miércoles, 15 de abril de 2009

Yo y mi cerebro

por Martín Bonfil Olivera
Publicado en
Milenio Diario, 15 de abril de 2009

Sabiamente, ante filosofías que abogan por su desaparición, Braulio Peralta dice, el lunes, “¡Viva el yo!”, pues “digan lo que digan sus seguidores”, “Buda no podía ser más que su propio yo”.

“Con un yo”, dice Braulio, se puede, por ejemplo, combatir la corrupción. Negándolo, se vuelve imposible defender “la honestidad, la ética, los derechos humanos”.

La cuestión del yo tiene aristas fascinantes también desde el punto de vista científico. ¿Cómo un cerebro hecho de células, a su vez hechas de moléculas, puede dar origen a la sensación subjetiva que permite a Descartes, y a todos nosotros, decir “pienso, luego existo”? ¿Cómo puede una masa material de tejido generar conciencia, sensación de yo, un alma?

La respuesta más sencilla es la dualista: suponer que algo externo, un alma o espíritu, “entra” al cerebro y lo anima. El cerebro es sólo el vehículo; el alma es inmaterial y, ya de paso, inmortal. Suena bonito.

La alternativa, conocida como materialismo, monismo o naturalismo, es más sensata, pero tiene problemas. Uno puede explicar cómo los estímulos de los sentidos son procesados de manera complejísima, en paralelo, por los diferentes sistemas cerebrales.

Pero donde la puerca tuerce el rabo es al explicar a quién se le presenta el resultado de todo ese procesamiento, que da lugar a nuestra experiencia subjetiva de la realidad que nos rodea. Postular un “homúnculo” que vive dentro del cerebro es regresar al dualismo.

El filósofo Daniel Dennett —a quien he mencionado mucho últimamente— propone en su libro La conciencia explicada una explicación estimulante: la conciencia, el yo, es un fenómeno virtual. No es material, pero tampoco espiritual: es una consecuencia del funcionamiento cerebral que emerge en un nivel superior de organización. (La vida es otro ejemplo de fenómeno emergente: sólo existe a nivel de células, no de átomos.)

En algún nivel de este procesamiento, el cerebro comienza a percibirse a sí mismo, y eso origina la sensación —virtual— de conciencia.

Suena complejo, pero tratar de entender el yo, por difícil que sea, siempre será mejor —y más útil— que negarlo o renunciar a explicarlo. ¡Viva el yo; viva el alma naturalizada!

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Asi es tocayo, es DIFICIL explicar la conciencia a partir de la sola materia. Pero un CIENTIFICO no puede hacer mas que trabajar, manejar, valerse de los objetivo, medible,pesable. Asi es como debe ser.

Por otra parte, los que no somos cientificos, SI PODEMOS hacer uso de complementos como la propia Fe, la que sea, budista, judaica, cristiana, y en ello tener una explicacion.

Hay un fenomeno que por mas que se le jale a la cobija del naturalismo, NO PUEDE ser explicado: ¿de donde salen las manifestaciones espirituales, cuando no hay una materia que las genere? el naturalista dirá: NO HAY TALES MANIFESTACIONES. Asi, cuando a veces SON EVIDENTES estas manifestaciones, el naturalista por su propio MARCO ACOTADO, por propia voluntad, se queda al margen de la explicacion. Se queda a un lado diciendo: el evento, el fenomeno espiritual NO EXISTE. Y deja a los que tienen un rango mas amplio de opciones, tratar de explicarlo.

Un ejemplo CONCRETISIMO: LAS PSICOFONIAS (sonidos grabados en lugares, sin que para ello haya ninguna persona hablando). El naturalista, a falta de explicacion, niega el fenomeno. PERO EL FENOMENO EXISTE. Asi pues, se impone esta reflexion: ¿es obligacion del cientifico buscr explicacion de TODOS LOS FENOMENOS o solo de los que se ajusten a su paradigma cientifico?

Un saludo
Luis Martin Baltazar Ochoa

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

Pues efectivamente, a riesgo de quedar como un "pobre" naturalista con marco acotado, yo preguntaría si de veras existen esos fenómenos espirituales como las tales "psicofonías". De la misma manera que me pregunto si existe la telepatía o las abducciones de personas por marcianitos verdes. No tendría sentido analizarlos si primero no establecemos su existencia, ¿no?

Por otra parte, sí que estoy convencido de que existen muchos fenómenos "espirituales" como el amor, la conciencia, la emoción que nos provoca el arte... sólo que no creo que sean sobrenaturales.

yo sólo pediría que quienes adoptan la explicación sobrenatural se abrieran un poco a la posibilidad de que existe una explicación que no requiera entidades mágicas... ¿qué se pierde con probar? (y se gana muchísimo: explicar algo de manera comprobable, manipulable, comprensible y... necesidad de fe ni de magia!)

saludos
martín

Ricardo López Archevalata dijo...

Si, yo vi un programa del investigador MD Trejo, Carlos, et all; donde daban el antecedente científico por el cual de manera convincente se refería dicho fenómeno: "Al día siguiente repitió la operación de grabado, en la misma zona, poniendo cuidado de que nadie anduviera a varias decenas de metros del aparato, y de nuevo, al reproducir la grabación, junto al canto del pinzón, una nueva voz se escuchaba perfectamente, pero en esta ocasión creyó reconocer la voz de su madre, fallecida, diciéndole algo que sólo ellos conocían: el nombre cariñoso y familiar con que su madre le llamaba. Según Jürgenson, en la grabación se escuchaba algo así: Friedel… mi pequeño Friedel… ¿Puedes oírme?." Y así comienza la grabación, análisis y divulgación del fenómeno por todo el mundo."
En conclusión: No cabe duda, la ciencía aparte de sorprendente también de vez en cuando nos pone los pelos de punta. Convincente!! Convincente!!

Anónimo dijo...

Tocayo, no te me esponjes, te dije mi comentario sin el animo pleitista, mas bien como para que tambien se considere la posibilidad de "cosas" que pasan sin que para ello quepa la sola explicacion naturalista (todos los fenomenos inmateriales, procederian de una fuente material).

Tu primer pregunta: ¿existen realmente? a riesgo de que alguien aqui me agarre de chunga, te voy a platicar algo personal. Mi esposa y yo tenemos mucha afinidad de pensamiento, y nos pasa algo muy curioso. Cuando estoy por hablar por telefono, ella "siente" que esto va a pasar, se acerca al telefono o pregunta a una de mis hijas ¿no ha hablado su padre? y zas, timbra mi llamada. Igual al reves. Y NO ES porque ya se haya hecho tarde, ya este uno inquieto o sea previsible la llamada... sin mas, me paso el sabado (hace tres dias), me acorde de ella fuertemente, peor ni por asomo me preocupe, no era tarde (3pm) y yo sabia que estaba de visita con su mama, por lo que ni preocupacion de seguridad ni tardanza tenia yo... sencillamente pense DE PRONTO EN ELLA y al segundo, timbro el telefono.

Por eso, con un ejemplo ni dramatico ni espectacular, pero para muchisimos harto cotidiano, te digo que SI HAY fenomenos que no se explican ni por la materia sola ni por efectos mentales, sino por la necesaria influencia de algo inmaterial actuante por ahi...

Y me parcece MUY SENSATO lo que propones: que el cientifico ACEPTE la posibilidad de que haya causas mas alla de la explicacion naturalista de ciertos fnomenos, y que en correspondencia, muchos creyentes ACEPTEMOS l aposibilidad de una explicacion no espiritual, sino materialista de algun fenomeno, en apariencia, metafisico.

Si cada uno admite la posibilidad que no le gusta, pero que puede ser la correcta, entonces se dan pasos a conseguir las respuestas que es, en resumen, la meta de la ciencia: OBTENER RESPUESTAS, RESPUESTAS QUE SEAN CIERTAS.

Un saludo.

Luis Martin Baltazar Ochoa

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

bueno, sí, pero lo malo es que el científico NO PUEDE acepar la posibilidad de fenómenos inmateriales o espirituales: es como si el abogado pudiera aceptar la posibilidad de actos ilegales: ¡las reglas no lo permiten! Si se hace eso, ya no se está haciendo ciencia... Podemos hablar más del asunto, pero quizá este texto te amplíe un poco el porqué, desde mi punto de vista, de esta limitación de la ciencia.

¡Saludos sin esponjar! (lo importante es discutir sabrosamente)

martín

Ricardo López Archevalata dijo...

¿¿Alguien noto mi sarcasmo??... naaaaaaaa!! Sniff..Sniff!! jajajajajaja, bueno aun así, me gusta este blog...esta sabroso!!...

Anónimo dijo...

Ya leí tu texto de ejemplo y te asiste toda la razón, todo ello es el POR QUE un razonamiento cientifico se debe ENMARCAR a las explicaciones materiales. PERO, una situacion universal y completamente logica se debe recalcar: LOS VACIOS TIENDEN A LLENARSE. Los vacios fiscos, los vacios de informacion.

Asi, cuando la ciencia aun no ha podido "llenar" vacios de explicaciones, bueno, ¿quien puede culpar a nadie de querer lenar estos vacios?

Mi conclusion personal, es que la ciencia camina por el UNICO carril que puede, el correcto. Pero EN CONSECUENCIA a su misma naturaleza cientifica, abierta a posibilidades que aun no se conozcan, YO DIRIA que la postura correcta es: HASTA EL MOMENTO, NO HAY PRUEBAS QUE INDIQUEN LA EXISTENCIA DE LO SOBRENATURAL. POR OTRO LADO, TAMPOCO HAY PRUEBAS CONCLUYENTES QUE LO SOBRENATURAL NO EXITA... y para alguien que distinga bien, ES CLARO que la ausencia de pruebas de una idea, no es prueba de que esa idea es erronea. No es lo mismo.

Gracias, Martin, para mi este espacio de dialogo contigo es muy valioso.

Luis Martin Baltazar Ochoa, Guadalajara, Jalisco

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

Ricardo:
¡Yo, yo noté el sarcasmo! Y me gustó, sólo que no se me ocurrió nada que agregar...

Pero, ¡"sabroso"! Es lo más bonito que me han dicho (acerca del blog, claro, a mí nadie me dice sabroso, cuando más, chistoso). ¡Gracias!

Anónimo/Luis Tocayo:
Completamente de acuerdo. La ausencia de pruebas no es prueba de ausencia... ¡ni de presencia! Y la ausencia de pruebas de una idea no significa que sea errónea... ¡pero tampoco correcta! (Como dijera famosamente Wittgenstein, "de lo que no se puede hablar, hay que callar".

Gracias por el diálgo, de eso se trata.

Martín

Anónimo dijo...

la ciencia también trata de explicar eso y parecería un fenómeno "paranormal" o en su caso lo que podría estar en ello y para todos aquellos que "se sienten muy científicos".... aparece en varios journals
....teoría de cuerdas y todo aquello derivado de ella incluso "el gran.... big bang"....
amf