miércoles, 6 de junio de 2012

Luz contra el Alzheimer

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 6 de junio de 2012

Me atrevo a decir que el mal de Alzheimer es la enfermedad más terrible que conozco, porque no destruye el cuerpo, sino el alma (y nos confirma, por cierto, que ésta no puede existir sin un cerebro que la genere).

Como se sabe esta enfermedad, descrita por primera vez por el alemán Alois Alzheimer en 1906, causa el deterioro paulatino de las capacidades mentales, comenzando por la memoria a corto plazo, y avanza destruyendo la totalidad de los recuerdos, perturbando la respuesta emocional, interfiriendo con la capacidad de hablar, y finalmente, en etapas avanzadas, dañando las funciones motoras y respiratorias, hasta causar la muerte.

Se presenta con mayor frecuencia en mayores de 65 años, y hasta el momento no se cuenta con ningún tratamiento realmente efectivo para prevenirla o demorar su avance. Se cuenta, eso sí, con pruebas diagnósticas (psicológicas y estudios de imagenología que muestran el deterioro del tejido cerebral) que permiten detectarla en sus etapas tempranas, y se sabe de algunos genes ligados a una mayor susceptibilidad a padecerla. Pero todo ello es inútil en ausencia de tratamientos mínimamente efectivos, y sólo sirve para causar angustia.

En cuanto a sus causas, aunque se ignora qué la detona en última instancia, se conocen los dos mecanismos moleculares que destruyen el tejido cerebral: la acumulación de un fragmento de desecho (llamado amiloide beta) de una proteína normal del cerebro, que en vez de ser eliminado correctamente, se aglomera formando placas entre las neuronas, y la formación de ovillos anormales de otra proteína, llamada tau, dentro de ellas, que también contribuye a destruir el tejido nervioso.

Formación de placas de amiloide beta
Es por ello que el descubrimiento, publicado en la revista Science el 23 de marzo pasado (y dado a conocer electrónicamente por anticipado el 9 de febrero), de un fármaco que podría resultar efectivo para combatir este mal ofrece una pequeña luz de esperanza.

Se trata de un compuesto anticancerígeno llamado bexaroteno (nombre comercial: Targretin). El grupo de investigación encabezado por Gary Landreth, de la Universidad de la Case Western Reserve, en Cleveland, Ohio, había descubierto en 2008 que la activación de la apolipoproteína E (apoE) –molécula involucrada en el metabolismo del colesterol– era importante en el proceso que normalmente elimina los fragmentos de amiloide beta del tejido cerebral. En los pacientes con Alzheimer, este mecanismo falla, y la apoE no estimula a las células que devoran los materiales de desecho en el cerebro (macrófagos y células gliales). De hecho, se sabe que una variante del gen de la apoE, apoE4, predispone a un mayor riesgo de padecer Alzheimer.

Landreth y sus colaboradores razonaron que el bexaroteno podría resultar efectivo contra el Alzheimer, ya que se sabe que estimula la activación del gen que fabrica la ApoE. Utilizando cuatro diferentes tipos de ratones que sirven como modelos experimentales del Alzheimer (ninguno de ellos reproduce exactamente la enfermedad humana), probaron su efectividad, con resultados sorprendentes. En sólo 72 horas, la cantidad de amiloide beta en el cerebro de los ratones disminuyó en 50%; la presencia de placas en ratones con deterioro avanzado bajó 25% en seis horas, y su memoria –medida mediante pruebas psicológicas como resolver laberintos o por entrenamiento olfatorio– y su función neural mejoraron también notablemente. Los ratones también recuperaron, en 72 horas, comportamientos como el construir nidos, que habían perdido debido al deterioro.

Aunque los resultados son extremadamente prometedores, son preliminares. Lo que funciona en ratones no siempre funciona en humanos, y el camino de un descubrimiento de laboratorio como éste al desarrollo, aprobación y comercialización de un medicamento es largo y tortuoso. Pero, si hay mucha suerte, en 5 a 10 años quizá tengamos un fármaco eficaz contra las etapas tempranas de este mal, y quizá capaz de retrasar su avance.

Una vez más la mal llamada “ciencia básica”, por abstrusa que parezca, muestra que tarde o temprano acaba por ofrecer un poco de luz en la oscuridad del combate incluso a las situaciones más desesperadas.

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:
Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

16 comentarios:

José María Hdz dijo...

Muy interesante Martín. Y esperanzador. Tengo que aceptar que no entendí la ni la mitad de los factores y actores y procesos que causan el alzheimer, pero ahí más o menos mi cerebro me dio para captar algo, sobre todo cuando vino la explicación de cómo se puede estar empezando a ver un remedio.
Que estés bien.
Saludos.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Muy buena noticia, es el inicio de un camino, largo de hecho, pero que en algun momento deberia empezar.

Y es cierto, muy cierto, terrible y dolorosa enfermedad que va "desmontando" la estructura mental de una persona, hasta convertirla en practicamente "obra negra"... ojala no tarde mucho el descubrimiento en forma de un tratameinto efectivo contra ello.

Señor Web dijo...

Muy interesante Martín. Y esperanzador. Tengo que aceptar que no entendí la ni la mitad de los factores y actores y procesos que causan el alzheimer, pero ahí más o menos mi cerebro me dio para captar algo, sobre todo cuando vino la explicación de cómo se puede estar empezando a ver un remedio.
Que estés bien.
consejos de amor
un amor imposible

Señor Web dijo...

Una vez más la mal llamada “ciencia básica”, por abstrusa que parezca, muestra que tarde o temprano acaba por ofrecer un poco de luz en la oscuridad del combate incluso a las situaciones más desesperadas.

cuanta razon tienes.

un cordial saludo
poner anuncios gratis
pagina para poner anuncios
anuncios clasificados gratis

Ribozyme dijo...

Ciertamente interesante. Habrá que ver qué sucede con humanos. Ya ha pasado antes que resultados buenos en ratones resultan nulos en humanos, peor si el modelo murino no es un reflejo exacto de la enfermedad humana. Precisamente por eso es tan importante estudiar a fondo los detalles del funcionamiento cerebral en humanos y anImales, así como los detalles más finos de las enfermedades.

Y he aquí otra respuesta a por qué es necesaria la experimentación con animales e, incluso, a pesar de que cae cada vez más en desuso, necesario experimentar en primates, pues animales mas distantes evolutivamente del humano presentan más dificultades para simular sus patologías y fisiología normal.

Ribozyme dijo...

Bonfil : tienes un spammer. Y los loquitos siguen dando lata en tus posts sobre homeopatía y sobre charlatanería (al final de cuentas, la homeopatía es una charlatanería).

Anónimo dijo...

¿Por qué está mal llamarla "Ciencia básica?

frank dijo...

HUAU!

Concepción dijo...

Qué curiosa coincidencia. Apenas hace un par de semanas se otorgó la Palma de Oro del Festival de Cannes a la película "Amour" de Michael Haneke. Y Alzheimer es el tema de la cinta, la manera en que llega y pone de cabeza la relación de una pareja de toda la vida. Me parece que el título es acertadísimo, pues mientras no exista un medicamento contra Alzheimer, lo mejor que existe, para sobrellevar la enfermedad, tanto para el paciente como para los familiares cercanos es, precisamente el amor...

Aquí el trailer del film, que ya con ser de Haneke es una super garantía, cuenta además con la reaparición en cine de Jean Louis Trintignan!!!

http://www.youtube.com/watch?v=waR5wslQbS0

Hasta pronto
C.

José María Hdz dijo...

hey quien es el señor web que repitió mi comentario con unos anuncios de links?
FUERA!

José dijo...

Muy interesante el tema que toca Rybozyme, puesto que hay muchas personas que no entienden la importancia de la experimentación en animales y entonces lo satanizan, pero eso sí, siguen usando medicamentos, vacunas y muchas cosas que previamente fueron probadas en modelos animales.

En cuanto a buscar la cura de la enfermedad, tal vez se trataría más bien de mitigarla, lo cual en sí ya es loable.

Anónimo dijo...

Y yo sigo sin saber por qué está mal llamarla ciencia básica...

Anónimo dijo...

Hola Martín,

Gracias por este espacio tan interesante que tienes. Mi madre sufre de Alzheimer, así que conozco de cerca su proceso devastador.
Inspirada y preocupada por el deterioro mental, he creado una página web de juegos estimulantes para la mente. Vamos, un gimnasio para el cerebro. Ya que es loque los médicos recomiendan: ejercitarlo. Te invito a que la visites. Se llama http://www.dwaroo.com/

A ti un atento saludo, a todos los que están en contacto con la enfermedad un abrazo de apoyo, comprensión, fuerza y optimismo,
Uno de Los Magos de Dwaroo
dwarooadmin@dwaroo.com

Anónimo dijo...

Concepción, gracias por la recomendación de esta película, me encantaría verla. De verdad que el amor es la mejor medicina para el paciente y los familiares.

También sé de una cinta de dibujos animados española que se llama: Arrugas. Ha recibido premios y excelente crítica.

De nuevo saludos y gracias,

Los Magos de Dwaroo

Anónimo dijo...

Se lee como todo una esperanza. Ojalá el tratamiento funcione también en humanos. Esta enfermedad la sufre también los familiares del paciente que en ocasiones no saben que hacer y que le cuesta trabajo ver a su persona amada así.

Señor Web dijo...

Muy interesante Martín. Y esperanzador. Tengo que aceptar que no entendí la ni la mitad de los factores y actores y procesos que causan el alzheimer, pero ahí más o menos mi cerebro me dio para captar algo, sobre todo cuando vino la explicación de cómo se puede estar empezando a ver un remedio.
Que estés bien.
Saludos.

posicionamiento web