miércoles, 21 de diciembre de 2011

De premios a premios

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 21 de diciembre de 2011

El pasado viernes 9 de diciembre se entregó uno de los reconocimientos más discretos, y al mismo tiempo más valiosos, que se dan en nuestro país a actividades científicas: el Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia, en memoria de Alejandra Jaidar, otorgado por la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica (SOMEDICyT).

El premio lo han recibido desde 1991 varios de los más reconocidos comunicadores de la ciencia de nuestro país. Pero este año su ganador es doblemente especial, pues se trata de uno de los pilares fundamentales del desarrollo de esta actividad en nuestro país: el doctor Luis Estrada Martínez.

Físico egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Estrada, nacido en 1932, comenzó a interesarse en la difusión del conocimiento científico, y de la visión del mundo que la ciencia nos ofrece –lo que muchas veces denominamos “cultura científica”­– más allá de los claustros académicos. Desde los años 60 comenzó a organizar conferencias y cafés científicos; en 1970 fundó el Departamento de Ciencias de la Dirección General de Difusión Cultural de la UNAM, y en 1977 el Programa Experimental de Comunicación de la Ciencia (PECC), que se transformaría en 1980 en el Centro Universitario de Comunicación de la Ciencia (CUCC), de donde surgieron proyectos tan importantes como la revista Naturaleza y los museos Universum y de la Luz, así como toda una generación de divulgadores científicos profesionales que han compartido su experiencia y conocimiento por todo el país. Y lo más importante: el CUCC defendió una concepción de la comunicación pública de la ciencia como labor académica, que no puede improvisarse y que es de la mayor relevancia para la promoción de la actividad y la cultura científicas y, en última instancia, el bienestar nacional.

Hoy transformado en Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC, por desgracia, pues el cambio, ocurrido en 1997, conllevó la pérdida formal de su carácter de entidad académica), esta institución continúa promoviendo la cultura científica en todo el país a través de museos, exposiciones, cursos, conferencias, medios audiovisuales y digitales y publicaciones, como la exitosa revista ¿Cómo ves?, que acaba de cumplir 13 años, además de continuar, por supuesto y contra diversas dificultades, la formación de personal capacitado con excelencia para desarrollar esta labor.

Todo esto y más, mucho más, hubiera sido imposible sin la visión y el impulso de Estrada, auténtico pionero de la divulgación científica latinoamericana.

A diferencia de otros premios, que hoy se negocian políticamente para distinguir no a los más capaces, sino a los más poderosos –como ocurre con el antes prestigioso premio Kalinga, que otorga la UNESCO y que el propio Estrada ganara en 1974–, el Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia estimula y reconoce a quienes destacan en una de las labores más importantes y menos apoyadas del país: poner la ciencia al alcance de todos los ciudadanos. Al recibir este premio, es Luis Estrada quien honra a la comunidad de divulgadores científicos mexicanos. ¡Felicidades!

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:
Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

11 comentarios:

Concepción dijo...

Felicidades a don Luis Estrada!

Martín,

por qué dices que el premio Kalinga ya no tiene el prestigio de antes?

Y, por qué el premio de la SOMEDICYT es tan discreto?

Muy padre foto con don Luis!!!

Hasta pronto
C.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Siempre es NECESARIO y un festejo, otorgar un reconocimiento a una persona dedicada a una mision... si la mision es de tal relevancia, como la divulgacion de la ciencia, pues enhorabuena!

Un divulgador exitoso, nos comunica no solo la intrinseca importancia y trascendencia de la ciencia en nuestro mundo; nos comunica tambien la emocion, el asombro continuo por la maravilla que la naturaleza tiene en cada rincon, el que sea. Un buen divulgador predica a la ciencia, y le gana adeptos. En efecto, es una labor indispensable en la sociedad.

Antonio dijo...

Que personajes, no sólo el Doctor Luis Estrada, sino también Alejandra Jaidar. La divulgación de la ciencia en México es poco popular y admira como contra eso (y la falta de interés de alguno que otro candidato presidencial) hay quienes no quitan el dedo del renglón.

Un abrazo.

PD: ahora me ocurre a mí lamentar que no haya un botoncito de "Me gusta" para los comentarios. Lo digo por el de Luis Martín.

Osho17 dijo...

Me gustan sus articulos que publica en milenio diario.
te invito a que entre a mi blog.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Sale, thanks

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Bonfil

Le agradezco infinitamente el tiempo que me dedica eliminando mis comentarios.

Especialmente porque lo hace con más apremio y gozo que respondiendo a preguntas como las que le formuló Conchita, por ejemplo.

M-ViOL dijo...

Querido Ano-nimo:

Sospecho que Martín responde con apremio y gozo la respuestas de sus seguidores, de por ejemplo Conchita, a través de otros medios como Facebook donde me parece son contactos y también llevan a la par él y sus seguidores la discusión de sus respectivas columnas. ¿Cual es tu fijación con Toñito y Don molécula de RNA? La verdad a los que lo seguimos aquí nos hace un favor al eliminar tus estériles vómitos.

Al ver tu #fail, ya vas a hacer tu cuenta ano-nima y agregar a Martín.!Predecible!

Anónimo dijo...

Cuál dice que es su nombre y apellido Sr. M-viol? digo para que pueda restregarme el anonimato con superioridad moral a gusto y sin morderse la lengua.

Por lo demás, si a usted le gusta limpiar el trasero de tales personajes con su lengua, muy su gusto.

Ribozyme dijo...

¡Gente! ¡Gente! ¡¡¡¡ NO ALIMENTEN AL TROLL !!!!

Trolls aspire to violence, to the level of trouble they can cause in an environment. They want it to kick off. They want to promote antipathetic emotions of disgust and outrage, which morbidly gives them a sense of pleasure

Mientras más caso se le haga, más se crece. Lo que más le duele es que se lo ignore, así que hagan eso.

Anónimo dijo...

Fabulous, what a weblog it is! This weblog presents helpful data to us, keep it up.


Here is my weblog Meggitt Sensing System