martes, 23 de febrero de 2010

Cerebro y mente

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Publicado en
Milenio Diario, 24 de febrero de 2010

Si uno de los principales logros científicos del siglo XX fue descifrar las bases moleculares de la vida, el reto que definirá al XXI será comprender los mecanismos sutiles del funcionamiento cerebral. Éste será el siglo del cerebro.

Entender al cerebro, sano o enfermo, ayudará a prevenir o combatir males como Parkinson y Alzheimer, esquizofrenia, depresión, autismo y tantos otros desajustes de la función cerebralES.

Pero más allá de su mero funcionamiento, el enigma más fascinante del cerebro humano es cómo esa masa de más o menos kilo y medio de tejido nervioso (con entre 50 y 100 mil millones de neuronas, unidas entre sí en una intrincada red con más de mil billones de conexiones) puede dar origen a la mente y, sobre todo al “yo”: la sensación subjetiva de ser, de existir. A la conciencia. O, usando otra terminología, al alma.

La hipótesis más obvia (y más ingenua), refinada por René Descartes en el siglo XVII, es que el cerebro es sólo un órgano que sirve de asiento al alma inmaterial, un espíritu que, en consonancia con las tradiciones religiosas, constituye la esencia de la persona.

Esta postura filosófica, llamada dualismo, presenta varios problemas. Primero, en realidad no explica qué es el alma; sólo la da por supuesta. Segundo, presenta un obstáculo insuperable: ¿cómo podría una entidad inmaterial, espiritual, intangible por definición (el alma), ejercer influencia alguna sobre una entidad material (el cerebro), por ejemplo para lograr que movamos un brazo? Y tercero, pero no menos importante: lejos de ser una explicación natural del enigma de la conciencia, el dualismo recurre a suposiciones sobrenaturales, lo cual va en contra del espíritu (ejem) de la ciencia (que es por necesidad naturalista; de otro modo, cualquier explicación mística, y por tanto no comprobable de forma experimental, sería válida: hacer ciencia sería imposible).

Pero en las últimas décadas, nuevos métodos para estudiar el cerebro vivo, junto con avances en neurofisiología, computación y hasta en filosofía de la mente han permitido generar modelos todavía rudimentarios, pero esencialmente coherentes, de cómo el cerebro, en su inmensa complejidad y a través de procesos en paralelo y en múltiples niveles, puede generar esa sensación de “pienso, luego existo” que llamamos “yo”. El dualismo, el alma inmaterial, no es ya una hipótesis necesaria. El alma existe, pero no es una esencia, sino un fenómeno emergente del cerebro.

Hoy a las 10:00 am se inaugura la sala “El cerebro, nuestro puente con el mundo” en Universum, museo de ciencias de la UNAM. Título dualista, pero contenido de calidad. Vale la pena conocerla para saber más sobre éste, el objeto más complejo del universo.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

12 comentarios:

Darwin dijo...

Lei hoy en la mañan el articulo y me gusto mucho en como diste a conocer el evento. " el saldo de su amigo esta agotado..." bueno me despido bye, ¡que oso!.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Hmm..., gracias, aunque creo que hay ahí un chiste que no entendí ("el saldo de su amigo"...)

saludos! Siempre es un honor recibir un mensaje del Padre de la Evolución...
;-)

martín

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Tocayo:
Si aceptamos que la mente es orignada por el cerebro,

y aceptamos que el ingrediente principal de una persona es la autoconciencia,

y aceptamos que no tiene por que limitarse el organo originador de la mente, a uno hecho de carbono (podria ser uno de silicio),

entonces debemos aceptar que la mente, puede originarse de un ordenador o lo que sea que se invente en el futuro, y puede tener autoconciencia y dberia ser aceptado como un ente,
un ser vivo,
es decir una persona.

Seria maravilloso hablar con un ser que despeierte a a conciencia asi, y reflexionar con el sobre el mundo.

¿por que no? ¿no decia (creo) Descartes, "pienso, entonces existo? ¿no es la autoconciencia prueba de pensar? ¿si ya aceptamos que el cerebro es quien produce el pensamiento, porque lo hace solo por ser de carbono?

Ahora que... habemos queines pensamos que hay alma (no me tires mala onda, tu mencionaste primero la palabra) mas alla del cerebro. almas sin cuerpo. Y por lo mismo, no mortales.

Pero eso no me quita, que, dado el caso, Y LO DIGO DE UNA BUENA VEZ, yo si reconoceria como persona a un ser de silicio, hecho por el hombre, que un dia diga de si mismo: Yo soy.

leocescar dijo...

Este te quedó bueno Martín, a pesar de que creo que el cerebro si se puede interpretar como un puente con el mundo, ya que sin el, no percibiríamos nada. Lo dual del término lo entiendo en que nos transmite una concepción de dos cosas: hombre-mundo, que aunque cierta puede caer en antropocentrismo, pero realmente lo veo poco probable. Tendría que ver la sala, puedes creer que no me he asomado :P

Ribozyme dijo...

A mí me gusta la teoría de Daniel Dennet sobre el funcionamiento de la mente y que dado que la conciencia no sucede en un momento o lugar dado, sólo existen los recuerdos finales de una supuesta conciencia (segundos después de que se concretant) y que la conciencia en sí es una especie de ilusión, como predicaba Gautama Buda. Él lo ha descrito en varios de sus libros (el más reciente de los que he leído es "Freedom Evolves"), pero Susan Blackmore lo explica de manera más sencilla en su libro "Consciousness - A Very Short Introduction" (libro que jamás veremos traducido al español y que yo tengo en formato PDF para pasarle una copia a quien le interese).

Ribozyme dijo...

Se notó que no revisé lo que escribí antes de pulsar el botón "PUBLICAR COMENTARIO". Quise decir que Dennett "propone que dado que la conciencia...".

Martín Bonfil Olivera dijo...

Luis Tocayo: Por supuesto que la conciencia puede, en teoría, presentarse en un máquina lo suficientemente compleja... vayamos pensando en qué derechos tendrá una "persona artificial", cuando aparezca!

leocescar: Bueno, sí, pero si el cerebro es nuestro puente con el mundo, ¿nosotros DONDE estamos? ¿En "el otro lado"? El problema es que el lenguaje en sí mismo es dualista, pero no: el cerebro no es el puente, el cerebro es el órgano de la conciencia. En un sentido complejo, pero real, somos nuestro cerebro. Daniel Dennett, de quien me confieso fan incondicional, lo dice mucho más bonito: "Somos sueños soñados por nuestros cerebros".

Buen Ribo: A mi me encantó la teoría de Dennett. No me gusta mucho el estilo de Blackmore, que comenzó siendo parapsicóloga, se volvió escéptica ante los fraudes de sus colegas, y ahora se ha clavado en los memes primero y la mente después, pero sigue teniendo un sesgo budista que no me comvence.

¡Saludos!

martín

Anónimo dijo...

Urteter nuytre: http://downthandrig.racyspace.com

Anónimo dijo...

Urteter nuytre: http://s1.shard.jp/uladelcamp

Sap Business Objects dijo...

Excelente post, a veces navegando por internet encuentras este tipo de publicaciones interesantes. Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Many thanks for posting this, It?s just what I was researching for on bing. I?d quite a bit relatively hear opinions from a person, barely than a company internet page, that?s why I like blogs so significantly. Many thanks! возникновение фамилии абалмасова| replica fashion handbags and accessories| мужская майка купить москва| from the mute pity of her eyes to the mute pity of that would-be
http://s1.shard.jp/campef/lethbridge-summer-basketball-camp.html Click Here

Anónimo dijo...

Definitely one of many challenges which people starting a brand new on-line company face is that of acquiring visitors to their web site. как появилась фамилия залиховская| как появилась фамилия зайнудинова| replica valentino handbag| the estate
http://s1.shard.jp/campsand/snowville-utah-rv-camp-sites.html snowville utah rv camp sites