miércoles, 2 de junio de 2010

Células artificiales

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en
Milenio Diario, 2 de junio de 2010

No pude comentarlo la semana pasada (me sentía obligado a hablar del fraude del detector molecular GT-200), pero no puedo dejar pasar la publicación, el pasado 20 de mayo, en la afamada revista Science, del artículo titulado “Creación de una célula bacteriana controlada por un genoma sintetizado químicamente”.

¿Será que por fin el ser humano puede crear vida diseñada a su antojo? Bueno, no. Pero casi… o muy pronto.

Lo que hizo un equipo de 24 científicos del Instituto J. Craig Venter, encabezados por el propio J. Craig Venter, fue reprogramar una célula de la bacteria Mycoplasma capricolum, introduciéndole el genoma completo de otra especie, Mycoplasma mycoides, y lograr que viviera y se reprodujera establemente. Esto ya lo habían logrado en junio de 2007; ahora la gracia consistió en que el genoma transplantado había sido fabricado de manera completamente sintética, a partir de la información almacenada en una computadora.

Venter y su equipo contrataron a una compañía especializada en fabricar ADN. Le dio un archivo con la “receta” completa del genoma de M. mycoides (un millón de pares de bases, las “letras” en las que se escribe la información genética) y recibieron a cambio mil fragmentos de unas mil letras de longitud. Luego fueron ensamblando los fragmentos para formar tramos de 10 mil letras, luego 100 mil, y finalmente el genoma completo, que usaron para transformar a una especie en otra.

El logro es el siguiente paso en el plan de Craig Venter, el salvaje de la biotecnología, no para apoderarse del mundo, pero sí para revolucionarlo (y en el camino, enriquecerse más). Venter pretende crear células sintéticas con genomas especialmente diseñados para que hagan cosas como degradar petróleo (útiles en derrames petroleros), fabricar biocombustibles o hidrógeno a partir de la luz solar, producir vacunas y muchas cosas más.

Por supuesto, para ello falta mucha investigación. Pero la posibilidad de construir organismos en gran parte diseñados por el ser humano está hoy mucho más cerca. Y ello nos enfrenta también a retos éticos: desde la crítica de la iglesia católica a “jugar a ser dios” (queda claro que para crear vida no se necesita más que un buen manejo de la biotecnología) hasta los peligros de que escapen al ambiente organismos hechos en el laboratorio (aunque Venter ha incluido salvaguardas para que no puedan sobrevivir fuera de éste) o que sean creados por grupos bioterroristas (si lo lograran, habría que darles el premio Nobel). Sin contar, claro, el debate que ya se está dando sobre la pertinencia de permitir que Venter y su compañía patenten nuevas formas de vida.

No cabe duda de que Venter es un salvaje genial. Se adelantó al Proyecto del Genoma Humano, en los noventa, y no ha dejado de empujar a la ciencia genómica hasta sus límites. Dependerá de la sociedad ponernos a la altura: discutir, legislar, y decidir qué cosas queremos hacer, cuáles no, y cómo.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

5 comentarios:

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Jugar a ser Dios... exactamente.

Ya una vez lo platicamos. Yo digo que NO TODO lo que se puede hacer, se debe hacer. Pero "salvajes" como este, parece que solo por demostrar que si lo pueden hacer y que nadie los puede limitar lo hacen.

La ciencia no es Dios, no es todo poderosa ni esta por encima de la etica.

Veremos.

Claudio dijo...

un capo el tipo... de la biología molecular y de las relaciones públicas... su experimento no supone un gran avance conceptual, sí técnico. Estemos atentos. Vale la pena leer
http://sdr.liccom.edu.uy/2010/05/31/el-experimento-de-venter-no-es-un-salto-conceptual/

axa dijo...

¿o sea que el ADN es "tan complicado" como HTML o javascript? =)

Enrique Espinosa Arciniega dijo...

Fue, muy curiosamente, durante una ceremonia religiosa que me enteré de esta publicación. Me pregunté durante el fervorín ¿qué tiene tan inquieto a este sacerdote?

¿Qué lo tiene tan inquieto?

Te apuesto a que cualquier respuesta a esta pregunta será un texto interesante.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

(Un poco mas de mi parte) al releer el inserto, leer y digerir las opiniones, (no digo que tenga la razon) me vino nitidamente a la mente una imagen. Vaya, como los test estos psicologicos donde una mancha de tinta representa para cada uno diferentes cosas.

...aunque esta imagen no fue estatica, sino un recuerdo: AL PACINO EN LA ESCENA FINAL DEL ABOGADO DEL DIABLO. AL LOGRAR ENGANCHAR DE NUEVO A SU PERSEGUIDA VICTIMA, COMENTA CON SATISFACCION "DEFINITIVAMENTE, MI PECADO FAVORITO ES LA SOBERBIA"

Yo creo que sí. En fin, una fugaz imagen mental.