miércoles, 3 de marzo de 2010

¿Constitución mata ciencia?

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Publicado en
Milenio Diario, 3 de marzo de 2010

Por más esfuerzos que se hacen, la antigua y obsoleta división de la cultura, que es una, en “las dos culturas”, científica y humanística –denunciada por el físico y escritor inglés C. P. Snow en su clásico del mismo título allá en 1959– es difícil de erradicar.

El pasado viernes 26 de febrero La Jornada dio la mala noticia de que, seguramente con motivo de los festejos del bicentenario de la Independencia y el centenario de la revolución, las altas autoridades de la UNAM han decidido cerrar el Museo de la Luz, en el Centro Histórico de la ciudad de México, para convertirlo en un “museo de la constitución”.

Se trata, creo, de una decisión equivocada; probablemente poco informada. El Museo de la Luz, uno de los pocos espacios dedicados a la cultura científica en nuestro país, no es sólo un museo de ciencia: en él el arte y la historia tienen también su espacio.

Ocupa un edificio de gran prosapia: el Ex-Templo de San Pedro y San Pablo, en la esquina de las calles de San Ildefonso y Carmen, lugar donde en 1822 se reunió el Congreso Constituyente que el 4 de octubre de 1824 promulgó la primera Constitución de nuestro país (de ahí la propuesta de legisladores y abogados constitucionalistas de transformar el recinto en un museo de la constitución). Posteriormente tuvo una historia turbulenta: fue biblioteca, colegio militar, cuartel, almacén de forraje, cabaret y escuela.

El bello edificio, completamente restaurado durante la creación del Museo de la Luz, cuenta con murales y vitrales de Roberto Montenegro y otros artistas. El museo permite a los aproximadamente 100 mil visitantes que acuden cada año conocer el fenómeno de la luz en sus más diversas facetas: como fenómeno físico, como fuente de energía para todo el reino viviente, como nuestra ventana al mundo y al universo, como componente básico de las artes plásticas y escénicas… En su creación participaron especialistas científicos, humanistas y artistas del más alto nivel, coordinados por la destacada física mexicana Ana María Cetto.

La UNAM invirtió considerables recursos y esfuerzo en este exitoso museo, único en el mundo por su temática. Sería una pena que, con casi 15 años de historia, se perdiera por una anacrónica pugna entre ciencias y humanidades. Si duda, un museo de la constitución es un proyecto valioso, pero no al costo de destruir algo como el Museo de la Luz.

Esperemos que todavía haya tiempo (el cierre del museo está anunciado para junio) de reconsiderar la decisión y buscar otro espacio para alojar el nuevo museo. La comunidad científica seguramente se manifestará al respecto. Ojalá que, en vez de que la cultura humanística derrote a la científica, ambas puedan cooperar para ofrecer a los ciudadanos más, y no menos. Ojalá que la luz no se apague en el Centro Histórico.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

16 comentarios:

Sir David von Templo dijo...

No veo porqué la ciencia debe estar peleada con las humanidades. Es más, en mi humilde opinión de ingeniero letrado, puedo decir que la ciencia y las humanidades se complementan demasiado bien, y que ambas son necesarias para que una sociedad pueda desarrollarse plenamente.

Además, ambas tienen un enemigo en común (que de hecho ya ni pelan): la religión.

Vivette García dijo...

No puede ser! Es una muy mala noticia. Esto me hace sospechar aun mas del nacionalismo impuesto por decreto politico de este pais. Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr...
*Mensaje sin acentos*

El Agus dijo...

Me parece que puede haber otros recintos en el mismo Centro Histórico que puedan funcionar como un "Museo de la Constitución" sin tener que cerrar otros que, evidentemente, también contribuyen a la cultura de nuestro país.

Saludos Martín y que haya Museo de la Luz para un buen rato.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Para ayudar a salvarlo, únete al grupo en Facebook!

Martín

Alberto Muñoz dijo...

Es cada vez más lamentable el estado de la UNAM. No dudaría en que sea nuevamente, una dádiva al Sindicato que tiene al Puma agarrado de los tanates cómo siempre. Qué verguenza !!!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

¿Y cual sería la sorpresa? si la UNAM fuera dirgida con criterios academicos, criterios culturales, como debería ser, entonces halaríamos de sorpresa... pero la UNAM se dirige por criterios politicamente correctos (frase de cajón, mas bien es politicamente convenientes para la rectoría).

Si bien el anterior rector, Juan Ramon de la Fuente era un politicazo, en la comparacion con el actual Jose Narro, de La Fuente se lo lleva de calle. Politicos uno y otro, ni hablar, pero el primero es politico de mejor factura. Narro es solo un politiquero.

Ojala se salve el Museo de la Luz, PERO LA VERDAD, LO DUDO. Escuchar no es la mejor cualidad del politico AUTOCRATA mexicano, y ese es Jose Narro Robles.

Saludos Tocayo.

Adrián García dijo...

¿Para que sirve la ciencia?
¡Si que lo cierren!

Necesitamos más políticos con esa visión de festejar algo que ellos no conocen, creo que por lo menos asi cinocerían algo de la "Carta Magna" y se dieran cuenta de las tarugadas que hacen y ademas los 100 mil visitantes que van a ese lugar cvada ño sabrian un poco de leyes para no dejarse de los políticos...

Perdón tuve un dejavú... Es una lástima que busquen dejar fuera a la ciencia para festejar esto del Nacionalismo "acientífico", cómo esto de la ciencia no se les da, pues hay que acabarlo.

Ni modo cuando se es politonto... digo político haces propuestas para verte bonito en la foto.

Luis Angel dijo...

Una de las acciones que llevamos a cabo los que trabajamos como anfitriones dentro del museo, es hacer público nuestras preguntas acerca de los porqués y las formas en las que se esta operando el cierre del museo, para ello solicitamos su apoyo simbólico a través de su firma que será recolectada el fin de semana en el museo y les daremos volantes informativos, al igual que en los diferentes campus de la UNAM

Anónimo dijo...

Emmanuel dice:
Es una lástima que cierren un lugar tan importante porque puede significar el sembradio del semillero de la cultura científica (en los niños y en los jóvenes y, ¿por qué no? En los adultos) que tanta falta hace en nuestro país. Es buena idea que se habrá un museo más de historia-política, pero no a costa del derroche de otro. Ya lo saben, nuestros políticos no son unas lumbreras precisamente. Creo que siempre van a cargar el estigma de la clase política. Hojalá esa situación cambiara, pero esa es una tarea que le corresponde a los estadistas y no a los simples politiqueros.

Y respecto a la unam, sí, son lamentables muchas de las condiciones actuales en las que se encuentra, pero sería mejor considerar los logros que ha podido conseguir (creo que consiguen apacarlas). Mejorarla, es algo que nos corresponde a todos. No creo que por algo trivial se le halla definido como: "...el modelo académico y formativo para muchas generaciones de estudiantes de diversos países, (sic) y nutrir el ámbito iberoamericano de valiosísimos intelectuales y científicos", -la UNAM- "ha impulsado poderosas corrientes de pensamiento humanístico, liberal y democrático en América y ha extendido su decisivo influjo creando una extraordinaria variedad de instituciones que amplían el mundo académico y lo entroncan en la sociedad a la que sirven".

D.V.N.O. dijo...

ademas del grupo de facebook, existe una cuanta de twitter que pueden seguir para enterarse de las ultimas noticias sobre el museo de la luz.

http://twitter.com/museodelaluz

Ribozyme dijo...

No me sorprende, aunque sí me entristece. Que políticos (porque eso es lo que son los directivos de la UNAM) tomen decisiones en base a criterios de beneficio político, por muy mezquinos que éstos sean, no es ninguna novedad. Esto es bien evidente al comparar el número de museos con temas científicos con el número de museos con temas históricos que han promovido los diversos gobernantes de todos los niveles en este país. La proporción es ridículamente pequeña. Ya no digamos si la consideramos respecto a la suma de museos históricos más museos de arte. No digo que estos últimos sean malas opciones, al contrario, me encanta visitar museos, especialmente de arte. Pero que el tipo de tema favorecido es un cálculo político resulta evidente al observar cómo todos los diversos grupos de poder del país se han sumado a los festejos para "el Vicente Narro"... En este país, en el que lo que abunda son las carencias, resulta muy cómodo promover el orgullo por cosas que otros hicieron en el pasado y a las que poco o nada hemos contribuido. Un "glorioso pasado" para distraernos de pensar en unos decadentes presente y futuro. El caso es que ninguna figura u organismo público quiere verse como menos contribuyente al patrioterismo de moda. Dichas manifesaciones me hacen pensar en la definición que hace Savater del nacionalismo (del que el patriotismo no es más que una forma más políticamente correcta): "el estúpido orgullo de haber nacido en lugar dado, cosa que sucedió por accidente".

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Bueno, aunque cerrar el Museo de la Luz es una decision torpe, otra cosa es los festejos del bicentenario. A mi no me parece mal que como nacion FESTEJEMOS ser, estar, existir. Que hoy estemos tan atribulados, no quita que es digno de celebracion cumplir doscientos años.

Mejor, pensando propositivamente (hacer algo, mejorar algo) en lugar de resentidamente (lamentar algo, maldcir lo hecho), LO QUE NOS TOCA es pensar como podemos, como sociedad y como cada individuo, como podemos HONRAR a nuestra nacion... reclamantes y vociferantes, no cuesta nada, es de lo mas comun, hasta se creen que por mas estridencia son mejores ciudadanos. Mejor manos a la obra. Construir, para con esto festejar.

Alletta dijo...

Es una pena que quieran cerrar ese espacio para transformarlo en un museo de la constitución. El Museo de la Luz es un recinto hermoso que además cumple una gran labor en la difusión de la ciencia.

Creo que el secreto es que más gente lo conozca y entienda lo que está a punto de perder :/

Martín Bonfil Olivera dijo...

Hoy (10 de marzo) en La Jornada: "El Museo de la Luz sólo cambia de sede, no cerrará: Drucker"

Bien, pero no basta; ahora falta lograr que no lo muden!

Ribozyme dijo...

Me gustaría que alguien me explicara qué es esa "nación" a la que "hay que honrar", aparte de una abstracción que nos inculcaron cuando éramos demasiado pequeños para cuestionarlo en forma alguna. Es como los términos "alma", "espiritual", etc., Me parece que con conceptos como estos se comete la falacia ontológica, que radica en pensar que porque se nos ocurre la idea creemos a pie juntillas que lo que representa esa idea debe de existir.

Ah, y Martín desde un principio dijo que el motivo más probable para estas disposiciones sobre el Museo de la Luz es el mentado Vicente Narro...

Aunque ése es otro asunto, yo me pregunto qué tanto vale la pena festejar el mentado Bicentenario, si la independencia de España fue promovida por los criollos para beneficiar a los criollos, no implicó mejora alguna para la mayoría mestiza y sí implicó un aumento muy importante en la inseguridad del país, una enorme caída en la economía y casi constantes guerras internas y cuartelazos/golpes de estado. No fue sino hasta que Porfirio Díaz tomó el poder, en los últimos 20 años del siglo XIX (es decir que del 21 al 80, 60 años, el país estuvo constantemente sumido en la inestabilidad) que las cosas se estabilizaron. Y ya sabemos lo que nos dejó el Porfiriato. Lo único bueno que se logró en el siglo XIX fueron las Leyes de Reforma. Y en TODO el siglo XX tuvimos, primero al último tercio del Porfiriato, luego el relajo que fue la Revolución, la que finalmente nos condujo a más de 70 años de PRIato, una "dictablanda" que lo único que logró fue cierta estabilidad del país en lugar de las constantes revoluciones y golpes de estado del resto de América Latina, pero que a pesar de la enorme veneración que alguna gente (especialmente en la izquierda) le tiene a Lázaro Cárdenas, no mejoró en gran cosa las condiciones de la mayoría de la población. Sólo los últimos 10 años han sido de verdadera democracia, y los resultados que se han obtenido hablan muy mal de la democracia. Por cierto, la idea de que debemos festejar "para desentendernos de la zozobra que representan la economía y la inseguridad del país", no me parece muy recomendable. Me parece que a las situaciones difíciles hay que enfrentarlas con los ojos bien abiertos en lugar de con demagogia (nada más hay que ver a dónde nos ha llevado la estrategia actual de "al pueblo, pan y circo", donde hay más circo que pan) o con esa propuesta de la estrategia del avestruz, de esconder la cabeza en la arena para no ver lo feo que se han puesto las cosas. Me recuerda a la típica actitud de las clases acomodadas en México, que se encierran en mansiones dentro de fraccionamentos amurallados para no tener que ver la "fealdad" ni enfrentar la inseguridad que provoca la pobreza que no sólo no han hecho por remediar, sino que incluso han fomentado con prácticas injustas (¿Alguno de ustedes ha visto los mal llamados salarios que paga la gran mayoría de los llamados "pequeños empresarios"? Y aparte se las arreglan para no dar prestaciones).

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Yo si creo que hay, y mucho, que festejar. Para cada objecion, para cada reclamo, hay una razon para si festejar.

Lo que no hay, y es natural, es l aposibilidad de que un individuo convenza a otro, tratandose de PERCEPCIONES. Percibimos, cada uno, todos, cosas diferentes viendo lo mismo.

Yo por mi parte, sin negar los tremendos problemas, veo lo que tenemos. Yo digo que no tenemos poco. Es mas, lo que tenemos empieza precisamente por tener una Nacion. SI QUE EXISTE. Pero nadie puede verla por otro, cada quein la debe percibir. A mi me habla alto y fuerte. Y yo si pienso festejarla.