martes, 20 de abril de 2010

Un biólogo contra el Papa

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Publicado en
Milenio Diario, 21 de abril de 2010

Cuando, a raíz de los escándalos de pederastia que sacuden a la iglesia católica, se comenzó a discutir en los medios la posibilidad de que el Papa Benito XVI renunciase, el famoso biólogo Richard Dawkins escribió:

No, el Papa Ratzinger no debe renunciar. Debe permanecer a cargo de todo ese edificio putrefacto –esa institución usurera, temerosa de las mujeres, hambrienta de culpa, enemiga de la verdad, violadora de niños– hasta que, en medio de un hedor a incienso y una lluvia de cursis corazoncitos sagrados para turistas y vírgenes ridículamente coronadas, se derrumbe alrededor de sus orejas.

Hoy Dawkins, una de las voces más respetadas en biología evolutiva, además de entusiasta defensor y promotor del ateísmo, pide que Ratzinger sea arrestado y juzgado en septiembre, cuando visite Inglaterra, por haber evitado que sacerdotes abusadores de menores fueran juzgados en cortes civiles, siguiendo la vieja práctica de la iglesia de simplemente mudarlos de diócesis.

Razones no faltan para perder toda fe en la iglesia, y hasta para llegar a aborrecerla. En México indignan los abusos sexuales de Marcial Maciel, ocultados y negados por sus poderosos Legionarios de Cristo. La indignación crece al saber que Maciel, además de pederasta, fue un sacerdote cínico y corrupto que mantuvo relaciones y tuvo hijos con dos mujeres, desdeñando su voto de castidad –valor en el que la iglesia hace tanto énfasis. Burlas, descalificaciones y represalias contra quienes se atrevieron a denunciarlo aumentan el desengaño.

A nivel mundial, los escándalos por pederastia sacerdotal siguen creciendo. En varios países la iglesia se ve obligada a pagar indemnizaciones a las víctimas. Y los agravios se acumulan: el secretario del estado Vaticano, Tarcisio Bertone, afirma en Chile que la pederastia (es decir, abuso sexual de menores, a diferencia de la paidofilia, que es la atracción hacia menores, y no implica abuso alguno) está vinculada con la homosexualidad, no con el celibato (ese sí inexistente en la naturaleza, a diferencia de la atracción entre individuos del mismo sexo, que se encuentra en prácticamente todo el reino animal).

En México el obispo de San Cristóbal, Felipe Arizmendi,, declara que “la liberalidad sexual (…) ha disminuido las fuerzas morales con las que tratamos de educar a los jóvenes en los seminarios(…). Ante tanta invasión de erotismo no es fácil mantenerse fiel tanto en el celibato como en el respeto a los niños”. ¡Pobrecitos sacerdotes, la sociedad los obliga a ser abusadores!

Ante todo esto, la demanda de Dawkins no parece exagerada, aunque quizá sí ingenua. En México sorprende oír a la líder panista Josefina Vázquez Mota afirmar que Maciel “debe ser tratado como lo que fue, un delincuente”, y pedir castigo para sus cómplices. Y el cardenal Norberto Rivera es nuevamente acusado, ante una corte de Los Ángeles, por el encubrimiento de un cura pederasta. ¿Quién sabe? Quizá el destino nos prepare algunas sorpresas.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

24 comentarios:

César A. Rodríguez dijo...

Martín, interesante y ácido el artículo de hoy, preferiría del biólogo Dawkins menos ateismo fundamentalista y más agnostismo reflexivo. En la iglesia católica, todos los secerdotes vienen con el "pecado original" desde el momento que decidieron hacerse religiosos al querer contravenir la propia naturaleza del hombre y de los animales en general. La oración y la penitencia no inhibe el deseo. El apetito sexual de algunos por los niños y sus abusos, no es más que una variante de la sexualidad castrada desde el momento de entrar al seminario. Causa y efecto mi estimado

César R.

Gerardo Gálvez-Correa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martín Bonfil Olivera dijo...

César: Precisamente, uno de los puntos que más me gustaron del libro El espejismo de Dios, de Dawkins, es su defensa del ateísmo firme y claro (no "fundamentalista", palabra que sirva para descalificar sin analizar), basado en una reflexión honesta, frente al blandengue y cobardón "agnosticismo" que, desde un punto de vista filosófico puede ser válido (pero en ese caso, no podemos estar siquiera seguros de que existe nada aparte de nosotros mismos), pero que en la práctica es sólo una posición cómoda para no tener broncas... Leyéndolo, decidí salir del clóset y dejar de llamarme "agnóstico" para asumir mi ateísmo, con todas sus consecuencias.

Es decisión de cada quien, claro, pero no hay por qué disculparse ni avergonzarse por ser ateo, y serlo no tiene por qué implicar fundamentalismo alguno. Yo llamaría a Dawkins, más bien, "radical"; y qué bueno que existan radicales como él, en momentos como éste.

¿Por qué a los sacerdotes y la jerarquía católica les resultará tan difícil ver lo obvio: que prohibir el sexo acarreará problemas?

Saludos
Martín

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Copio y pego:"Es decisión de cada quien, claro, pero no hay por qué disculparse ni avergonzarse por ser ateo, y serlo no tiene por qué implicar fundamentalismo alguno."

Bueno, entonces yo diria: :"Es decisión de cada quien, claro, pero no hay por qué disculparse ni avergonzarse por ser catolico, y serlo no tiene por qué implicar fundamentalismo alguno."

Un comentario incidental, como parte de la cultura general, en el que de cuando en cuando se analice y critique a una institucion, la que sea, VALE, ME PARECE ACEPTABLE... pero eso de que ESTE COMENTARIO, sin ninguna razon sensata, se ponga en una columna cientifica y un blog de divulgacion cientifica, CON EL SOLO PRETEXTO DE QUE DAWKINS ES CIENTIFICO, y se desprende como hilo de media un aluvion de dardos a la Iglesia... me parece ya una consigna personal, no se procede ni con imparcialidad ni con objetividad. Solo contestame una duda ¿la pederastia se da solo en sacerdotes catolicos? ¿se provoca exclusivamente alrededor de la Iglesia catolica? ¿no hay casos ni señalables ni estudiables que impliquen individuos de otras circunstancias?

Martin, un cientifico deberia poner EN CONTEXTO una manifestacion, en este caso una manifestacion social perversa (la pederastia) para lograr el objetivo de estudiarla, analizarla y eventualmente combatirla ¿en algun momento querras hablar del contexto? pregunta: ¿hay casos o no, en los que hay abuso sexual por parte de los profesores? ¿influye en algo la posicion de autoridad de que goza el profesor o eso no influye? ¿influye que las escuelas son lugares cerrados y propicios para abusos? ¿influye que los niños no cuentan ni con el aplomo personal para denunciar ni con la atencion de ciertos padres de familia descuidados, que ni los oyen ni los ven? EN RESUMEN ¿los casos de pederastia ejercidos por el magisterio provocarian tal vez tu misma decidida atencion y condena?

No es uno, o dos, o tres comentarios. CADA VEZ QUE PUEDES, cada vez, tomas tu TEMA FAVORITO, que es lo nocivo que es la Iglesia desde tu punto de vista. Me pregunto, asumiendo que sean justos tus reclamos ¿no hay mas por denunciar, no hay mas por analizar, los problemas del mundo empiezan y terminan con estos desdichados curas? porque te aseguro, si quitaramos las entradas en que tu principal atencion sea darles con un tubo, esto quedaria trespeleque...

Mi posicion frente a esto, de un dia, y otro dia y otro dia, es esto: en relaciones humanas, NI IMPORTA NI VALE en que se cree o si no se quiere creer, no interesa; LO QUE INTERESA es si se respeta o no la ley. Si un sacerdote (o no) cometio el delito de pederastia, QUE SE LE JUZGUE Y CASTIGUE, y si un investigador lo comete, igual, si lo hace un divulgador, lo mismo; o si lo hace un zopenco necio opinador de blogs socialmente sesgados, como tu servilleta, que se aplique la ley, asi se caiga el mundo. Eso es lo que debe ser.

... Ahora que, esa TERQUEDAD de decirle a la Iglesia que si celibato si o celibato no, que si sacerdocio femenino si o sacerdocio femenino no, que si esto que si lo otro, PERDONEN, pero esa es cosa de los catolicos. O son catolicos y participamos, o son ateos y nos ven de lejos. No me parece ni valido ni etico que quieran opinar de una comunidad a la que no quieren pertenecer.

Si el punk usa pelos de puercoespin, si los chiquillos usan pantalones a media nalga, si los chavos chatean como locos, si se tatuan como mapas carreteros... MUY SU BRONCA, NO? si infirnjen la ley, ahi si, bote. Digo esa es la tolerancia. ¿pero ahora vamos a opinar sobre como y por que de la Iglesia? ¿la tolerancia es solo para las minorias, pero no se sienten obligadas a tolerar? SEÑORES, ES PAREJO.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

(una disculpa, termino mi comentario con esto):Martin, cada vez que te lo digo, lo niegas, pero es cierto. Eres parcial y subjetivo cuando hablas de la Iglesia, no te interesa analizarla, ni te interesa encontrar ni razones ni explicaciones; tomas hechos CIERTOS Y DOLOROSOS, los aislas, los remarcas y con ello, DEFORMAS un panorama que de otra manera seria util para conocer y juzgar. Me pesa, pero me es muy claro que no tienes el menor reparo en dejar que en este tu tema mas recurrido, fluya libremente tu aversion personal, tus espinas internas y eso sin contrapeso, sin equilibrio ni freno de lo demas que tambien se podria decir...

... y no tiene remedio. Y ya en un inserto pasado me dijiste claramente que en esto ni te interesa cambiar ni te interesa oir, tu idea es solida y fija: la Iglesia para ti es toda vicios, defectos y digna de repruebos.

Nada mas anticientifico que una conviccion asi de petrea. Ni modo.

Antonio dijo...

Luis Matín: Hay un montón de disparos a tu propio pie en tu comentario. Vamos por partes:

Dices: "Bueno, entonces yo diria: :"Es decisión de cada quien, claro, pero no hay por qué disculparse ni avergonzarse por ser catolico, y serlo no tiene por qué implicar fundamentalismo alguno."

Fuera de que estás sacando de contexto el texto de Martín, el caso de los sacerdotes pederastas sí debería avergonzar a los católicos que, con sus diezmos y presencia (que no con sus creencias, esas sí, muy suyas) respaldan y avalan las decisiones de una institución que insistió en ocultar los hechos como política manifiesta en lugar de denunciarlos y entregarlos a la autoridad civil.

(Sigo)

Antonio dijo...

Luis Martín: Luego dices "... pero eso de que ESTE COMENTARIO, sin ninguna razon sensata, se ponga en una columna cientifica y un blog de divulgacion cientifica, CON EL SOLO PRETEXTO DE QUE DAWKINS ES CIENTIFICO, y se desprende como hilo de media un aluvion de dardos a la Iglesia... me parece ya una consigna personal, no se procede ni con imparcialidad ni con objetividad."

Confundes objetivos. Imparcialidad, puede ser. Dices que Martín es imparcial al opinar sobre este tema y de ahí parte una parte de tu descalificación, pero en ese caso tendrías que descalificar cualquier crítica de los padres los niños abusados por los sacerdotes, porque tampoco sería imparcial.

En cuanto a lo de la falta de objetividad, pues no hay ninguna razón ni argumentada en tus palabras ni que puedas fundamentar en ninguna parte, para decir que la crítica de Martín Bonfil no es objetiva. La pregunta fundamental es ¿Critica Martín a la iglesia por ser la iglesia o por haber ocultado el abuso de menores por parte de sus sacerdotes? ¿Va contra el sujeto (iglesia) por sí mismo, o va contra el hecho (el ocultamiento institucional de los abusos)?

No puedes decir que no es objetivo.

(Sigo)

Antonio dijo...

Luis Martín, luego retas "...Solo contestame una duda ¿la pederastia se da solo en sacerdotes catolicos? ¿se provoca exclusivamente alrededor de la Iglesia catolica? ¿no hay casos ni señalables ni estudiables que impliquen individuos de otras circunstancias?"

Claro que hay casos. Pero esos casos no mueven la argumentación ni un milímetro en contra de Martín. La crítica no va contra los pederastas, sino contra la institución que los ha encubierto como parte de su política organizacional, como se demostró en documentación que salió a la luz.

El hecho de que otros casos hayan salido a la luz y hayan sido castigados va en contra de la iglesia, no a su favor.

Tan solo en México, hubo un canal de televisión (cni canal 40) que quebró como consecuencia de haber sacado en sus noticieros a los que acusaban a Maciel de haber abusado de ellos, provocando un boicot de empresarios que defendían a la iglesia católica y a sus legionarios, cuando hoy es un hecho comprobado y reconocido por la iglesia y la legión, lo que hizo y deshizo Maciel.

(sigo)

Antonio dijo...

Luis Martín: luego comparas el caso con algún maestro de escuela que hiciera lo mismo. Para que fuera comparable, lo que tendría que estar ocurriendo sería que trascendiera que la secretaría de educación pública hubiera reubicado a maestros pederastas a escuelas en otros estados para sustraerlos a la persecución de autoridades locales, o que hubiera sabido de casos por quejas de los padres, sin denunciarlos o enviado una carta a todos los directores de escuela amenazándolos con despedir a quienes hicieran público o denunciaran ante autoridades a maestros pederastas.

De otra forma, tu comparación no es válida.

(sigo)

Antonio dijo...

Luis Martín, luego vuelves a retar: "Me pregunto, asumiendo que sean justos tus reclamos ¿no hay mas por denunciar, no hay mas por analizar, los problemas del mundo empiezan y terminan con estos desdichados curas?"

Lo cual es un recurso muy común para desacreditar una crítica. Es como cuando alguien critica a un alcalde por haber incurrido en algún acto de corrupción o favoritismo, y sale algún defensor diciendo: pero en ese caso deberías haber denunciado al gobernador cuando favoreció a su mejor amigo en el caso aquel...

Una cosa no desacredita a la otra. No habría papel ni teclas suficientes para criticar caso por caso si te pusieras en el trabajo de desacreditar cualquier crítica con la falta de alguna que otra crítica.

Por otro lado, ya lo dije antes, pero el problema de la iglesia es que, con toda su fuerza e influencia tomó el camino de hacer del encubrimiento y el silencio una política institucional, hasta que el escándalo fue de tal magnitud que resultó imposible de ocultar.

(sigo)

Martín Bonfil Olivera dijo...

Luis Tocayo: ¡Por supuesto que tampoco hay por qué disculparse ni avergonzarse por ser católico, faltaba más! (o budista, o judío, o musulmán). Pero SÍ por ser un católico hipócrita, como lo fue Maciel y lo son todos los curas pederastas, y sus encubridores Ratzinger, Rivera Carrera, Mahoney de los Ángeles, etc.

No sólo los sacerdotes católicos son pederastas, pero sí son de los que se está hablando en la prensa mundial. Son los que, hemos descubierto, han estado cometiendo sus crímenes de manera sistemática, global, continua e impune. Un escándalo. El que haya otros criminales no los disculpa en lo más mínimo.

El contexto lo doy: los sacerdotes son obligados a renunciar al sexo, y sus autoridades afirman que sus crímenes no son debido a esto, sino a "la homosexualidad" o a la pornografía. ¡Qué cinismo intolerable! Más contexto: la iglesia de Roma se siente santa y cree estar más allá de la justicia humana, y encubre a sus criminales cambiándolos de ciudad. Son cómplices, y deben pagar.

TODOS los casos de pederastia deben ser condenados, vengan de quien vengan (otro asunto es definir hasta cuándo es pederastia, y casos límite como los que propuso mi colega Luis González de Alba en este texto, por demás polémico).

Finalmente, sí, cada quien tiene derecho a hacer de su vida un papalote, siempre y cuando no haga daño a terceros. Estamos viendo que, al parecer, los sacerdotes católicos frecuentemente causan daños graves a muchos terceros indefensos. No me parece tolerable.

Yo coincido con Dawkins en pensar que probablemente las religiones en general, y la católica en particular, han dejado de ser fuerzas progresivas en la cultura humana y probablemente están causando más daño del que nos damos cuenta (vale la pena leer su libro "El espejismo de Dios"). Debido a eso, me importa, en la medida de mis posibilidades, criticarlas racional y fundamentadamente, y promover el ateísmo.

Sé que esto puede molestar a algunos, pero es una postura personal a la que tengo derecho. Y si yo no me ofendo por que alguien me quiera vender ideas religiosas, no veo por qué se deberían ofender por que yo quiera promover lo contrario.

Saludos,
Martín

Martín Bonfil Olivera dijo...

Posdata: Bueno, ya Antonio desmenuzó más los argumentos... Luis Tocayo, lamento que te esté pisando un callo, créeme que no es personal, pero toma en cuenta que ésta es UNA COLUMNA DE OPINIÓN, no una sección de periodismo informativo, no tengo obligación de ser imparcial (pero sí de fundamentar mis dichos), opino, comparto, y lo sé, a veces molesto. Espero que no por eso dejes de leerme, ni de rebatirme, la discrepancia y la discusión son lo más importante en una democracia.

Sólo como recomendación, quizá te interese leer el libro de Daniel Dennett, "Breaking the spell" ( está traducido como "Romper el hechizo"), donde, de modo MUCHO MÁS moderado que el salvaje Dawkins, analiza, estudia y somete a consideración cuidadosa la pregunta de si la religión es útil o peligrosa. Su respuesta me parece honesta. Igual lo podemos discutir.

Saludos,
Martín

César A. Rodríguez M dijo...

Martín. Antes que nada gracias por la corrección del término agnosticismo.
Pienso que el ateismo es una decisión personal, como puede ser cualquiera otra por controversial que pudiera ser, no hay necesidad salir del closet y los juicios poco importan. Quizás el término fundamentalismo aplicado a un científico radical o político liberal (lease de izquierda) pareciera que no cabe, diría que causa escozor porque el fundamentalismo solo funciona en la mente de la derecha retrógrada y conservadora, pero como diría alguien por allí, “los extremos se tocan”. En mi opinión personal, el radicalismo y el fundamentalismo son las dos caras de la misma moneda. Pero no quisiera polemizar en asuntos de semántica
Sin embargo, creo que tu artículo de hoy, va mas allá de las apreciaciones subjetivas del lector, es una defensa a la postura del biólogo Dawkins al desenmascaramiento de la hipocresía y la falsedad de la iglesia católica, en eso no tengo otra cosa que decir que tanto Dawkins como tú, tienen razón. Te felicito

El moistro dijo...

Es Benedicto XVI y no Benito como está escrito, o acaso es una mofa o qué?
Por cierto, muy buen artículo.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Gracias, César. PEro sí hay un clóset para los ateos: decirlo es "de mal gusto", la gente de "ofende" si dices que no crees en dios... y muchos lo callamos. El movimiento de los Brights busca en parte dar valor a los ateos a expresar libre y públicamente su (no)creencia, igual que lo pueden hacer los creyentes.

Moistro: Benedicto y Benito son exactamente el mismo nombre; sigo al colega columnista de Milenio Roberto Blancarte al usar el otro nombre... nomás porque me gusta. Pero es completamente correcto, no es burla (si quisiera burlarme diría que es igualito al emperador Palpatine de la Guerra de las Galaxias).

Saludos,
Martín

Gerardo Gálvez-Correa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerardo Gálvez-Correa dijo...

Me había hecho el propósito de dejar de abusar de la hospitalidad que brindan los cuadernos de notas electrónicos de mis amigos. Me había hecho el propósito de decidirme a iniciar el mío propio, y aventurarme, sin ayuda, en la defensa de la racionalidad. Sin ayuda es un decir, porque las lecturas (ahora mismo me traigo entre manos The End of Faith) son invaluables fuentes de argumentos y ejemplos.

Me había hecho el propósito, decía... y por eso suprimí mi entrada de las 8 y fracción de la mañana. Pero algunas de las perlas que en estas aguas se pescan son verdaderos berruecos, que sería una pena desperdiciar.

No sé cuál sea la joya de la corona, pero me gustaría empezar por ésta: " LO QUE INTERESA es si se respeta o no la ley."

Pues sí. En este caso, como en algunos otros, nos encantaría ver el cumplimiento cabal de los preceptos del Código Penal. Y para ello, sería útil acabar con lo que parece ser "fuero eclesiástico" (no lo digo yo, lo dice María Amparo Casar en el programa "Primer plano"); porque, hasta la fecha, en México el Ministerio Público no ha... no digamos "consignado"; no ha ni siquiera investigado con alguna seriedad a ninguno de los denunciados, ni a sus encubridores (algunos de ellos, por cierto todavía vivos, con una posición muy elevada dentro de la jerarquía eclesiástica), y mucho menos ha tocado los bienes de las instituciones que con tanto celo han servido para encubrir a sus fundadores.

Gerardo Gálvez-Correa dijo...

Otras perlas, éstas sí, “de a libra”:
" CON EL SOLO PRETEXTO DE QUE DAWKINS ES CIENTIFICO..." y " PERDONEN, pero esa es cosa de los catolicos. O son catolicos y participamos (sic), o son ateos y nos ven de lejos.”

Mmh… Ya entiendo.

Señor divulgador de la ciencia:

He leído con desencanto su bitácora electrónica, que lleva en su título la palabra "ciencia", y en la cual toma usted como pretexto la opinión de algunos científicos para denostar los vicios, componendas y actitudes anticientíficas de una de las más sagradas y anticientíficas instituciones que en este mundo han sido.

¿Querría usted, en beneficio de sus lectores, limitarse a dar cuenta de la grandeza y la belleza de la Creación, que es para lo que algunos de nosotros leemos (su columna, o lo cualquier otro texto)?

Si el Jefe del Estado Vaticano sienta cátedra sobre la trasmisión del VIH en África, o sobre los efectos adversos de ser criado en una familia compuesta por personas del mismo sexo... hágase cargo usted de Su Investidura, y guarde el respetuoso y lejano silencio al que debe someterse quien no comparte nuestra Fe. La naturaleza de esos temas podría parecer, a sus descreídos ojos, científica. Se equivoca. Tanto la psicología como la infectología son, cuando es el Santo Padre el que graciosamente se ocupa de ellas, ramas de la Teología. A mirar, silencito y desde lejos, por favor. Adiéstrese, como persona bien educada, en reconocer la Infalibilidad al primer golpe de vista. Reconózcala, además, con la humildad y la tolerancia que corresponden a su condición de simple consignador de las "leyes naturales", que ni en alcance, magnificiencia o genialidad, pueden competir con las Leyes Divinas.

Sepa usted que, ante la imposibilidad de aprender, de disfrutar, o de discrepar con provecho, algunos de nosotros leemos sólo para vigilar...

Aprovecho la ocasión para enviarle un cordial saludo, y para desearle que algún día, y a pesar de su ceguera, sea alcanzado por La Gracia.

Afectuosamente...

Rolando dijo...

Estimado Martín. Mientras las personas no aprendan a dialogar consigo mismas, juzgarse a sí mismas, perdonarse a sí mismas y a los demás, habrá mercaderes de la culpa, como las iglesias... Es la vía del menor esfuerzo... Bajo tal premisa la católica tendrá aún larga vida, no obstante sus atrocidades con la Inquisición que, cambiada de nombre, Ratzinger fue sus dirigente.

Pepe Campillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepe Campillo dijo...

No se puede mirar a la iglesia católica de lejitos- siendo ateos o de otra religión- porque de una u otra forma interviene directa o indirectamente en la cotidianidad de éstos. Desde la forma en que la iglesia (católica) se quiere apoderar de la educación sexual (no condones, no masturbación, no relaciones homosexuales, no prácticas sexuales antes de casarse, no al aborto...) hasta su intolerante necedad de introducir el creacionismo en las escuelas. Por supuesto que cualquier católico debería avergonzarse de que su institución meta sus narices en asuntos que no le competen y más aún, sentirse ultrajados porque algunos de sus "guías espirituales" cometen crímenes de lesa humanidad y no se les enjuicia merecidamente. Sabemos todos los que criticamos aquí, que los ideales de la iglesia promueven la convivencia entre seres humanos, pero también sabemos que algunos de sus líderes, entre ellos, el Papa, son encubridores y/o criminales (y hasta homicidas medievales). Un católico orgulloso es aquel que denuncia a un "católico" injurioso.

Kurodachi dijo...

Comparto tu sentir, hay muchos ateos que como tú o yo, desde hace tiempo salimos del closet. Es importante resaltar que en algunos estados de la república es casi un delito decir que no crees en el dios católico, e incluso prácticamente te linchan. No solo es irracional creer en algo que no puede ser demostrado que exista, sino que además se crea que un libro plagado de errores e inconsistencias va a ser la guía moral de una sociedad. Yo recomendaría leer "Mentiras fundamentales de la iglesia católica" escrita por Pepe Rodríguez, ISBNISBN: 84-406-7262-4 84-406-7262-4

Jorge Armando dijo...

Me gustó bastante este artículo.

Yo digo que está mal llamar a Dawkins "fundamentalista" porque esa palabra se refiere al aspecto religioso, es decir, cuando alguien sugue al piel de la letra, por ejemplo, los fundamentos expresados en la Biblia. Ateo radical es más adecuado.

Sin embargo, yo coincido más en que lo que dice el filósofo inglés Julian Baggini, quien es ateo también, pero que afirma que el movimiento ateo actual es un tanto agresivo. Aún aí, hay puntos interesantes de Dawkins para analizar, por ejemplo, sus críticas al creacionismo.

A mi me parece que el escándalo de pederastia en la Iglesia Católica (y en otras iglesias de otras religiones, en donde también hay casos) debe servir para ejercer presión en la iglesia y para la reflexión del público en general.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Amigos, algo por aqui a mi alrededor pasó (nada grave gracias a Dios) pero me sirvió para poner en perspectiva la importancia de mis participaciones en este blog de opinion, y reevaluo que hay mas prioridades en otros lugares. No es que la polemica no nos haga saber mas y crecer, pero hay cosas mas urgentes de atender.

No digo que no les asista la razon en sus ideas, hay razon en ellas; no toda, como cabe a cualquier persona sensata concluir (es rarisimo en una polemica que alguien este totalmente acertado y el otro totalmente errado); pero disculpenme si en este punto dejo ya de argumentar.

En especial Tocayo, te reconozco y acepto en buen grado tu reiterada invitacion a tu servilleta, a seguir debatiendo independientemente de lo algido qu se ponga. Gracias, espero volver, de cuando en cuando.