miércoles, 23 de diciembre de 2009

Ciencia y política

Por Martín Bonfil Olivera
Publicado en
Milenio Diario, 23 de diciembre de 2009

A diferencia de los modelos simplificados de la teoría, la realidad es una maraña compleja, o más bien una red donde los elementos que la conforman se conectan unos con otros de modo intrincado y múltiple.

La ciencia es la disciplina que ayuda a entender tales conexiones. Produce modelos que, si bien idealizados, son confiables, y por ello nos ayudan a tomar decisiones apropiadas. La política, en cambio, es el arte de aprovechar esas conexiones, o crear las que hagan falta, para lograr que las cosas sucedan en una sociedad (“el arte de lo posible”, dicen que dijo el canciller von Bismarck).

El conocimiento científico muchas veces es impulso y cimiento para construir acciones políticas. Pero no basta: hace falta habilidad política para lograr que la trama se sostenga.

A veces se logra; a veces no. En Copenhague no se logró, a pesar de los datos científicos sólidos y el consenso sobre qué hacer. Los amarres opuestos al acuerdo —los costos económicos de reconvertir las industrias de países poderosos; los costos políticos inevitablemente ligados a ellos— lo impidieron.

En la Ciudad de México, en cambio, la habilidad política apoyada en el conocimiento moderno sobre el ser humano y su sexualidad permitió aprobar el matrimonio homosexual, incluso sin el injusto candado que impedía —con implícito argumento homófobo— la adopción.

Pero ciencia y política son procesos: no se detienen. Tarde o temprano, los acuerdos para paliar el daño climático tendrán que tomarse. A menos, claro, que descubramos algo nuevo: una inesperada buena noticia que tendría, también, que estar basada en la ciencia.

En cuanto a derechos humanos, sexuales y reproductivos, el avance, aunque lento, no cesa. Las autopsias estuvieron prohibidas, por motivos religiosos, durante siglos, hasta el renacimiento. Negros y mujeres, considerados inferiores, no pudieron votar sino hasta mediados del siglo pasado. La fertilización in vitro causó intenso debate, también por prejuicios religiosos; el hecho de que la expresión “bebé de probeta” suene hoy obsoleta muestra que las sociedades avanzan y asimilan los cambios que las benefician.

Hace poco, la homosexualidad se castigaba legalmente. Hoy se reconoce la igualdad plena de todas las parejas, sin importar su orientación sexual, ante la ley. En el futuro próximo hay otros temas pendientes: derecho al aborto, a la eutanasia, investigación con células madre. Y más allá, propuestas de “derechos animales” para grandes simios (gorilas, orangutanes, chimpancés).

En un estado laico, las decisiones deben basarse en conocimiento confiable, y tomarse para ampliar, no reprimir, los derechos de todos. La ciencia ayuda a la política a conformar nuevos amarres para que los cambios necesarios en la compleja red social puedan construirse y sostenerse. Enhorabuena… y feliz navidad.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

17 comentarios:

El Agus dijo...

Bienvenidos sean todos los cambios para mejorar aunque sean tan graduales y lentos.

Sólo se desea que, para años venideros, ya no existan retrocesos, que existen por ahi aún muchas voces que siguen creyendo que los negros son inferiores, que las mujeres no deben votar y quedarse en la cocina o bien que los matrimonios gays van en contra de la naturaleza.

A ellos sólo se les puede decir: ustedes disculparán, nosotros somos más.

Feliz navidad Martin y próspero año nuevo 2010. Un abrazo.

Ribozyme dijo...

Es una lástima que no comenté en tu post pasado, pues andaba entrentenido con los preparativos para viajar en estos días. Te felicito por tu franqueza y por tu (larga) relación con tu pareja. ¿Tienen intenciones de casarse ahora que se puede? Mucho me temo que, ahora que le aclaraste tu orientación, que eres un "perverso, degenerado y pecador", según la postura oficial católica, Luis Martín ya no se vea mucho por aquí.

Yo no entiendo cómo el hecho de que dos personas que en verdad se aman, a pesar de no poder reproducirse entre ellas (por el momento), tengan la oportunidad de que su unión sea tan reconocida como la de los que sí se pueden reproducir entre sí, demerite del matrimonio, si lo que hace es aumentar el número de matrimonios que se aman. Tampoco veo cómo el ver manifestaciones de cariño entre dos personas que se aman pueda ser malo para un niño. Las personas que dicen que eso podría traumatizar a un niño lo único que hacen es proyectar sus propios prejuicios, contra los cuales el niño se verá vacunado por dicha experiencia.

DEMERZEL dijo...

Es gratificante que esta vez ciencia y política hayan echo buena mancuerna para llevar a una acción sensata, como bien menciones Martín.

A medida que como sociedad nos demos cuenta que la ciencia puede ayudarnos a tomar mejores decisiones tanto en política como en muchos otros aspectos de la vida diaria, tendremos esperanza de evolucionar hacía una sociedad con oportunidades en este siglo XXI, siglo del conocimiento.

No hay que perder la vista del camino.

Un abrazo Martín, y que pases ¡excelentes fiestas de fin de año!

Espero continuemos el diálogo en 2010.

José Enrique. dijo...

Es cierto que el argumento contra la naturaleza entendido como "lo que aparece en cualquier ámbito natural" es falso en cuanto que en el mundo animal existe esas conductas en diversos animales como lo han probado diversoso estudios. Sin embargo, el argumento fundamentado en la premisa "todo lo natural que aparece en el mundo es humanamente deseable" prueba demasiado. Es claro, que existen conductas en el reino animal, como comerse entre miembros de la especie, abandono de crías, lucha de machos para escoger hembras y otras conductas de hecho muy interesantes, pero de ahí no lo convertimos en derecho humano (aunque de hecho antes haya sido así como la exposición de infantes según el Derecho Romano), sino lo rectificamos. En ese sentido no basta afirmar que en el mundo natural hay homosexualidad para decir que eso lo convierte en derecho. Al menos falta un argumento para explicar porque en algunos casos rechazamos conductas animales como inaplicables a nosotros y cuando no.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Perdón, José Enrique, no seas tramposo. El argumento basado en lo que aparece en la naturaleza es que, como la homosexualidad supuestamente NO aparece, entonces es "antinatural" y por tanto aborrecible -o cuando mucho, tolerable, pero no respetable ni mucho menos deseable.

Ahora quieres, sin parpadear en lo más mínimo, voltear la cuchara y decir que, como la homosexualidad ES natural -en el sentido de aparecer en la naturaleza-, pues no basta con eso para que sea respetable o deseable.

No, no basta con eso, pero lo importante es que quienes quieren basar el rechazo a la homosexualidad en el "argumento de la naturaleza" quedan refutados.

Ahora, ¿presentas tú algún argumento, alguna razón, para negarle a la homosexualidad el estatus de respetable e incluso, por qué no, deseable?

¿O es nomás una cuestión de gusto?

Porque si es así, tu gusto o el mío o el de cualquiera valen lo mismo, pero no se vale que sin argumentos, por cuestión de gusto -o de capricho- se nos nieguen derechos que todo ciudadano tiene a algunos otros ciudadanos nomás porque tenemos gustos distintos.

¿Así, o más claro?

Saludos,
Martín

Ribozyme dijo...

Complementando lo que dice Martín: dado que el argumento de que "es antinatural" no se sostiene ¿Existe algún otro argumento de peso para decir que el amor y la pareja formada entre personas del mismo sexo sea menos buena que lo que se da entre personas de diferente sexo?No, y reto a cualquiera a que demuestre que me equivoco.

Ribozyme dijo...

Hubiera sido más correcto decir "sean menos buenos".

José Enrique. dijo...

En efecto, el argumento de que no aparece en la naturaleza es empíricamnete falso. Pero aún así queda la pregunta pendiente de que no basta que esté en el mundo de animales no humanos para que quede racionalmente justificado. Es eso lo que quiero señalar.

José Enrique. dijo...

Para Ribozyme:

"Adult attachment style dimensions in women who have gay or bisexual fathers."

This study explored possible differences in adult attachment style dimensions between women with gay or bisexual fathers (n = 68) and women with heterosexual fathers (n = 68) using a revised version of the Adult Attachment Scale (Collins & Read, 1990b). Data analysis revealed highly significant differences between groups on all three adult attachment dimensions. Women with gay or bisexual fathers were significantly less comfortable with closeness and intimacy (t = 5.264, P = .0001), less able to trust and depend on others (t = 6.621, P = .0001), and experienced more anxiety in relationships (t = 4.368, P = .0001) than women with heterosexual fathers. Theoretical and methodological issues, conclusions, and implications related to the findings are discussed. (PsycINFO Database Record (c) 2009 APA, all rights reserved) (journal abstract)

Anónimo dijo...

Para Ribozyme:

Children of homosexual parents report childhood difficulties.

Autor Cameron, Paul1; Cameron, Kirk1
Referenced as both supporting and weakening the case for parenting by homosexuals, 57 life-story narratives of children (aged 5-66 yrs) with homosexual parents published by L. Rafkin in 1990 and L. Saffron in 1996 were subjected to content analysis. Children mentioned one or more problems or concerns in 48 (92%) of 52 families. Of the 213 scored problems, 201 (94%) were attributed to the homosexual parent(s). Older daughters in at least 8 (27%) of 30 families and older sons in at least 2 (20%) of 10 families described themselves as homosexual or bisexual. These findings are inconsistent with propositions that children of homosexuals do not differ appreciably from those who live with married parents or that children of homosexuals are not more apt to engage in homosexuality. (PsycINFO Database Record (c) 2009 APA, all rights reserved)

Emmanuel Jafet: dijo...

Esos artículos están mal colocados como comentarios.

1.- No se entienden bien puesto que no sabemos que significan la n, la p y la t. Creo que se resumió mal el artículo o se citó erroneamente.

2.- Sólo se menciona que las mujeres de padres homosexuales son más ansiosas que la de padres heterosexuales. ¿y esto que tan significativo es? ¿eso es demasiado grave? ¿la incidencia es mucha?

3.- Además, ese fragmento de artículo no descalifica las adopciones homosexuales puesto que se dice: "Estos resultados son coherentes con las proposiciones que los hijos de los homosexuales no difieren sensiblemente de los que viven con padres casados o que los hijos de los homosexuales no son más propensos a participar en la homosexualidad."

4.- Los resultados no son nada concluyentes, pero son algo informativos. Me gustaría que las estadisticas de investigaciones (comcluyentes) de los problemas de los padres homosexuales pudieran compararse cuantitativamente con los de los heterosexuales y salir de dudas de una vez.

Saludos.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

"Mucho me temo que, ahora que le aclaraste tu orientación, que eres un "perverso, degenerado y pecador", según la postura oficial católica, Luis Martín ya no se vea mucho por aquí"... MUCHO TE AGRADECERIA, Ribozyme, que no imagines lo que haré o no haré.

Descansé unos dias y ya no apareci en este blog, hasta ahora.

NO, NO HA VARIADO NI UN APICE mi concepto de Martin Bonfil, desde que empece a leerlo, pues mi concepto de el es en las ideas que propone y defiende. TE QUIERO DECIR que si revisas mis entradas anteriores, YO SOY quien te ha dicho un ay otra vez, que NO PREJUZGUES Y NO PONGAS PALABRAS EN LA BOCA DEL OTRO lo que no ha dicho. Si no lo recuerdas, te lo recuerdo: te dije que cuando hablabamos, no preguntabas ni mi color, ni mi nacionalidad, ni mi condicion economica u orientacion politica... y no lo hacias PORQUE REALMENTE NO IMPORTA ello, pues lo que se juzga son LAS IDEAS VERTIDAS y no se juzga a la persona. Lo dije y esta grabado.

Y si tuvieras un poco de tiempo, relee lo que le digo al tocayo, donde le reconozco su merito personal (aunque el en lo personal y de manera sencilla no lo acepta), asi que NO ME CUELGUES LETRERITOS ni de homofobico ni de cosa parecida.

A ver, clarito: Quien sea, quien sea escoja su preferencia (de cualquier tipo) que esa es cosa suya, asi como tambien ES MI DERECHO compartirla o no... si no me tiene que gustar para respetarla. LO QUE SI DE PLANO te digo, es que no me gusta tu falta de cabalidad queriendo amarrar navajas. Estoy a tus ordenes para polemizar lo que dije y digo, pero nunca para lo que no dije. Eso es de mala leche.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Bueno, que yo recuerde, nunca hice tal cosa como "aclarar mi orientación", quizá porque no creo mucho en realidad en el muy artificial y limitado concepto de "orientación". Lo que dije es que tengo una pareja que es de mi mismo sexo, pero no brinquen a conclusiones... (qué aburridas las etiquetas, ¿no?)

Segundo: los estudios se ven interesantes, pero aguas, tienen vicio de origen. ¿cómo definieron sus poblaciones? ¿qué pasaría si se hiciera un estudio equivalente con padres indígenas, negros, pobres? ¿Qué conclusión sacaríamos? Ante conceptos tan artificiales, tan culturalmente construidos como la orientación sexual, es muy peligroso aplicar las herramientas simplistas de la biología, porque podemos llegar siimplemente a hallar las correlaciones que SUPUSIMOS que podíamos encontrar, y entonces simplemente reforzar nuestro juicio previo. Aguas.

Abrazo para todos,
martín

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Tocayo:

Solo te lo aclaro para ya de una vez zanjar polemicas. Lo que dijiste o no dijiste fue de manera espontenea y libre, por supuesto no a pregunta mia (ni derecho tendria a preguntar pero tampoco necesidad de preguntar). Lo dijiste y punto; si acaso, aunque en su momento rechazaste mi comentario, a mi me sigue pareciendo bien que lo dijeras. Insisto, no importa que rechaces mi reconocimiento, yo pienso que estuvo bien decirlo

Ahora bien, CONCUERDO COMPLETAMENTE contigo en que REALMENTE NO IMPORTA hablar de nosotros en lo personal, SI LO QUE REALMENTE IMPORTA son las ideas puestas aqui, para que todos aprendamos mas. Si una idea expuesta, se le valora o desvalora, dependiendo de quien la diga y la situacion individual de ese quien, ESO ES DISCRIMINACION y es inaceptable...

... Por eso (asi lo pienso) tambien concuerdo contigo en que las etiquetas estorban; pero, te hago una observacion, con todo respeto: en las polemicas sostenidas en este espacio, TODOS hemos caido en algun momento en etiquetar, incluso tu. Lo que si es que hay algunos que lo hacen sin el menor pudor y otros, como tu, que se ve que se esfuerza en no hacerlo. Prefiero verlo como esa imperfeccion del raciocinio que le impide a uno alcanzar la excelencia Y QUE NI HABLAR, HAY QUE ESFORZARSE POR NO CAER.

Si aun tengo un minuto de tu atencion, te platico un proposito mio (me gustaria cumplirlo mas): PASAR DE DECIRLE A ALGUIEN "ERES UN TONTO" A MEJOR DECIR "HACES TONTERIAS"... PERO LO MEJOR, MEJOR ES DECIR "ESTO QUE HICISTE FUE UNA TONTERIA". Es decir, centrarnos en lo objetivo y dejar los calificativos personales, que en realidad, es subjetivo y (como dices tu) es una etiqueta y (ocmo digo yo) un letrerito gratuito.

Y como te decia, te sigo leyendo y en lo posible, opinando.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Bueno, de lo de las etiqutas, me refería a las sexuales, exclusivamente (yo sí creo importante etiquetar a un violador de violador, a un criminal de criminal, a un oscurantista o fanático religioso o discriminador o intolerante, como tales... para ESO sirven las etiquetas, para marcar lo malo y combatirlo).

En cuanto a mis gustos sexuales, no me malentiendas: sólo digo que quizá son más amplios de lo que podría parecer. Pero que no pase lo que cuando fui a mi primera marcha del orgullo gay con mi novio Raúl, que nos sacaron una foto en La Jornada ¡pero nos taparon la cara! (o sea, malentendieron que debían "protegernos" cuando el chiste de ir a la marcha era ¡dar la cara!).

Nunca he tenido miedo de dar la cara en este asunto, que quede claro.

Bueno, ya ni sé por qué estoy escribiendo esto, pero vale.

saludos
Martín

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Tocayo y Amigo: pongamoslo asi, cuando quieras decir algo de ti o de otro asunto, te escucho. Si no lo quieres decir, por no ser pertinente, igual está bien.
En lo de las etiquetas, PENSAMOS DIFERENTE, pero bienvenida la diferencia. Yo creo que las etiquetas valen para las cosas, pero no en las personas.
Sale entonces, si te parece, A LO QUE SIGUE (que temas interesantes HAY A PASTO).
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Hurrah! In the end I got a blog from where I know how to genuinely obtain valuable data regarding my study and knowledge.


Here is my blog: saskatchan