miércoles, 11 de julio de 2012

La vida…

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 11 de julio de 2012

Quería yo escribir del bosón de Higgs, pero los amables lectores disculparán: a veces la vida impone sus prioridades.

La muerte es eso que siempre sabemos que está, pero que nunca queremos ver. Ayer (escribo el martes) falleció mi señora madre, Alicia Esperanza Olivera Sedano. Puedo decir que vivió una vida plena, productiva, valiosa. Y vivió el tiempo suficiente –casi 82 años– para recoger ampliamente sus frutos.

Mi madre fue historiadora. Y de las buenas (quién sabe por qué yo salí químico). De joven practicó la danza folklórica, y bailó en el Ballet de Amalia Hernández. La recuerdo de niño todavía con el maquillaje y peinado que adquirió en ese entonces.

Hija de un médico militar –combatiente zapatista–, estudió historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y etnohistoria en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Se interesó en los movimientos campesinos del siglo XX, y gracias a que Don Miguel Palomar y Vizcarra, guardián de los archivos cristeros, le abrió las puertas de los mismos, pudo publicar en 1966 uno de los primeros trabajos de investigación documental sobre ese todavía reciente movimiento.

Fue pionera de la historia oral en México y Latinoamérica; junto con Eugenia Meyer estableció en 1969 el Programa de Historia Oral en el Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH, que recopiló grabaciones en vivo de supervivientes del movimiento zapatista. Tuve la suerte de acompañarla, todavía niño, en los setenta, en esos viajes a entrevistar viejitos cargando una pesada grabadora de carrete. Testimonios hoy invaluables que permitieron recuperar, como ella decía, “la historia de los de abajo”. Luchó hasta formalizar y lograr el reconocimiento de esta metodología, en su momento descalificada por no basarse en documentos escritos.

En los ochenta ideó un concurso, “Mi pueblo durante la revolución”, que invitó a quienes vivieron el movimiento a escribir o grabar sus recuerdos, y a enviar cartas, fotos y objetos para construir una memoria colectiva y popular. Los tres tomos del mismo nombre, recién reeditados, reúnen los mejores textos recibidos.

Tuvo una amplia producción académica, formó alumnos valiosos y exitosos, y tuvo la suerte de recibir en vida un amplio reconocimiento a su labor, que compartimos sus hijos y familia. En 2000 fue nombrada investigadora emérita del INAH.

Uno siempre debe lo que es, antes que nada, a sus padres. No podría yo haber tenido una madre mejor. Recordarla con orgullo y cariño es el mejor homenaje.

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:
Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

22 comentarios:

Dib dijo...

Yo vengo únicamente a expresar mi sincero pésame.

La pérdida de un padre es siempre una tragedia, pero que además se nos vaya una investigadora, bueno...

La vida sigue. Ponle muchas ganas y actúa conforme a su ejemplo. Como bien dices, ese es el mejor homenaje.

Mario Mendez dijo...

Un abrazo sincero.

Mario Mendez dijo...

Un abrazo sincero.

Ribozyme dijo...

Magnífico post, Martín, sobre todo en vista de la durísima pena por la que has de estar pasando.

Sé que en estos momentos lo que pueda uno decir para aliviar la pena de los que sufren la pérdida directamente es bien poco, pero que te dé algún consuelo que tu mamá vivió una vida rica y larga, aprovechando al máximo lo que tenía que ofrecer esta que, como dijo Carl Sagan, es la única vida que conoceremos.

Alma Pérez-Méndez dijo...

Nuestro cariño y apoyo. Un beso

--Cate dijo...

Martín, te envío un fuerte abrazo en estos momentos de dolor. La pluma no falla cuando necesitamos expresar sentimientos extremos -y esto lo leímos con tu hermoso mensaje, todo un homenaje-, pero es cierto que no existen palabras que sean suficientes para mostrar cómo nos sentimos en nuestro interior. Mi sincero pésame y fuerzas para que, en familia, sobrelleven este dolor.

Enrique Espinosa Arciniega dijo...

¿De dónde sacaste lo científico? No me queda ninguna duda: de ver a la señora Alicia desarrollar un MÉTODO y una RIGUROSIDAD para determinar HECHOS y aproximarse a la REALIDAD. Generar conocimientos y difundirlos, interpretar y enteder su SIGNIFICADO. ¿No te recuerda esto a la ciencia?

Genes y medio. No veo un mejor medio.Te mando un abrazo más.

Concepción dijo...

Martín,
gracias por la semblanza tan maravillosa sobre la madre, la maestra, la historiadora, la artista y la investigadora emérita Alicia Olivera, que compartes con nosotros en un momento tan difícil.

Me emocionó leer tu texto, desde el título "La vida...", hasta la última línea, porque describes eso precisamente, la maravillosa experiencia de vivir una vida llena de experiencias diversas y enriquecedoras, una vida larga y plena, feliz, como lo refleja esa sonrisa tan linda en ambas fotos.

Me uno a los comentarios de Ribozyme y Enrique Espinoza!

Concepción dijo...

Perdón Enrique, debe decir "Espinosa"!!!

Ego dijo...

Mis sinceras condolencias, y mis felicitaciones por haber tenido una señora madre tan ilustre.

Unknown dijo...

Gracias Martín por compartir la semblanza de Doña Alicia con tus lectores. Cómo te pareces a ella en muchos sentidos. Te mando un fuerte y sincero abrazo.

Unknown dijo...

Perdón, soy Lourdes Sierra. No sé que apreté mal. Besos

Sarahi Arriaga dijo...

Un gran homenaje a su mamá, qué orgullo tener como mamá a una mujer con tal trayectoria.
Le expreso a usted mi más sincero pésame.

Emiliano Monroy dijo...

Digno heredero de un guerrera adelantada a su tiempo: Alicia Esperanza Olivera Sedano.

Recibe un fuerte y sincero abrazo solidario.

"La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante."

"Sólo la muerte" (fragmento)
Pablo Neruda

Omarklin dijo...

Hay Martín que pena, Éste breve mensaje es únicamente para expresaste mis condolencias, animo, te mando un abrazo.

BUCEOXTABAY - LUZMA GUZMAN dijo...

Martín, debes sentirte muy orgulloso de una madre así y por siempre vivirá en tu corazón. Miestras la recuerdes esta viva!!! Un abrazo fraternal con cariño

Anónimo dijo...

Hola Martín, lamento mucho la perdida que has tenido. Agradezco mucho que compartieras la semblanza de tu señora madre. Recibe un abrazo fuerte y solidario desde la distancia. :(
Juan Carlos López
Colombia.

Anónimo dijo...

sentí la necesidad de agradecerte pro tenernos en cuenta a tus lectores, aun en momentos como éstos...es cierto que una alegría compartida es doble alegría, y espero que esta pena, empatía sincera de por medio,sea de este modo, mas llevadera. Gracias. Adriana Kunz

José María Hdz dijo...

Martín, un fuerte abrazo. Mi más sentido pésame. Ánimo.

Anónimo dijo...

Querido Martín, te envío mis sinceras condolencias. Un fuerte abrazo. Anna Di Castro

Martín Fragoso dijo...

Martín, mi más sincero pésame. Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿También ella tenía las nachas planas de elefante como la de ribozyme? de ser así ¿tendrá algo que ver en la homosexualidad de ellos dos? favor de confirmar.