miércoles, 8 de agosto de 2012

Medalla de oro para la NASA

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 8 de agosto de 2012

Hoy que todo mundo anda pendiente de los juegos olímpicos, el exitoso aterrizaje del explorador Curiosity en la superficie de Marte, que salió exactamente conforme a lo esperado, despertó –al menos en los medios nacionales– mucho menos interés del que yo hubiera esperado.

Está de más insistir en los detalles de la misión (de la que Milenio Diario ha publicado abundante información). No sólo buscará detectar si hay o hubo en el planeta rojo condiciones que permitieran la existencia de vida. También estudiará su composición geológica y mineralógica, el clima, la atmósfera, la distribución de agua y la cantidad de radiación que incide sobre su superficie –dato vital para pensar en una misión tripulada a Marte. Y, gracias a la participación del científico mexicano Rafael Navarro, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, corregirá también los estudios realizados en los 70 por las sondas Viking, que buscaban detectar trazas de aminoácidos y otros compuestos orgánicos, pero que, como demostró Navarro, podrían haber estado viciadas por un mal diseño.

No puede menos que asombrar el alarde tecnológico –y la sólida ciencia que hay detrás– de este laboratorio móvil de casi una tonelada y seis ruedas que contiene 17 cámaras, incluyendo un microscopio, y la ChemCam, un avanzadísimo instrumento que mediante un haz infrarrojo vaporiza muestras minerales y las analiza espectrofotométricamente para determinar qué elementos químicos están presentes. Contiene también, entre otras cosas, espectrómetros, detectores de radiación, instrumentos de difracción de rayos X, una estación de monitoreo del clima diseñada en España, y una fuente atómica de poder que transforma el calor generado por el plutonio que contiene directamente en electricidad.

Y no olvidemos el elegante sistema de aterrizaje, que luego de entrar en la atmósfera a 21 mil kilómetros por hora, protegiéndose del calor con un escudo térmico, desplegó, ya a 1,700 km/h (aún más rápido que el sonido) un paracaídas que lo frenó a 576 km/h. Luego unos cohetes controlaron el descenso hasta que, a unos metros de la superficie, los cables de la Sky crane (grúa espacial) depositaron al Curiosity delicadamente sobre el suelo marciano (aquí un impresionante video que lo muestra).



Ya veremos qué descubre el Laboratorio Espacial Marciano –nombre oficial de la misión–, y qué fascinante información nos proporciona.

El presidente Obama valoró en su justa medida el logro del Curiosity, y declaró que “el éxito de esta noche nos recuerda que nuestra preeminencia, no sólo en el espacio, sino también en la Tierra, depende de seguir invirtiendo sabiamente en la innovación, la tecnología y la investigación básica que siempre ha hecho nuestra economía la envidia del mundo”. Y anunció que para mediados de la década de 2030 enviarán humanos a Marte.

En cambio, aquí en México me ha tocado oír, recientemente, las más extrañas tonterías seudocientíficas. Personas con preparación médica que piensan seriamente que la homeopatía realmente cura –más allá del efecto placebo– y que realmente es una ciencia. Gente que tuitea que cierta marca de pan ¡“contiene trigo transgénico y provoca malformaciones congénitas, impotencia y cáncer”! Antropólogos convencidos de que las “limpias” realmente curan, porque “usan fotones” mediante “un efecto electromagnético”. La desinformación, el analfabetismo científico y la seudociencia siguen floreciendo en nuestro pobre país.

Al parecer, todavía falta mucho para que reconozcamos plenamente la importancia de la investigación y el desarrollo científico-tecnológicos. Mientras esto no ocurra, tendremos que conformarnos con sólo mirar, o cuando mucho colaborar un poco con proyectos ajenos. Falta mucho para poder ganar nuestras propias medallas.





¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:
Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

23 comentarios:

Unknown dijo...

Es una pena que ante algo tan importante (Una victoria más del conocimiento y la ciencia ante la maravilla que es el cosmos) pase como una nota al pie sin pena ni gloria... Quizá por que la gente, a pesar de todo nuestro esfuerzo, no logra dilucidar la importancia de estos avances... Esto es lo que no debe desanimarnos a seguir divulgando, sino todo lo contrario, darnos mas razones y alientos para seguir con la labor de la divulgación científica.

Saludos.

Ribozyme dijo...

Con los deportes espectáculo de competencia la gente disfruta de logros vicarios, sienten que se realizan porque gana SU equipo o SU país, aunque las personas involucradas ni siquiera se imaginan que el espectador en cuestión existe, y aunque éste sea uno de los muchos que engrosan las filas de las personas con sobrepeso que tanto abundamos en el el país. Otro atractivo es que dichas actividades simulan actividades atávicas bélicas, tan caras a nuestros gustos tribales, incluídas ceremonias con banderas e himnos nacionales... Y no requieren de pensar mucho para sentir que se participa, algo siempre bienvenido en una era en la que la forma favorita de comunicación por Internet es de poco más de una centena de caracteres... Mientras que los logros científicos requieren de informarse, hacer el esfuerzo de entender la información relacionada e insertar el hecho dentro de ese contexto. Si incluso en cuestiones tan graves como una elección la gran mayoría de las personas prefieren creer que conocen toda la información pertinente en lugar de dedicar tiempo y esfuerzo a informarse verdaderamente, es fácil predecir la poca popularidad de estar al tanto de dichos avances...

Por otro lado, te iba a a decir, Bonfil que para qué invocas a los homeomaniáticos, pero da igual invocarlos que no, de cualquier modo se las arreglan para introducir su tema predilecto en los comentarios, sea bienvenido y pertinente o no. Me extraña que no hayan empezado aún con sus monólogos-letanías.

Visitador dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Visitador dijo...

Ribozyme:

Todo esto es una falacia del hombre de paja, ¿En que hora pretendes demostrar tus dotes, que tanto presumes, de lógica?

Por otro lado, te iba a a decir, Bonfil que para qué invocas a los homeomaniáticos, pero da igual invocarlos que no, de cualquier modo se las arreglan para introducir su tema predilecto en los comentarios, sea bienvenido y pertinente o no. Me extraña que no hayan empezado aún con sus monólogos-letanías.

Visitador dijo...

Ya que entramos en una discusión con destacados científicos como el Doctor Ribozyme y un Farmaceútico como lo es Bonfil. Ambos pasaron por una universidad y llevaron (eso quiero creer) una materia relacionada con la metodología científica. Pues bien, tienen la oportunidad de demostrar a toda la blogosfera de que la homeopatía es una pseudociencia con y en base a las fuentes que gusten.

Ribozyme dijo...

¿Y no se les ha dicho de todas las maneras posibles que sus "aportaciones" no son bienvenidas aquí? Nada más fácil de demostrar, pero se lo pasan por...

Un amigo y yo comentábamos que normalmente comentar aquí era como una agradable conversación entre amigos o personas con intereses afines, pero ahora es como si, cuando apenas se empieza a poner interesante la conversación, en medio del círculo de personas llega alguien, se baja los chones y se caga frente a todos los presentes...

Fernando Miranda dijo...

Buena tarde. Soy profesor de filosofía de bachillerato. Deseo ofrecer algunas críticas a este columnista de milenio. Aunque mi crítica sea fuerte, les ofrezco el debido respeto y todo es en función de dialogar.

Creo que el señor Bonfil Olivera es una especie de fanático cientificista que desea imponer a sus lectores que lo único válido es lo científico. ¿Este señor se ha involicrado hasta lo más hondo para ver por qué aquellos antropólogos creen en lo que dice que creen? En este mundo donde supuestamente la razón y la ciencia son parte de unos cuantos priviligediados, eso no les evita decir sin sentidos.

Bonfil Olivera se molesta si alguien dice algo que no forma parte de su paradigma científico. ¿Pero se ha puesto a pensar que hay cosas que menciona que podrían ofender a otros especialistas cuya rama no es la ciencia sino las humanidades?

Doy un ejemplo. Explorando en su página personal, Bonfil Olivera dice dar un curso de filosofía de la ciencia, pero al consultar con colegas de aquella rama si el eje temático de ese curso es correcto, me he encontrado con varias molestias: el curso que este señor dice dar no es tal, sino simplemente su visión como escritor científico sobre su labor ofreciendo escasísimas visiones sobre sus lecturas en esta rama. Perdón, pero yo si lo viera dando este curso,también me enojaría y lo llamaría charlatán de las humanidades y me quejaría de que aún hay muy poco conocimiento y que nuestra rama se malinterpreta de la manera más vergonzosa.

Si los antropólogos quieren creer en sus cosas, sus razones tendrán, no veo por qué tratar de inponerles una visión propia por más efectiva que parezca.

Otros dos ejemplos.

Explorando su blog, Bonfil Olivera, en sus entradas del año pasado, da su visión sobre las ciencias sociales. Si yo deseara, a la par de Bonfil, ser un fanático de lo social, y tuviera una columna, diría: "es una pena como alguien tiene una visión tan sesgada y lineal de lo social, y eso es culpa de nuestra poca cultura en cuestiones académicas que tenemos".

Y finalmente, en una entrada sobre memes (no aquellas caritas en las redes sociales, sino la teoría de la evolución cultural), Bonfil Olivera defiende una postura claramente seudocientífica. ¿Por qué? Por que se intenta con aquella supuesta ciencia defender aspectos del área social en cuanto a ideas, pensamientos y sucesos sociales a partir de un lenguaje que proviene de lo científico. Es como si deseara explicar el movimiento yo soy 132 a partir del método científico. No le veo el sentido. Así, este señor se molesta si alguien dice algo en contra de su visión cientificista, pero él se da la libertad de hablar sobre algo que le gusta sin darse cuenta que da un derechazo a todo lo que el área social nos ha ofrecido ¿Soy entonces una oveja perdida por no aceptar únicamente lo científico que propone Bonfil Olivera? Siu es así, lo mismo cae en él para el área social). No se me hace equitativo. Si alguien habla de homeopatía y su supuesta efectividad, Bonfil Olivera y sus seguidores en este blog se pararán de puntas, pero caen en lo que critican al hablar de supuestas ciencias que no tienen un buen sustento, y que creo que es el caso de la memética (tengo la gran sospecha de que este columnista la defiende a capa y espada).
El dueño de este blog no es coherente. Lo invito a que se sumerja en otras disciplinas para que se aleje un tanto de su cientificismo. De la msima manera, adelantándome a una posible respueta similar, con mucho gusto he estado leyendo a escritores científicos para no sólo estar encerrado en mi visión social y humanística.

Deseando amablemente que mis palabras generen una discusión constructiva para combatir la visión cientificista y creo que muy parcial del señor Bonfil Olivera, y con el debido respeto, les envío saludos atentos, tanto a sus seguidores como a sus detractores.
Fernando Miranda Valle

Anónimo dijo...

Si Rybozyme, todos los problemas de la humanidad se resumen en que no hay más personas como tú, ya entendimos.

Tu reacción ante una fotografía en donde salgas tu cagando inadvertido sería muy divertida.

Grr dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Grr dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Visitador dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Grr dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Visitador dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Visitador dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Visitador dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Fernando Miranda dijo...

Buena noche. Deseo felicitar a Grr y a Visitador por sus comentarios, creo que hacen muy buenas críticas a la visión cientificista de Bonfil. Creo que hacen un gran esfuerzo por exponer las falacias en las que cae Bonfil Olivera. Con todo respeto para Ribozyme y Bonfil, creo que Grr y Visitador no son trolls, sino personas bien informadas que ofrecen muy buenos argumentos. Lástima que yo no tenga mucho tiempo libre para hacer una crítica puntual a la columna "La ciencia por gusto".
Yo aún ando en un debate personal conmigo mismo entre si la homeopatía funciona o no. Pero voy a buscar con gran interés sobre eso que mencionan de la potencia homeopática 6C. Gracias por mencionarlo.
Quisiera finalizar mi participación en este blog. Creo (y lo digo sin afán de ofender) que Bonfil forma parte de aquel séquito lleno de prejuicios que compone la mayoría de columnistas de Milenio Diario.
Investigando sobre eso del escepticismo, al principio pensé que se referían a la doctrina griega en la que se negaba que todo conocimiento podía obtenerse de la naturaleza. Pero para mi sorpresa, resultó ser algo nuevo que llaman "escepticismo científico". Mario Bunge ya había tratado (con fracaso completo) de definirlo y justificarlo. Ahora me encuentro con que hay un montón de blogueros mexicanos, que a modo casi obsesivo, y en un supuesto intento por defender la ciencia, se han vuelto una especie de activistas que hacen hincapié en la razón como única actitud válida y en la ciencia como único conocimiento, dejando fuera cualquier otra cosa. Su activismo, a partir de sus propios prejuicios sobre el funcionamiento científico, y creo que en lugar de ser un éxito para la concientización pública de la ciencia, es perjudicial para la misma. Su obsesión por las "pseudociencias" es tal que se cae más en el pleno berrinche e intolerancia y se ignora que hasta los más sesudos racionalistas tienen a cuestas un pensamiento emocional. Estos "escépticos" (incluyendo a Bonfil Olivera) han llevado sus prejuicios e intolerancias al ámbito de la cruzada. ¿Estamos ante una nueva forma, aunque minoritaria, del fanatismo? Creo que sí.
Y para finalizar, buscando resultados de Bonfil en Google, me encuentro con una conferencia que da en una especie de coloquio de ateos que se celebró en 2010. Veo que ese grupo hace exactamente lo mismo: denostar la fe porque la consideran irracional (caen en la perogrullada, ya que la fe por antonomasia es irracional). Algunas columnas de Bonfil caen precisamente en este tenor.
A veces he dado en mis cursos algunos seminarios sobre el cientificismo, sobre los herederos del positivismo lógico. Había dicho que Carl Sagan era el ejemplo perfecto. Pero creo que he encontrado el ejemplo mexicano perfecto al estilo de Sagan: el propio Bonfil Olivera.
Les agradezco sus intensas y acaloradas discusiones a Grrr y Visitador. Considero que Bonfil debería limitarse a sus cursos sobre comunicación de la ciencia y a hablar sobre los últimos avances científicos. Si realmente desea hablar de temas que no conoce, una intensa documentación sobre los mismos no le vendría nada mal, de lo contrario, sus columnas se reducirán al comentario y al simple prejuicio.
Muy atentamente y con todo respeto,
Fernando Miranda Valle.

Francisco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco dijo...

Muy bonito el video sobre el proceso de aterrizaje (parece que es correcto decir "alunizaje" cuando se refiere a la luna, pero "amartizaje" como he leído por allí, no existe).
Por supuesto que hay mucha ciencia detrás, pero la misión es también un logro de ingeniería. El problema de frenar un objeto que viaja a 21 mil kilómetros por hora y posarlo "suavemente" sobre la superficie de un planeta, suena más a reto de ingeniería.

Muy bonita también la enciclopedia
de la medicina tradicional mexicana, viéndolo como una recopilación de creencias y tradiciones de nuestros pueblos, una parte importante de nuestra cultura.

Explicar por qué la gente se realiza cuando ganan equipos o deportistas de su país es tal vez una de las cosas que como dice Miranda deben abordarse desde una perspectiva diferente a la cienica. Personalmente, honestamente yo nunca entendí por qué debo sentirme orgulloso de que Damian Bichir haya sido nominado a un Oscar, por ejemplo. En una página de Facebook un amigo puso una foto donde salía este señor junto con Brad Pitt y decía "Qué orgullo!!". Y yo miraba la foto y la verdad no pude sentir, por más que lo intenté, el menor asomo de orgullo. Yo que hice, o en qué ayudé?

Grr dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Grr dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Martín Bonfil Olivera dijo...

Sr. Fernando Miranda, no voy a borrar su comentario porque pienso que puede ser honesto. Lea mi libro "La ciencia por gusto" (Paidós, 2004), y si todavía cree que soy un fanático cientificista, pues ya no podré hacer nada por usted.

Por otra parte, meterse a MI blog a decir que YO soy un fanático científicista egocéntrico etcétera se me hace, por lo menos, tonto, ¿no cree? Tiene todo el derecho a insultarme, pero no en mi casa. Piénselo un poco.

Fernando Miranda dijo...

Buena tarde señor Bonfil:

He sido muy crítico, pero en ningún momento mi intención ha sido ofenderlo. Si lo he hecho, le ofrezco una disculpa.

Con gusto iré a comprar su libro.

Y perdón, pero al escribir en un diario de circulación nacional, y tener un blog abierto a todo público, usted está permitiendo que sus lectores se metan en su blog y expresen acuerdo o desacuerdo en sus posturas. Eso es una de las ventajas (o desventajas) de ser una figura pública y un líder de opinión en su ramo.

Deseando que en lugar de que se haga el ofendido, tome algunos aspectos de la crítica que le he hecho. Le ofrezco mis más sinceras consideraciones.

Fernando Miranda Valle.

Visitador dijo...

Bonfil: No estoy diciendo que no compren su libro. Al fin y al cabo es su esfuerzo y su inversión.