miércoles, 6 de mayo de 2009

Virus, ciencia y sociedad

por Martín Bonfil Olivera
Publicado en
Milenio Diario, 6 de mayo de 2009

La epidemia de influenza que ha mantenido semiparalizada a la Ciudad de México —y al país— desde el 24 de abril deja claras varias cosas.

Primero, el brote ya se esperaba. No necesariamente en México, ni del subtipo H1N1 (el candidato favorito era el H5N1, que causó la influenza aviar de 2006). Pero la evolución, la naturaleza misma de estos virus —promiscuidad, genoma fragmentado, huéspedes humanos, porcinos y aviarios— y la historia natural de la influenza hacían perfectamente predecible que tarde o temprano nos enfrentaríamos a otra pandemia.

Segundo, un problema de esta magnitud no es sólo asunto científico o médico: afecta a la sociedad toda: economía, política, diplomacia, vida diaria (bien sabemos los chilangos).

Los organismos internacionales (especialmente la Organización Mundial de la Salud) tuvieron el buen sentido de prever medidas para contener lo inevitable: manuales, acuerdos internacionales, laboratorios, acopio de antivirales

México simplemente siguió las indicaciones —no ideal, pero sí adecuadamente, considerando nuestras limitaciones— cuando los datos del brote fueron claros.

Se habla de lentitud, pero lo malo de una epidemia es que no puede reconocerse hasta que se presenta. Declarar la alerta antes de estar seguros era un riesgo muy alto. (Se habla también de exceso en las medidas, pero el virus podría haber sido muy letal: el H5N1 mata al 50% de los infectados.)

Mis lectores sabrán que no apoyo a Felipe Calderón, presidente sin legitimidad. Pero en este caso las acciones de su gobierno, igual que las del de Marcelo Ebrard en el DF, fueron no sólo apropiadas, sino exitosas.

El mérito intelectual es de la comunidad médica internacional; el político es de ellos.

Quedan como lecciones la exigencia de un mayor apoyo a la investigación científica y la reconstrucción del sistema de investigación y prevención —no sólo atención— en salud. La necesidad de una mucho mejor estrategia de comunicación para las autoridades.

Y finalmente, la urgencia de contar con más periodistas científicos bien preparados, para evitar las epidemias de teorías de complot sin fundamento que sólo dificultan la adecuada reacción social.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

13 comentarios:

Jose M Serrano dijo...

¿Qué hubier ocurrido con el SIDA si se hubiera reaccionado como hoy ante la influenza?

Hasta el día de hoy a las 06:00 GMT del 7 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado 2099 casos de influenza humana en 23 países alrededor del mundo y un total de 42 muertes confirmadas por el virus de la influenza A(H1N1). Los reportes indican que la enfermedad mantiene en alerta a los sistemas de salud alrededor del mundo.

Al final de 1981, sólo siete meses después del primer reporte en que la prensa reportó el caso de una rara enfermedad en hombres homosexuales, al menos 121 personas habían muerto de lo que entonces se comenzó a conocer como el Síndrome de Inmuno Deficiencia Humana, SIDA.

En contraste, en los últimos días, sólo unos cuantos días después de haberse dado a conocer el brote de una nueva variedad de influenza, el mundo entero fue informado de la combinación de agentes virales provenientes de la gripe porcina, aviar y humana, por reportes dados a conocer por el Centro de Control y Prevensión de Enfermedades de Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud y el Presidente estadounidense Barak Obama.

Seis años después de los primeros reportes del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) el presidente estadounidense Ronald Regan finalmente reconoció públicamente la existencia del SIDA y comenzó entonces a popularizarse esta palabra alrededor del mundo.

Hasta el día de hoy, más de 25 millones de personas han muerto a casua del VIH y, de acuerdo a estimaciones conservadoras, cerca de 40 millones de personas alrededor del mundo viven con el virus que causa el SIDA. La gran mayoría de estas personas, vivas y muertas, no ha tenido acceso a los medicamentos antivirales que pueden proporcionar una vida más segura aunque no pueda desinfectarlos del mortal virus.

¿Qué habría sucedido con el SIDA si el presidente Reagan hubiera hablado desde los primeras detecciones del VIH en 1981 en lugar de subestimar a la enfermedad que entonces se presumía afectaba sólo a los homosexuales? ¿Podría haberse contenido la enfermedad? Posiblemente. Pero lo la enfermedad se mantuvo ignorada por la mayoría de la población gracias a la afirmación de que el SIDA era "una venganza de la naturaleza contra los homosexuales", como entonces afirmó el director de comunicación del presidente Reagan, Pat Buchanan.

El día de hoy el mundo entero se mantiene alerta ante la noticia de la influenza humana. Lo mismo ocurrió en 1982 cuando siete personas no relacionadas entre sí murieron en el área de Chicago coincidentemente con rastros de envenenamiento por cianuro. Una semana después de ocurrida la primer muerte las autoridades se percataron de que las muertes habían ocurrido por haber ingerido pastillas del popular analgésico Tylenol de Johnson & Johnson. Esta noticia produjo pánico entre la población estadounidense y la destrucción de aproximadamente 31 millones de frascos del fármaco. ¿Qué hubiera ocurrido si las autoridades no hubieran conectado la muerte de estas personas con el consumo del fármaco?

Cuando las autoridades hicieron la conección entre homosexuales y consumidores de drogas intravenosas con la muerte y contagio de una extraña enfermedad, los conservadores estadounidenses con sus valores morales y religiosos influyeron de forma determinante la política e impidieron el cuidado de aquellos "desviados" que estaban muriendo. Afirmaciones de líderes religiosos proclamaban entonces que "el SIDA era un castigo divino contra los homosexuales".

¿Habría ocurrido la misma atención hacia la influenza humana si sólo un sector "indeseable" estuviese siendo infectado? El día de hoy los gobiernos de los países con mayor número de afectados se muestran compasivos hacia los enfermos de influenza. Es un triste legado del ex-presidente Reagen haber relegado la epidemia del SIDA. Millones de personas podrían haberse librado de la muerte o el contagio si desde un inicio se hubiese actuado por contener la enfermedad, en lugar de alimentar la discriminación que ocultaba el sufrimiento y la muerte de muchos ciudadanos.



El artículo original fue escrito en inglés por Ari Bendersky (Periodista y Editor estadounidense) el 4 de mayo de 2009 y publicado por Yahoo News. Yo lo traduje y actualicé en español.

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

Excelente texto, ¡mil gracias! (aunque, claro, la influenza/gripe se contagia mucho más fácilmente que el VIH).

saludos,
martín

Anónimo dijo...

Estimado tocayo Martin:

Ya que TU abres la puerta del comentario, permiteme aprovechar esa misma puerta: Yo SÍ apoyo al presidente Calderon y lo considero Legitimo; considero que es solo la DUDA sembrada por un Resentido y NO EL PESO DE LAS PUREBAS ELECTORALES. Es decir, en el mismo rigor cientifico de NO SE PUEDE CONCLUIR SIN PRUEBAS.

Pero, eso solo como aclaracion. Se que tu piensas como piensas (mi respeto) pero tambien respeto para quien diferimos y era necesario asentarlo.

Hablando sobre esta epidemia, y su manejo por el gobierno... a mi no me deja de, bueno, varias cosas: enojar, extrañar, repeler, en fin, no entiendo la actitud de diversos comunicadores. Los hay que dicen: la autoridad actuo tarde, insuficiente, poco. Es decir, quisieran que el "apreton" fuera mayor. Otros, los acusan de alarmistas, exagerados, es decir, "que le bajen". Y los mas excentricos, hablan incluso de "conspiracion".

¡Como el cohetero! si truena, chiflidos, si no truena, mas chiflidos. No, no es facil ser autoridad cuando los gobernados tienen la posicion PUERIL de querer culpar de todo o casi todo al gobienro de turno. ¿que no habra al menos un poco de autocritica de nuestra pesima costumbre de automedicacion (que crea resistencias de los germenes), de nuestra deficiente higiene personal, de nuestra muy poca precaucion para con contagios (de esta y de cualquiera otra enfermedad)... ¿resulta que solo ahora es importante lavarnos las manos? ¿solo ahora es importante no asistir al trabajo o la escuela, si se esta enfermo (para no contagiar a otros)?

en fin, PARA MI, el que florezcan tantas "teorias de la conspiracion" nos retratan de cuerpo entero como pueblo.

Luis Martin Baltazar

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

Bueno, estimado Luis Martín, no sé si era NECESARIO aclarar tu filopanismo en MI blog, pero bueno, los blogs son por definición espacios públicos... Me pregunto qué pasaría si no destruyeran, como inevitablemente sucederá, las boletas electorales, y en algún momento del futuro los historiadores las pudieran recontar... Pero existe evidencia sólida, reportada en el libro de José Antonio Crespo, "2006, hablan las actas", de que por lo menos, es imposible asegurar que Calderón ganó las elecciones.

En fin.

Pero en todo lo demás, coincido contigo. Exactamente, como el cohetero: si el gobierno no actúa, malo; si actúa y resulta bien, malo (o todo era un engaño). Nos urge mayor madurez, mayor cultura científica (y política), y mejor educación (que es la base de todo).
Y menos campañas de odio, ¿no?

Por cierto, más de dos lectores cancelaron su suscripción a este blog, ofendidos por insinuar que el gobierno federal pudiera haber hecho algo bien... ¡Ni modo! Son riesgos que uno corre como autor.

Un saludo,

martín

meme dijo...

Legítimo o no, en política científica es un pendejo.. literal y científicamente hablando.. no hay más. ¡¡La pura neta!!.. 2 bloggeros menos = 2 patitos de hule menos.

Anónimo dijo...

Estimado Martin: por eso te aclaré al inicio de mi comentario anterior, que lo dicho en favor de la legitimidad de calderon SOLO LO DIGO PORQUE TU ABRISTE LA PUERTA al decir asi de pasadita su falta de legitimidad desde tu optica... PERO TIENES MUCHA RAZON, la idea de este tu blog es hablar de ciencia y no de politica.

Vamos en el futuro mejor hablando solo de ciencia. Un saludo.

Luis Martin Baltazar Ochoa, Guadalajara, Jalisco

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

No me hagas caso, Luis Tocayo: hablen de lo que quieran, y yo hablo de lo que quiera... De eso se trata!

saludos y gracias
martín

Anónimo dijo...

De acuerdo Tocayo, seguimos con gusto participando en tu blog. Un abrazo a la distancia (por los virus ciberneticos).

Luis Martin Baltazar Ochoa, Guadalajara, Jalisco

Mario A. Mora Lara dijo...

que tal Martines...

solo comentario a la discusión "politica" yo creo que Martin Bonfil hizo la aclaración de no respaldar al Gobierno de Calderon (inclusive reconociendo que el no esta de acuerdo con la legitimidad) con la intención de reforzar la idea de que esto va mas alla de convicciones politicas o complots.

Lo importante es que la ciencia debe de mantenerse alejada de discusiones de esos tipos, y la politica debe de acercarse mas a la ciencia

gracias a ambos por sus comentarios

CarlosMtz dijo...

Martín,

Siendo franco, es la primera vez que leo tu columna.

He tenido montacto con muchas fuentes internacionales de información científica. Cuando empecé a leer tu columna pensé que sería del todo atinada, con fundamentos científicos claros, pero en cuanto desviaste el contenido de algo que ha costado vidas humanas, hacia politiquería que ni siquiera abiertamente hablas de tu apoyo incondicional a Andrés Manuel López Obrador... todo mi interés en la lectura de tu columna, se vino abajo.

Hay mucha información, a nivel internacional y sobre todo a nivel científicos mexicanos, REALMENTE comprometidos con la población.

Se que en México hay expertos (personalmente conozco a algunos de ellos) que manejan fundamentos claros y éticos sobre la influenza H1N1.

CREO que antes de atreverse a divulgar información, se deben tocar las puertas adecuadas que conlleven a la publicación de textos puntuales, concretos, con bases científicas, con información fidedigna y sin politiquería... sobre todo, cuando ha habido vidas involucradas.

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

Carlos Mtz:

Creo que quizá deberías leer un poco más, y un poco más cuidadosamente, antes de descalificar. Por ejemplo, puedes documentar mi "apoyo incondicional" (ja ja) a López Obrador viendo lo que comentó de la pendejada irresponsable que dijo sobre la influenza (aunque no pude ampliar el punto, debido a razones de espacio) en mi última columna.
Pero en caso de que a alguien le interesen mis posturas políticas, voté por López Obrador (y lo anuncié, como lo estaban haciendo otros columnistas de Milenio) en mi espacio. Lo hice con convicción y con ilusión. Me decepcionó profundamente lo dudoso del resultado de la elección, la vergonzosa actuación del presidente del IFE, la confusión, desinformación, la torpeza de AMLO y el PRD, el cinismo y actitud abusiva de Calderón (haiga sido como haiga sido) y el PAN, y la abundante evidencia que permite seguir sospechando, si probar, que pudiera haber habido una manipulación deshonesta de los resultados electorales.

Luego me ha ido decepcionando poco a poco el constante deterioro de López Obrador, que cada vez parece más tonto y peor asesorado. NO sé volvería a votar por él. Pero al mismo tiempo, sé que nunca podría votar por el PAN, un partido de derecha, autoritario, impositivo, intolerante, cínico y corrupto (tan corrupto o más como el PRI al que no se cansa de criticar, dándose baños de pureza).

Si consideras que tus fuentes de información científica tienen que coincidir con tus filias y fobias partidistas, siéntete libre de informarte donde gustes. Si me puedes mostrar donde cometo errores o inexactitudes, te lo agradeceré y trataré de corregirlos y evitarlos en el futuro. Pero lo que no puedes pretender es el chantaje de "no digas lo que no me gusta o te dejo de leer".

¿Estamos claros?

Saludos,
Martín

eltemibledani dijo...

Don Martín Bonfil O.

Después de muchos meses de leer su columna me animo, al fin, a comentar en su blog.

Mi comentario es respecto a lo que escribió un poco más arriba:

Pero existe evidencia sólida, reportada en el libro de José Antonio Crespo, '2006, hablan las actas', de que por lo menos, es imposible asegurar que Calderón ganó las elecciones.

Con todo respeto; como diría el "clásico", el libro que usted menciona si de algo carece es precisamente de "evidencia sólida". ¿En qué sustento mi afirmación? En las lecturas de: i) éste breve análisis al libro de marras, realizada por Fernando Pliego Carrasco, y ii) de la réplica que a su vez le hace el mismo José Antonio Crespo.

¿En qué fundamenta Don Martín Bonfil su temerario y contundente breve comentario? No tengo la menor idea. Lo que sí sé es que no lo fundamenta en la lectura del libro de marras, porque si algo se extrae del mismo, es justamente que "sí hay certeza en los resultados electorales y el autor no logra demostrar lo contrario, 'porque quien acusa debe primero probar'". Estas últimas palabras son de Fernando Pliego Carrasco.

Me despido de usted Don Martín enviándole un gran saludo.


Elías Daniel Galván A.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Temible Dani: No creo que tenga mucho caso discutir el tema... El PAN logró polarizar a la población de este pobre país de modo tan radical, que el diálogo se vuelve imposible: parecería que quienes creemos que hubo fraude y quienes lo niegan viviéramos en mundos distintos, donde las palabras significan cosas distintas, lo que constituye una prueba es distinto, y los criterios lógicos para armar un argumentos son distintos. En ciencia suele ocurrir esto; Thomas Kuhn lo describió magistralmente en su libro La estructura de las revoluciones científicas: los científicos que creen en dos teorías opuestas llegan a hallar que es imposible discutir, pues no se ponen de acuerdo ni en métodos, evidencia o lenguaje. Kuhn lo llama "inconmensurabilidad".

Ya el tiempo y la historia nos dirán qué pasó en realidad... o quizá no.

¡SAludos y gracias por escribir!
Martín