jueves, 17 de diciembre de 2009

Gays: ciudadanos de segunda

Por Martín Bonfil Olivera
Publicado en
Milenio Diario, 17 de diciembre de 2009

Por supuesto que, como explicó Carlos Marín el lunes en “El asalto a la razón”, la propuesta de matrimonios entre personas del mismo sexo es discriminatoria y “de segunda”, pues niega el derecho a adoptar. Refleja así el prejuicio homofóbico: los gays pueden casarse, pero no criar a un menor. ¿Qué tal si lo pervierten? (En otras palabras, al final ser gay sigue siendo algo malo.)

Pero los gays, lesbianas, bisexuales y transgénero han sido siempre ciudadanos de segunda. Hasta hace poco, la homosexualidad estaba penada por la ley (todavía lo está en muchos países).

Parte de la razón es que el discurso religioso considera cualquier comportamiento sexual que se aparte de la norma (o quizá simplemente cualquier comportamiento sexual) como “antinatural” y pecaminoso.

Pero —da flojera repetirlo— el comportamiento homosexual es tan natural que se presenta prácticamente en todo el reino animal (consulte el excelente libro La orientación sexual, de Luis González de Alba, Paidós, 2003, para más detalles). Hipócritamente, la iglesia lo califica de “inmoral” y “contrario a las leyes naturales”, cuando lo que quiere decir es “contrario a la ley divina”.

Como afirma el diputado David Razú, la propuesta de “matrimonio libre” “no atenta contra los derechos de nadie (…) porque actualmente es un derecho que tienen las parejas heterosexuales y lo que se pretende es dárselo a todos los ciudadanos”.

Y hablamos de entre 4 y 10 por ciento de los ciudadanos, no de una “minoría” insignificante, como afirma el majadero Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México. Ciudadanos que pagan impuestos y cumplen las mismas obligaciones que cualquier otro. Para negarles sus derechos, se necesitarían argumentos sólidos, no prejuicios y “mandatos divinos” transmitidos por representantes autonombrados.

Otra mentira de los opositores a la iniciativa es que “daña al matrimonio”. Nunca han explicado por qué. El matrimonio es una institución social, no natural. Pero el ser humano es el único animal capaz de trascender su naturaleza. ¿Por qué limitar el concepto de matrimonio o familia únicamente a la procreación?

Más que tolerancia —soportar algo con lo que no se está de acuerdo—, lo que la propuesta de matrimonio libre busca es avanzar hacia el respeto pleno a los derechos ciudadanos de todos. Es incompleta, pero sin duda su aprobación será un avance.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

28 comentarios:

Adrián Robles dijo...

Acuérdate que, los gays no van al cielo, los pedófilos sí.

Adrián Robles dijo...

Estaba leyendo algunos comentarios en el universal acerca de la nota y, aunque la medida puede ser aceptada, en la población hay una homofobia enfermiza que da asco. A lo mejor se les da el derecho, espero, pero desafortunadamente tenemos un camino largo por recorrer para lograr que se ganen el respeto general.

Buena entrada.

El Agus dijo...

Hola Martin:

Con tu permisito te mando el link a un post que hice en mi blog sobre el asunto:

http://eltianguisbloguero.blogspot.com/2009/11/matrimonio-entre-personas-del-mismo.html

Tu sabrás perdonar el spam pero es un post sobre el mismo tema. Muchas gracias y saludos.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Tanto se festejaron las sociedades de convivencia, y no les fues suficiente.

Pugnan ahora por los matrimonios...y no les seran suficiente

Ya siendo matrimonios, la siguiente batalla será para la adopcion. Y no será suficiente. Martin, los matrimonios homosexuales, en la naturaleza, NO TENDRIAN NI UN AOPORTUNIDAD DE SOBREVIVIR... evolutivamente, solo sobrevive lo que se reproduce.

Pero, en fin, cuando conviene deberiamos seguir lo natural... cuanod conviene, seguir el camino humano, diferente del natural, es lo mejor. SIEMPRE hay razon, siempre argumento, para lo que se quiera.

No tengo ninguna esperanza a este respecto, haran lo que quieren, solo porque quiern hacerlo, no porque deba ser asi o sea mejor que asi sea.

Que curioso, los cambios legislativos en el DF son aplaudidos, lso cambios legislativos en 18 entidades (otras) SON CRITICADOS ACREMENTE, aunque unos y otros REFLEJAN lo que es la voluntad de sus poblaciones... ¿no siempre la democracia gusta, verdad? a veces solo gusta cuando tiene los efectos que nos parecen mejores...

Se quieren casar? alla ellos... por certo: ¿saben ustedes que es de la vida de la primera pareja que firmo una sociedad de convivencia (tan difundida en so medios)? ya se separaron. Asi de trascendente era su paso.

Feliz Navidad, Tocayo.

Anónimo dijo...

LMBO: ay no maaaa..!!

El Agus dijo...

Y que se aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo y que si pueden adoptar finalmente. Bien por el DF.

http://www.milenio.com/node/345739

Martín Bonfil Olivera dijo...

ADrián: Pues sí, un largo camino... pero vamos avanzando! Las mujeres no podían votar, los negros tampoco (y antes podían ser esclavizados), los gays no podían mostrarse en público... hoy vamos enderezando todas esas injusticias. ¡Adelante!

Agus: ¡Buen texto! Bien documentado y reflexionado. Y ¡bravo!, ya se aceptó, y mejor de lo que esperábamos! :)

Luis Tocayo: Ahora sí creo que mejor no te contesto, porque lo haría enojado. Sólo diré tres cosas: a) Ya se aprobó. ¡Viva! Al que no le guste, que no se case con alguien de su mismo sexo, y todos contentos. b) La oposición a la adopción, revela homofobia: puede tolerarse que existan gays y se casen, pero no que adopten porque el hijo podría salir gay también. Y eso no es aceptable (o sea, ser gay es malo). No. O aceptamos que ser homosexual no es anormal ni antinatural, o no lo aceptamos. si no lo acetpamos, somos homófobos, o sea discriminadores. Y la discriminación no es tolerable en una sociedad democrática. Y c) Si veo que la nueva ley permite que las parejas del mismo sexo le den prestaciones de trabajo a sus parejas (seguridad social, etc), de inmediato me caso, aunque no crea en la instituciones del matrimonio, con Raúl, mi pareja desde hace 17 años, con quien no he tenido derecho a gozar de los mismos beneficios que cualquier pareja heterosexual durante todo ese tiempo. Será justo, y lo disfrutaré; ¡más vale tarde que nunca!

(Y por si les surje la duda, no, no es que sea yo de clóset, al contrario; es sólo que no me interesa ser conocido como activista por la diversidad sexual, sino como divulgador científico).

Martín Bonfil Olivera dijo...

Chín, con la emoción escribí "surje" en vez de "surge". ¡Chale!

Adrián Robles dijo...

Martin, los matrimonios homosexuales, en la naturaleza, NO TENDRIAN NI UN AOPORTUNIDAD DE SOBREVIVIR... evolutivamente, solo sobrevive lo que se reproduce.


Entonces, a todas las parejas heterosexuales que se quieran casar, se tienen que someter a una prueba para ver si pueden tener hijos, si no, no hay casorio. Y todos los que no pueden tener, que se divorcien.

Martín Bonfil Olivera dijo...

¡Ja ja, buena respuesta, Adrián! Y no es que se trate de ridiculizar o descalificar a nadie, Luis Tocayo, es simplemente que los argumentos para defender la discrminación no se sostienen. Cuesta trabajo, pero es como en ciencia: de pronto se ve uno obligado a renunciar a esa hipótesis -o creencia, o convicción profunda- que había mantenido uno durante años, como fundamento de muchas cosas. Pero al enfrentarse a pruebas contundentes de que está equivocada, ¡pues ni modo! Hay que abandonarla y ajustar nuestro sistema de creencias.

Algo así dijo el Dalai Lama cuando le preguntaron "¿Y qué haría el budismo si la ciencia demostrara que no existe el alma?", a lo que respondió: "Bueno, supongo que tendríamos que ajustar nuestras creencias...".

Un saludo a todos. A Todos. Y recuerden, ¡viva la discrepancia, que es la base de la democracia!

Martín

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Tocayo:
1. "Ahora sí creo que mejor no te contesto, porque lo haría enojado" pues sí que me contestaste, pero espero que solo haya sido de manera DE INTENSA CONVICCION (se te nota) pero no enojado. No tiene caso enojarse
2. Disculpame, Tocayo, tu punto b) es reduccionista, en tu conclusion "si d, entonces e" no esta bien hecha la inferencia. No es digno de un cientifico objetivo (se que es dificil ser objetivo en algo en lo que uno ya tiene posicion ideologica)
3. Jajaja, orales, tu y el Adrian echandome monton... mira, yo no fui el primero que metio al ruedo lo de natural, fuiste tu... pero ya hablando de lo natural y no solo de lo humano, reitero lo dicho: en una poblacion de una especie cualquiera, si la poblacion "homosexual" (no se si se aplique el termino fuera de la especie humana) rebasa cierto numero, o incluso es mayor, PESOS A TOSTONES a que esa especie se extingue. Contundente. PERO, y aqui viene el pero, los humanos hace mucho que hacemos cosaas no naturales Y ESTA BIEN, porque lo natural, por ejemplo, es que la gran mayoria de nuestras crias fallecieran antes de la adolescencia, que no hubiera medicinas y que solo los fuertes se aparearan... NO ES ASI Y QUE BUENO, pero al pan, pan y al vino, vino, esto de la homosexualidad y su "normalidad" en nuesta sociedad, ES UN VALOR HUMANO y no natural... trato de explicarme bien: no digo que sea malo o bueno, digo que es humano y no natural. Por ejemplo, el concepto bondad o crueldad, es humano y no natural. La naturaleza no es cruel, pero tampoco es bondadosa. Simplemente ES.
4. pero por eso, debemos estar claros que esta dsicusion de homosexualidad normalizada o no, ES UNA DISCUSION SOLAMENTE HUMANA, y repito, si dije lo que dije, solo fue para contestar una afirmacion tuya, estimado tocayo.

5. Pero, quiero hacer un alto y darle el JUSTO VALOR a lo que sucedió aqui... mira, como ya habras visto, en esta tu columna varias veces he controvertido con el amigo Ribozyme, y en una de esas, hablando de ETIQUETAR GENTE, le decia yo que nunca se me hubiera ocurrido preguntarle ni su color de piel, ni su preferencia politica, ni su sexo, ni su nivel economico, PORQUE PARA INTERCAMBIAR IDEAS nada de eso es necesario saber... si alguien pregunta, PROBABLEMENTE inicie ahi una discriminacion. ¡y que curioso! mas bien yo le reclamaba que no me discriminara, que no me etiquetara como catolico (como si eso fuera malo) si con cuidado estaba yo solo argumentando razones fuera de lo religioso... EN FIN, A LO QUE VOY, estimado Tocayo, es que nunca se me ocurrio preguntar tu orientacion sexual, PUES POR LO MISMO, ESTOY MUY FIRMEMENTE CONVENCIDO QUE SE DEBE OIR TUS BASES DE ARGUEMNTACION, JUZGAR TUS IDEAS, PERO SIn PREJUZGAR POR QUE LAS DICES. Para mi eso es exactamente no discriminar. No hace diferencia la motivacion de por que dices lo que dices, solo me centro en el texto de tus razones.
6. Y para dar un justo valor a lo que pasó aqui, debo RECONOCERTE que en verdad es con intenisdad que planteas tus razones, nada te obligaba a develar tu vida privada y lo hiciste. Y no es cualquier cosa, no por ser tu pareja un hombre, sino porque son 17 años, porque se te lee convencido y porque es tu decision. MARTIN, SIGO PENSANDO IGUAL, PERO RESPETO TU INTEGRIDAD.

Eso no está peleado con que tantas veces no concuerde contigo, con que considere que estas obsesionado con traer temas polemicos como provocacion, con que te encanta tirar gallos a la arena. Y desgraciadamente, no he parendido a dejar pasar un pleito.

PERO REITERO, VALORO Y RESPETO LA CARGA HUMANA QUE SIGNIFICÓ LO QUE NOS DIJISTE. Sigo aqui leyendote con interes y combatiendote hast alo poco que puedo, siempre que piense que en algo yerras. Asi es como deberia ser ¿no?

Martín Bonfil Olivera dijo...

Nombre, la homosexualidad animal, lo reitero, es común y normal y natural. Pero claro, NINGUNA especie con dos sexos tiene una predominancia de individuos homosexuales, o se extinguiría. Los homosexuales y bisexuales etc. seremos siempre minoría. Y como no se contagia -a pesar de lo que digan los ignorantes-, no hay peligro. (Por cierto, por eso mismo no hay problema en criar niñ@s).

Y nada de reconocer, ni de "carga humana"... no es nada que oculte, nomás no había salido el tema (igual no me gusta comer mango, pero no ha salido el tema).

Pero encantado de discutir, y sí, un bueno amigo me llama "polemista" (prefiero eso que "obsesionado"). Mi colaboración en el programa Imagen en la ciencia (de vez en cuando, un ratito, domingos 9 a 10 am, en Imagen radio, 90.5 en el DF) se llama, por eso mismo, "a quemarropa": el que la tituló, me conoce bien. No me vendría mal aprender a ahorrarme pleitos, pero no creo muy probable que lo logre...

En fin, feliz navidad, a ver qué opinan de mi colaboración de mañana (si es que sale mañana, pues Milenio a veces se ve limitado por poner anuncios pagados).

Martín, que ya no sabe si la reforma le permitirá o no darle seguridad social a su pareja.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Sale pues, Martin, lo único que si DE PLANO no te entiendo ES QUE NO TE GUSTE EL MANGO… jajaja, ya no me vayas a polemizar, si no te gusta ni modo. Te sigo leyendo Y CLARO QUE DE REGRESO, TAMBIEN FELIZ NAVIDAD A TI. Vamos haciendo una cosa (que no se haga polemica): por ti que orgullosamente eres ateo, dejame hacer un encargo doble, por t y por mi, al Dios en que yo creo... total, su cumpleaños es lo que es el festejo de Navidad. En el fondo, quitando parafernalias, es eso: Su Cumpleaños. Un gran abrazo y lo mejor para ti, Tocayo. Te sigo leyendo...

Anónimo dijo...

¿De dónde infieres el porcentaje poblacional?

Martín Bonfil Olivera dijo...

Luis Tocayo: No me gusta el mango porque de chiquito (sí me gustaba) un día me encontré uno lleno de gusanos. ¡Guac! Desde ese día, no puedo verlo. Igual la guayaba (pobre de mí). El alcohol tampoco me gusta, porque sabe amargo (ni modo, gustos de niño). Sé que me pierdo de algo, pero ni modo... al menos nunca me agarrarán en el alcoholímetro.
feliz navidad también a ti, y a todos (vean la columna de hoy).

Anónimo Son estadísticas muy viejas, las originales son del Instituto Kinsey (pícale al link y por ahí están), pero sin entrar en complicaciones, es más o menos la cifra que se sigue manejando en general actualmente (aunque varía localmente, ¡en San Francisco tienen el porcentaje más alto de homosexuales en EUA!)

Anónimo dijo...

Interesante discusión, sólo creo que Luis Baltazar antepone lo que él cree que debería de ser ante lo que es. Definitivamente todos los seres humanos tenemos los mismos derechos y ellos deben de ser repetados siempre y cuando no se dañe a nadie, y la homosexualidad no lo hace.

Por otro lado está tomando a la naturaleza como algo que va hacia un propósito encaminado, como algo que debería de ser, pero quiénes somos para decidir sobre los demás, sobre imponer nuestro concepto de perfección. No es necesario saber mucho de biología para saber que la homosexualidad animal es completamente natural. Es bueno que se haga polémica con argumentos realmente sólidos, pero al parecer Baltazar se empeña en decir cosas sin reflexionar lo que implican. Saludos.

Prof. Miquel Nadal Palazón dijo...

"Martin, los matrimonios homosexuales, en la naturaleza, NO TENDRIAN NI UN AOPORTUNIDAD DE SOBREVIVIR... evolutivamente, solo sobrevive lo que se reproduce." Y, sin embargo, en la naturaleza, en los animales no humanos, existen las conductas homosexuales. Sólo si la homosexualidad fuera una conducta hereditaria (y hasta ahora no se ha probado que lo sea), sería válida esta aseveración. Es una clara evidencia de manipulación e inferencia mal hecha, que refleja los prejuicios de quien la realiza y no la descripción de una realidad latente en la homosexualidad o la evolución-

DEMERZEL dijo...

Que buenas charlas provocas Martín! jeje Pero en mi opinión siempre polemizas en temas socioculturales, en cuanto a ciencia eres bastante moderado en mi opinión... yo no puedo serlo! ;D

Felices fiestas!!!

PS. Aunque se festeje actualmente como el cumple de Jesús, en realidad la tradición es pagana y proviene de Babilonia me parece... Cualquiera sabe que los actuales ritos católicos son una mezcolanza de las decenas de creencias paganas existentes en el Imperio Romano durante el ascenso del cristianismo.

Prof. Miquel Nadal Palazón dijo...

DEMERZEL: En todo caso, fue en tiempos de Constantino, si no me falla la memoria, que se adoptó la fiesta de la natividad (antes se celebraba la Epifanía: la adoración de los Reyes, que siguió siendo la fiesta principal junto con las de Semana Santa hasta la Edad Media, como se puede ver en los libros de caballerías medievales; por ejemplo la "Historia de Merlín"). Y se la hizo coincidir con la natividad romana: el nacimiento del sol invicto, que parece ser que tenía su antecedente directo en los cultos de Mitra persas, que a su vez... ;)
En todo caso, todas las civilizaciones del hemisferio norte tenían una celebración importante (aunque no fuera la principal) alrededor del 24-25 de diciembre. Por razones astronómicas, claro. :)

Lino dijo...

Lo siento, no he leído toda la discusión pero hay conclusiones que van más allá del error natural.

Los gay no son ciudadanos de segunda por no poder adoptar, ya que esto es totalmente falso.

Relacionar el matrimonio y el debate con la adopción, con una posible discriminación me parece claramente tendencioso.

CUALQUIER PERSONA PUEDE ADOPTAR A UN MENOR, INDEPENDIENTEMENTE DE SU TENDENCIA, SEXUAL O CUALQUIER OTRA CONDICIÓN, en España. Lo que no tiene nada que ver con la adopción de parejas legalmente establecidas, con total imposibilidad para tener desdecencia, aun siendo totalmente fértiles.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Lino: No sé si te entiendo, pero sí hay discriminación: cuando a un subconjunto de ciudadanos se les niega un derecho que la mayoría de los ciudadanos tienen, hay discriminacion. A menos que haya fuertes razones para privarlos de dichos derechos (por ejemplo, a los criminales se les priva de su libertad, como castigo por su crimen y en previsión de futuros crímenes).

¿Cuál precisamente sería el argumento para privar a los gays del derecho a adoptar? Dicen que para evitar que el niño se volviera a su vez gay, pero la homosexualidad no se contagia (y, en todo caso, si la homosexualidad no es mala, ¿por qué sería malo que alguien fuera homosexual?). Dicen que porque el niño requiere dos modelos, masculino y femenino, pero eso privaría de sus derechos a cualquier madre o padre soltero... Dicen que para que el niño no corra riesgo de ser violado o pervertido... cualquier padre que maltrate a su hijo merece ser castigado, sea homo o heterosexual. Revisa las estadísticas de padres y madres heterosexuales que maltratan, violan, prostituyen o matan a sus hijos o hijas, y verás que el ser buen o mal padre no se correlaciona con la orientación sexual.

En resumen, no hay argumentos para justificar la limitación del derecho a adoptar en el caso de parejas homosexuales. Se trata de un caso claro de discriminación.

Lo bueno es que, al menos en la ciudad de México, ¡ya se acabó!

Martín

Lino dijo...

Estimado Martín, no, no me debes haber entendido, probablemente por no explicarme bien.

Ni las parejas, ni los «subconjuntos» de ciudadanos, tienen derecho alguno. Los que tienen derecho son las personas, los ciudadanos en general, cada uno de ellos, no el grupo. Todos, evidentemente, forman un grupo, o subconjuntos de ellos, pero no por eso son merecedores de derechos (mucho menos de privilegios, pero este es otro tema), pero si solo por ser ciudadanos.

Me explico. Tal vez el problema de la confusión viene porque en España, un individuo en solitario, puede adoptar sin ningún problema (salvo que entre dentro de algún supuesto que lo haga inhábil, como enfermedad o crimianlidad). Solo cuando esta unido legalmente a otra persona, la adopción ha de ser consentida por ambos, y LOS DOS pasan a ser padres (padre y madre, es decir, progenitores). Si uno no quiere, el otro se fastidia. Y esto no es tampoco discriminación. En el caso de las uniones homosexuales, la adopción implicaría que los dos fueran padres (lo cuál obviamente, sería imposible bajo ningún supuesto, aunque si sería posible que lo fuera uno de ellos), y es otro debate, pero no tiene nada que ver con la discriminación.

La cuestión es que bajo la premisa de que individualmente cualquier persona pueda adoptar, pero sin conceder la categoría de progenitores a una unión entre personas por algún motivo (en este caso por ser ambos del mismo sexo), no es ninguna discriminación, lo mires por donde lo mires.

Emmanuel Jafet: dijo...

Yo no entiendo la obviedad. ¿Eso es bajo un argumento jurídico verdad? Pues entiendo que los padres homosexuales no pueden tener el título de "progenitores" por que este implicaría que uno recibiera el título de padre y el otro madre, y este caso ambos serían padres, pero, ¿por qué para adoptar tendrían que recibir el título de "progenitores"? Cuantas "familias" (entendidas como instituciones sociales que suplen esa función) conocemos que no se forman por padre y madre.


Me imagino que debe haber muchos problemas en los países donde se acepta la poligamia ¿quién sería quién?. A los padres homosexuales se les debería distinguir de otras formas. Como padre A y padre B ¿no?, es un chiste jaja. Espero que mi chiste no se lo tomen a pecho.


Saludos.

Lino dijo...

Ennmanuel Jafet:

No dudo que existen «familias» que cumplen su función perfectamente y que no están formadas por padre y madre. Precisamente por eso no están legalmente reconocidas como padres o madres, a todos sus componentes. Sin embargo, nadie duda que pese a todo, ese niño o niña tiene un padre o madre, únicos, en alguna parte.

La solución que aportas (padre A y B), podría ser una solución. Pero esa no es la discusión que mantengo, sino que no hay discriminación si DOS PADRES no son reconocidos como tales (algo biológicamente imposible). Es decir, si la solución que aportas no se considera, no significa que haya discriminación, como parecía dar a entender el artículo.

La cuestión es que es cierto que esas familias que educan a sus niños, tienen derecho a tener reconocida su situación, pero esta no ha de pasar por obligar a los demás a cambiar los nombres a las cosas y sus significados.

Personalmente, yo crearía la figura de tutor, para reconocer estos derechos, en exacta igualdad de los demás, pero sin imaginar cosas imposibles.

Saludos

Adrián Robles dijo...

¿17 años? Qué aguante... de Raúl. Jojojo.

Emmanuel Jafet: dijo...

Ahora sí que he entendido. Gracias Lino por haberte tomado la molestia de responder a mi pregunta.

Y de paso también agradezco a Martín Bonfil por prestarnos este espacio para la sana comunicación de las ideas (espero no tomarme muchos atrevimientos).

Saludos de nuevo.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Adrián: jo jo, muy chistosito. Pues sí, ha tenido aguante... y yo soy muy afortunado.

Lino: Creo que pierdes de vista algo importante, fundamental. Cuando hablamos de discriminación no estamos hablando de un problema práctico (si quieres tener un niño adoptado, adóptalo como individuo, y problema resuelto. Como decimos en México, ¿para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo?). No.

De lo que estamos hablando es de un principio: los homosexuales, bisexuales, transgénero etc. (nunca seguro si debería decir "etcétera", pero por las dudas lo pongo para no dejar a nadie fuera) son ciudadanos exactamente iguales a cualquier otro, y por tanto merecen exactamente los mismos derechos. Si una pareja heterosexual tiene derecho a adoptar COMO PAREJA, una pareja homosexual TIENE que tener ese mismo derecho. De otro modo, se trata de una restricción de sus derechos DEBIDA a su orientación sexual. Punto.

Puede parecer un punto fino, hasta que te das cuenta que son esos puntos finos los que han permitido la discriminación de homosexuales, negros, mujeres, indios, etc. a lo largo de toda la historia. Para usar otro dicho común en México (no sé en España), "lo que no es parejo, es chipotudo".

En mi caso particular, no tengo el menor interés en adoptar un niño (¡ni loco!), pero, para citar al clásico, defenderé hasta la muerte el derecho de los demás a hacerlo.

Y si en ello tenemos que ajsutar el lenguaje, como ya lo hemos hecho con muchas frases y palabras que tenían connotaciones racistas, machistas, etc., pues ¡hagámoslo! El lenguaje es una entidad viva, que evoluciona.

Saludos
Martín

Lino dijo...

Ennmanuel Jafet, no hay de qué.

Martín, no dudo de que hay intereses homofobos, políticos y/o religioso-fundamentalistas entre los motivos para no permitir a una pareja del mismo sexo, es decir, no por su orientación sexual sino por una circunstancia biológica, la adopción como padres o madres, como si de progenitores se tratase.

Pero creo que el uso del victimismo para defender esta posibilidad, no me parece adecuado. Puede que sea eficaz en cuanto a lograr un objetivo, pero no convincente en el fondo.

Yo tampoco entiendo que en España una persona no pueda adoptar sin el permiso de su pareja (ni siquiera como padre único, debiendolo hacer separada legalmente) ¿Es discriminación? no lo sé, no me parece, pero puede ser un error, simplemente.

Una pareja heterosexual no es que tenga derecho a adoptar como pareja, es que puede tener hijos como pareja, y la adopción es un extensión de dicha capacidad, o una medida paliativa en caso de infertilidad. Decir que una pareja homosexual tiene también derecho a adoptar como pareja, es como decir que tengo derecho a estar embarazado, aún siendo hombre. (¿si las mujeres pueden, por qué no yo? esto debe ser un caso de discriminación sexual x-D)

Que las circunstancias, sean las que sean, acaben con una pareja homosexual educando a un niño/a, entiendo que en el terreno individual han de tener reconocidos sus derechos en cuanto a los vínculos de convivencia. Esto podría ser discriminación o desigualdad, pero no por orientación sexual (aunque sea la causa), sino por mala gestión, por abuso de autoridad, y esto ocurre no solo con parejas homosexuales, sino con otros muchos casos como los de primas ancianas que viven juntas desde hace mucho tiempo y otros similares dispersos, que no tienen la atracción mediática que tiene el colectivo gay.

Saludos