables, pero donde paralelamente la indomable fuerza de la evolución lingüística ha dado lugar a palabras y expresiones híbridas capaces de poner los pelos de punta a muchos académicos de la lengua de talante conservador.

La presencia de la ciencia en esta edición del congreso quizá obedece en parte a aquel otro deseo expresado por García Márquez en su polémica ponencia de 1997, donde expresaba su deseo de que “asimilemos pronto y bien los neologismos técnicos y científicos antes de que se nos infiltren sin digerir”, pero sin duda también al interés de académicos como José Manuel Sánchez Ron, de la RAE, Ruy Pérez Tamayo (que desgraciadamente no pudo estar presente) y Jaime Labastida, de la Academia Mexicana de la Lengua.

Presente estuvo, como conferencista magistral, el premio Nobel de química Mario Molina, quien además de hablar de la urgencia de combatir el cambio climático subrayó la necesidad de comunicar los temas científicos a los ciudadanos de forma fidedigna, pues muchas veces son ignorados o tergiversados por los medios. También urgió a “hacer ciencia en español”, y a impulsar las aportaciones de los países hispanohablantes a la ciencia mundial.

La mesa en la que participó
este columnista
Hubo asimismo presencia de investigadores científicos que ejercen magistralmente la divulgación, como el propio Sánchez Ron, historiador de la ciencia; Juan Luis Arsuaga, conocido por las excavaciones paleontológicas de Atapuerca, en España; Daniel Altschuler, uruguayo radicado en Puerto Rico que fuera director del radiotelescopio de Arecibo, y los neurobiólogos Diego Golombek y Facundo Manes, de Argentina. Y hubo también comunicadores de la ciencia de tiempo completo, como Ángela Posada-Swafford, colombiana radicada en Miami, y Juan Nepote y un servidor, mexicanos. Asistió también el compatriota Jorge Volpi, escritor que se ha distinguido por darle a la ciencia un papel importante en varias de sus novelas.

No habría espacio aquí para narrar los temas que se trataron en el Congreso en general (pero algunas de mis participaciones favoritas, entre otras de grandes personajes como el premio Nobel francés de literatura Jean Marie Le Clézio o el novelista chileno Antonio Skármeta, estuvieron las del magnífico autor puertorriqueño Luis Rafael Sánchez, autor de la aclamada novela La guaracha del Macho Camacho, y de don Álvaro Pombo, poeta, novelista y filósofo español que fue, a sus 76 años, la alegría del evento, donde “campeó libremente” haciéndonos reír y gozar con sus lecturas y reflexiones sobre la poesía).

Al menos, de la componente científica del Congreso, que ojalá se repita en próximas ocasiones, destacaré que se habló, además de la invasión de la terminología científica en inglés, de la carencia de revistas científicas en español, de la influencia de los nuevos medios electrónicos en la manera en que leemos y escribimos, y de la importancia vital de una comunicación pública de la ciencia (o, como prefiero llamarla, divulgación científica) que no sólo transmita información de forma clara, sino que haga la labor original y creativa de traducirla de manera literaria, dándole contexto y enlazándola con el resto de la cultura y la vida de aquellos a quienes se dirige (como hace cualquier traductor de poesía, que necesariamente tiene que ser también poeta, y cuyo nombre hoy aparece, en un acto de justicia, a la par del nombre del autor original en los libros de poesía). El divulgador científico como un creador valioso, pues, que es la única manera de ser un buen divulgador.

Asomarse a un congreso de la lengua es una oportunidad única no sólo para contrabandear un poco de cultura científica, sino para redescubrir que el conocimiento, defensa y buen uso de nuestra lengua son cuestiones esenciales, porque somos seres de palabras.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 16 de marzo de 2016

Extraterrestres en el Congreso

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 16 de marzo de 2016

La noticia fue trending topic en Tuiter hace unos días: el pasado 8 de marzo, en el vestíbulo del Salón de Plenos de la Cámara de Diputados, en San Lázaro, Jaime Maussan, conocido promotor del llamado “fenómeno ovni”, inauguró la exposición “Agroglifos y simbolismo universal”.

La exposición muestra campos de cultivo en los que aparecen patrones geométricos complejos, que supuestamente son producidos por extraterrestres. La autora de la exposición es Abril de Monserrat Morales (conocida como “La Dama del Simbolismo”). Se basa en el libro del mismo título que ella escribió, donde “presenta un método de interpretación del simbolismo de diversas civilizaciones terrestres y extraterrestres”, basado “en las claves universales que enseñan sobre la Verdad trascendente” (sic).

La muestra fue promovida por la diputada Sofía De León Maza, priista, de la Comisión de Comunicaciones, y autorizada por la Comisión de Cultura, presidida por el diputado Santiago Taboada Cortina, del PAN.

Al día siguiente, los titulares periodísticos no se hicieron esperar: “¿Vida inteligente en la Cámara de Diputados?”, se preguntaban Reforma y El Norte. “Aterrizan extraterrestres en la Cámara de Diputados, de la mano de Maussan”, anunció con sorna Animal Político. Otros, como Plano Informativo, fueron más parcos: “Jaime Maussan causa polémica en la Cámara de Diputados”.

¿Por qué el escándalo? Por varios problemas. 

Uno, que la muestra sustenta una idea que ya ha sido exhaustivamente refutada: que los símbolos en los campos de cultivo de trigo, maíz y otras plantas (los famosos “agroglifos”) son señales extraterrestres. Lo cierto es que es relativamente fácil hacerlos si se cuenta con estacas, cuerda y algunas tablas. Surgieron como bufonadas estudiantiles, y se han convertido en una verdadera industria de los bromistas (aunque la gente como Maussan y De León insisten en no darse cuenta).

Dos, la muestra promueve las ideas que Maussan difunde a través de programas de TV, libros, revistas, videos y conferencias: que existen visitantes extraterrestres que constantemente nos vigilan y ocasionalmente nos dejan mensajes en clave (“a veces son mensajes en código binario, en clave morse, fractales, a veces es geometría sagrada o mensajes astronómicos, e incluso de advertencia de peligros”, afirma).

Y tres, aun cuando la diputada De León afirma que no se gastó dinero público en montar la exposición, los espacios de la Cámara deberían estar dedicados a difundir la cultura, no supersticiones ni necedades.

No seré yo quien cuestione la seriedad y profesionalismo del señor Maussan (sobre todo ahora que acaba de recibir un doctorado honoris causa por parte del reputadísimo Instituto Mexicano de Líderes de Excelencia, en Capulhuac; lo cual no es extraño, pues seguramente cumplió con los diez requisitos necesarios para ello, incluyendo el último: “entregar donativo para la Fundación”).

Tampoco me atreveré, pues podría demandarme por ello, a señalarlo, como han hecho algunos malintencionados, como un farsante que se ostenta como “investigador científico” sin serlo y que vive de hacer pasar como cierta información no verificada, difícilmente sustentada y muchas veces burda, evidentemente manipulada, y cobrar por ello a un público crédulo y ávido de asombros que merecería algo mejor (por ejemplo, los asombros mucho más profundos y fascinantes que nos ofrece la ciencia legítima). No. Yo no haría eso.

Pero entiendo, eso sí, a quienes critican su amplia y prolongada labor. Porque para aceptar la creencia de que existe vida en otros mundos (algo que la ciencia en general cree plausible), que ha producido inteligencia y civilizaciones altamente tecnificadas (algo muy probable, aunque seguramente poco común


) y que éstas han logrado hacer viajes interestelares (pues sabemos que en nuestro sistema solar no hay civilizaciones avanzadas, y probablemente ni siquiera vida) y están dispuestas a dedicar los cientos o miles de años que les llevaría viajar aun desde las estrellas más cercanas, con el enorme, monstruoso gasto de energía que ello inevitablemente conllevaría, sólo para trazar figuritas complicadas en los campos de trigo, para creer todo esto se necesitaría evidencia mucho muy sólida, amplia e incontrovertible. Y esta evidencia simplemente no existe, por más que el “investigador” Maussan clame a los cuatro vientos que hay un complot para ocultarla (al grado de que, como afirmó en un programa televisivo, “lo amenazaron de muerte” por difundirla”).

En la Cámara de Diputados, Maussan expresó que “la muestra artística tiene como propósito difundir que no estamos solos en el universo y las imágenes que aparecen en los campos, es (sic) una vía de diálogo de otras inteligencias con los seres humanos”. También aprovechó para opinar que “estos temas están empezando a permear en los ámbitos oficiales, y muy pronto las autoridades de México y el mundo tendrán que aceptar la posibilidad de que estemos siendo visitados por seres de otro mundo”. (Lo peor, en vista de lo ocurrido, es que quizá tenga razón, y dichas tonterías estén empezando a ser aceptadas por nuestros gobernantes.)

Por su parte, la “artista” se pronunció “porque la Unesco y otros organismos públicos permitan el estudio, investigación y difusión de estos símbolos y, sobre todo, del significado trascendente que tienen”, porque “los mensajes trascendentes constituyen el objetivo fundamental de estudio y difusión de los organismos y de todos los seres humanos” (re-sic).

Afortunadamente, los tuiteros que protestaron saben distinguir la desinformación y la charlatanería cuando la ven. Igual pasa con el diputado Jorge Álvarez Máynez (Movimiento Ciudadano), que envió una carta a la Comisión de Cultura protestando por la exposición, que “sólo abona a la mala imagen que tiene la Cámara de Diputados”. “Los espacios culturales del Poder Legislativo –dijo– no pueden destinarse a farsantes, sino todo lo contrario, deben estar dirigidos a artistas, creadores e incluso científicos que promuevan la reflexión, el análisis y la labor intelectual”.

(Por el contrario, su colega Jorge Carvallo Delfín, del PRI, declaró durante la ceremonia, luego de tomarse una foto con Maussan: “este concepto no es solamente un tema de creer o no creer, es un tema de realidad, y quienes tenemos la posibilidad o la capacidad para entender más allá de lo evidente o no evidente estamos claros de que existe la posibilidad de vida en otro planeta”. Sin comentarios.)

Aún así, yo me temo que lo ocurrido, además de vergonzoso, sea una muestra de que probablemente nuestros gobernantes ya no tienen remedio. ¡Y nadie hace nada!

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!