miércoles, 12 de abril de 2006

La ciencia no existe para los candidatos

La ciencia por gusto
La ciencia no existe para los candidatos

Martín Bonfil Olivera

La bien ganada mala fama que tiene la política queda más que confirmada por el vergonzoso tono de las campañas presidenciales en los últimos días.

Pero no es ese nuestro tema, sino señalar que ninguno de los candidatos ha tomado realmente en cuenta a la ciencia ni la tecnología en sus campañas. Quizá las mencionan –sobre todo a la segunda; la llamada ciencia “básica” sigue siendo despreciada, a pesar de ser la raíz de la que podría surgir una tecnología propia–, pero no hacen propuestas para impulsar su desarrollo y aprovechar su potencial. Cansa repetirlo, pero lo que distingue al primer mundo del tercero es en gran parte su desarrollo científico, que sustenta su poderío tecnológico e industrial.

El 4 de abril, en La Jornada, el científico mexicano René Drucker hace el ejercicio de vislumbrar lo que podría ser la situación de la ciencia mexicana a finales del próximo sexenio, en diciembre del 2012, si todo saliera razonablemente bien. Entre otras cosas, imagina que el presupuesto en ciencia y tecnología podría haber crecido hasta un 0.85% del PIB, que la planta de investigadores nacionales aumentó, que hubo investigaciones útiles en áreas como salud, petróleo y nanotecnología, que se establecieron colaboraciones con empresas mexicanas, y un plausible etcétera.

La propuesta de Drucker podría ser calificada de cándida, parcial o simplista. Pero es una propuesta. Y aparentemente está fundada en un proyecto. Es más de lo que puede decirse de cualquier candidato. Desgraciadamente, Drucker no menciona un aspecto fundamental en su esbozo de proyecto de ciencia y tecnología: la comunicación pública de la ciencia.

Y es que no puede esperarse que una sociedad como la nuestra apoye la inversión en ciencia y tecnología si nuestros ciudadanos –incluyendo a nuestros gobernantes– no conocen qué son, cómo funcionan y para qué sirven estas disciplinas. Una estrategia nacional de divulgación científica (propuesta de la que se ha hablado mucho en la comunidad de divulgadores mexicanos), que fomentara la apreciación y comprensión públicas de la ciencia y la técnica, así como la responsabilidad social al respecto, sería fundamental en el establecimiento de la tan deseada –y necesaria– política de estado en ciencia y tecnología.

Ojalá los candidatos escucharan, y no estuvieran tan ocupados echándose lodo.
mbonfil@servidor.unam.mx

2 comentarios:

Fabricio González Soriano dijo...

!Hola! Sobre el mismo tema he publicado en mi propio blog un comentario y un cuestionario diseñado para saber de la opinión de los candidatos hacia temas como desarrollo de la ciencia y papel de la ciencia en el Estado. Sobra decir que aunque he enviado el cuestionario a las páginas de los candidatos no he obtenido repuesta alguna al mismo.
El link a mi blog:

http://vestirpulgas.blogspot.com/2006/04/ciencia-poltica-y-elecciones.html#links

Felicitaciones por tu columna y tu espacio bloggero.

JASO dijo...

Creo que el candidato que mas menciona la palabra "tecnología" es Felipe Claderón, pero de ciencia ni por error hablan ninguno de los 5.

He puesto un link a tu blog, en el mio, espero no haya lío.

Saludos.