miércoles, 13 de octubre de 2010

Nobeles inmorales

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 13 de octubre de 2010

Cuando, en 1971, el doctor Robert Edwards, biólogo, y su colega el ginecoobstetra Patrick Steptoe, ambos ingleses, recibieron la noticia de que el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido, que financiaba sus investigaciones sobre fecundación in vitro, no iba a continuar apoyándolos, deben haberse sentido muy desanimados.

La causa era el fuerte debate que se había generado sobre el tema. El Vaticano, en particular, y otras autoridades religiosas, se oponían decididamente a la técnica.

El papa Paulo VI se había manifestado en contra de cualquier técnica que separara la fecundación del coito. En su encíclica Humanae vitae (1968) escribió: “Esta doctrina, muchas veces expuesta por el Magisterio, está fundada sobre la inseparable conexión que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa, entre los dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreador”.

Y el Catecismo de la Iglesia Católica (secciones 2376-2377), a su vez, afirma que “Las técnicas que provocan una disociación de la paternidad por intervención de una persona extraña a los cónyuges (donación del esperma o del óvulo, préstamo de útero) son gravemente deshonestas. Estas técnicas (…) lesionan el derecho del niño a nacer de un padre y una madre conocidos de él y ligados entre sí por el matrimonio. Quebrantan su derecho a llegar a ser padre y madre exclusivamente el uno a través del otro. [Incluso] Practicadas dentro de la pareja, estas técnicas (…) son quizá menos perjudiciales, pero no dejan de ser moralmente reprobables. Disocian el acto sexual del acto procreador. El acto fundador de la existencia del hijo ya no es un acto por el que dos personas se dan una a otra, sino que confía la vida y la identidad del embrión al poder de los médicos y de los biólogos, e instaura un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana. Tal relación de dominio es en sí contraria a la dignidad e igualdad que debe ser común a padres e hijos”.

Edwards había estado estudiando, desde finales de los 50, el proceso de fertilización humana, entonces bastante poco conocido. Su utópico objetivo era lograr fuera del cuerpo humano la unión de un óvulo y un espermatozoide para dar origen a un embrión que pudiera implantarse en el útero de una mujer y desarrollarse hasta convertirse en un bebé sano (y luego, claro, en un adulto sano).

Para lograrlo, tuvo que estudiar en detalle el ciclo de vida del óvulo y el espermatozoide, descubrir en qué etapa su unión era posible, y en qué condiciones (logró la primera fertilización in vitro en 1969), qué podía bloquear o favorecer el desarrollo del óvulo fecundado (cigoto) para que comenzara a dividirse y convertirse en embrión (en 1971 logró embriones de 16 células), cómo conseguir que éste se implantara en el útero y continuara desarrollándose (el primer embarazo exitoso se produjo en 1976, aunque no llegó a término), qué hormonas participaban en el proceso…

El resultado de todo ese trabajo –hecho posible con patrocinio privado luego de que cesó el apoyo gubernamental– fue el nacimiento, el 25 de julio de 1978, de Louise Joy Brown (Joy = alegría), la primera “bebé de probeta” (hoy, por cierto, treintona y madre de un saludable bebé concebido por el método tradicional). Actualmente hay más de 4 millones de bebés producto de la fertilización in vitro, y al menos un número igual, podemos suponer, de padres que estarán felices de ver que Edwards (Steptoe murió en 1988) reciba el premio Nobel de medicina.

Mi amiga Atenas, que no ha podido concebir un bebé con su esposo, está sometiéndose (¡en una clínica del ISSSTE!) al tratamiento de fecundación in vitro que quizá les permita cumplir su deseo. No sé si lo logrará (la técnica tiene una buena tasa de éxito, pero no es infalible). Si no, están dispuestos a adoptar.

Otra amiga, Margarita, pudo concebir a un par de preciosos gemelos, a pesar de tener ya una edad que hacía riesgoso el embarazo, gracias a una amiga –casada– que prestó su útero para gestarlos. Hoy ambos niños tienen, en cierto modo, cuatro progenitores: dos amorosos padres y dos padrinos.

Si los prejuicios morales basados en creencias religiosas hubieran predominado, hoy ambas amigas, y sus parejas, tendrían que resignarse a no tener hijos. Está claro que lo ético es, precisamente, y contra lo que digan encíclicas y catecismos, utilizar las técnicas reproductivas a favor de la vida y la familia. ¿En nombre de cuántos prejuicios se estarán bloqueando otros avances científicos que podrían hacer felices a personas que tienen derecho a serlo?

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:



Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!



Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

57 comentarios:

Ribozyme dijo...

El "infalible" papa saliendo con una falacia naturalista a lo bestia...

¡Huy, Bonfil, otra vez van a caerte las plañideras! Con eso de que "te empeñas" en atacar a la Iglesia Católica (más bien se ponen ellos solitos en evidencia). Esperemos en esta ocasión indicarles que dirijan sus llantos y quejas desgarradoras a la Academia de Ciencias de Suecia.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

¡PUES PROVECHO!

Carlos dijo...

Joder! los prejuicios y limitaciones morales falsas, establecidas por instituciones como las diferentes iglesias siempre han sido un lastre para el avance del bienestar humano, que lastima que aun hoy en día aun cuando este lamentable hecho ya esta demostrado sigan tratando de influir en decisiones políticas, de salud etc. Saludos.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Para que vean que vale la pena: en Costa Rica la iglesia católica logró que el gobierno (no hay separación estado-iglesia) prohibiera la fecundación in vitro en 2001 "Por atentar contra la vida de los embriones"; hoy está por decidirse si anulan por fin dicha injusta prohición.

Hazael Sotelo dijo...

Considero que más que las Iglesias como instituciones sociales no deberían ser señaladas como las culpables, creo que los verdaderos patanes, son algunos de sus malos elementos "humanos"(aún no me convenzo de que no sean de la raza del Depredador disfrazados y cazando de un nuevo modo). Por otro lado, me parece excelente saber que se le haya otorgado el premio a semejante descubrimiento, un poco tarde quizá, pero al fin y al cabo un premio bien merecido. Muy buenos artículos.

Ribozyme dijo...

No, si esas repúblicas bananeras no dan para más (me disculpo con cualquier tico que pueda estar leyendo, pero la verdad es la verdad) y por eso no salen de perico perro (y, bueno, en México tampoco estamos para servir de ejemplo que digamos...).

Tampoco creo conveniente negar que la fertilización in vitro y el aborto comparten un problema, que es la muerte de embriones, y de hecho hasta lo he usado como punto de discusión con los que se oponen al aborto, porque muchos de ellos dicen estar a favor de la fertilización in vitro, y creo que es un punto para hacerlos recapacitar sobre sus argumentos contra el aborto. Además, como bien dijera un amigo, "con la cantidad de embriones que se van al caño..." (en el fluido menstrual; es decir, un porcentaje muy significativo, probablemente entre un tercio y la mitad, de los óvulos fecundados es abortado espontáneamente de manera natural, lo que da que pensar sobre un Diosito muy bondadoso y las posturas religiosas respecto al aborto y la anticoncepción), eso es lo de menos.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Ribozyme: solo una anotacion marginal: HUY no existe en castellano... si lo que querias era dejar patente tu miedo, tal vez debiste anotar ¡uy! jejeje, no te enojes, digo, yo digo.

Antonio dijo...

Como dice Steve Novella en el último SGU, no se puede decir que la iglesia sea inconsistente: el problema es la muerte de embriones al igual que el aborto y la píldora del día siguiente.

Ahora que si le dan el Nobel a Edwards por mejorar el trabajo de dios, lo que la iglesia debería exigir es que antes le hubieran dado el Nobel a dios, ya que sin su trabajo el de Edwards y Steptoe no hubiera sido posible.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

Anónimo dijo...

Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados. Así que ese razonamiento no cuenta. Me extraña que provenga de alguien que deberia de ser muy avezado para las argumentaciones.

En lo que no estoy de acuerdo con la columna, es la perpectiva maniquea que tiene el autor con la iglesia católica. Sólo la ataca, parece que los prejuicios del autor no le permiten ver que no todas y a veces las secciones más importantes piensan y actuán como las retrata. Es justo denunciar sus males, pero también es injusto no enunciar sus aciertos. En muchos lugares las comunidades religiosas hacen actos nobles que justifican y dignifican a la vida humana recalcando su derecho a ser feliz (idea igualmente noble pero generalmente utópica). Inclinarse por un lado de la balanza sin elementos para hacerlo, lo consideró anti-ético, y falto de moral.

¿Acaso debemos nada más atacar a la ciencia sólo porque su desarrollo ha traído problemas graves a la humanidad, sin considerar sus logros? En ese caso habría que dejar de hacer ciencia por sus peligros potenciales. Y Si bien es cierto que la ciencia no tiene ética y moral por sí misma, quienes la desarrollan, quienes dirigen sus avances, quienes la planean, quienes la hacen, quienes eligen en que la aplicarán, sí la tienen, o bueno, muchas veces no. Espero que a partir de aquí que se logra vislumbrar que el problema principal no son la ciencia, la religión, la moral o la ética, la ignorancia o la intelectualidad. Son las ideas, y su propagación dentro de la cabeza de las personas que pueden ser influenciadas con ellas.


Un ejemplo soy yo. Después de leer varios artículos de varios investigadores publicados en la revista de la academia mexicana de ciencias -Ciencia- acerca de la homosexualidad. No puedo desacerme de la idea que es considerarlo repugnante. Puedo tolerarla, soportarla, porque no tengo derecho a pasar sobre los derechos de los otros, pero dentro de mí, en lo más profundo de mí, me provoca un asco pavoroso. Y a pesar de todo eso, no puedo dejar de despreciar las aberraciones que los homosexuales han cometido, y a su vez -aunque sea contradictorio- no puedo olvidar los logros, los aciertos que han alcanzado, los cuales respeto, admiro, estimo y recuerdo. SIMPLEMENTE NO PUEDO INCLINAR LA BALANZA EN CONTRA DE ELLOS, SOLO POR MIS IDEAS.

memetika dijo...

"¿En nombre de cuántos prejuicios se estarán bloqueando otros avances científicos que podrían hacer felices a personas que tienen derecho a serlo?"

Vaya, un cierre muy bien expresado y para reflexionarse seriamente.

Y para el troll:
"Da la casualidad que los óvulos en la mestruación no están fecundados."

¿Y entonces la vida humana se reduce a dos óvulo fecundados?, vaya, que baja valoración de la vida humana tiene usted.

Matalote dijo...

Cuando vi la foto de Louise Brown con el Dr. Edwards en el periódico de la semana pasada, me sorprendió ver que aquel bebé de probeta sigue siendo un superbabe, pero debido al sobrepeso (30 o 40 kilos?). Seguramente se debe a la típica dieta inglesa (frituras y empanizados) y no a la probeta.

Merecido premio a Edwards, lástima que Steptoe se fuera tan pronto.

Claro, que una vez probada la efectividad del procedimiento in vitro, su uso se repitiera 4 millones de veces más, con éxito y haciendo feliz a unas dos millones de parejas. Sin embargo siempre que se habla de parejas que no pueden tener hijos, se usa un tono de extrema sensibilidad, ya casi, de compasión, de tristeza y hasta cursilería. Eso me parece exagerado pues es la perspectiva imperante de la gente que tiene hijos y piensa que eso es lo mejor que a alguien le puede pasar o que todo ser humano está obligado a hacer en la vida. Pero no es así. No todos nacimos para reproducirnos, o no quisimos o no queremos hacerlo. Y a mucha gente le cuesta trabajo entender eso.

Generalmente los deseos incontrolables de ser padres o madres, se deben más a presiones sociales o familiares, que a un deseo individual. Por otra parte, el deseo de ser padres a veces es egoista y determinado por el estatus social. Asi como tengo una casa y un auto, tengo un hijo, entonces soy, o pertenezco a determinado grupo. El egoismo mayor es cuando se obtienen hijos, de la forma que sea, cuando los padres ya andan arriba de los 43 o 45, entonces más que padres de sus hijos, parecen y actúan como los abuelos. Pobres hijos!

La vida es tan corta y hay tantas cosas por hacer y descubrir, por experimentar y vivir, que no se puede reducir su valor a la maternidad o a la paternidad nada más. Además ya somos muchos.

Ribozyme dijo...

Anónimo: Dije embriones. Repite: EM-BRIO-NES... Sí, así es, "Diosito" desarrolló la fecundación humana para que casi la mitad de los embriones que llegan al endometrio no se implanten, o si lo hacen, igual sean echados afuera cuando el endometrio se desprende en la menstruación. "Creación perfecta" ¿verdad?

Luis Martín:

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=huy

huy.
(Del lat. hui).

1. interj. U. para denotar dolor físico agudo, melindre o asombro.

Antonio dijo...

¡Ribozyme corrupto!

Todos sabemos que maiceaste a los de la Real Academia para que incluyeran "huy" en su diccionario.

Y no me vayas a demandar, porque el término maicear tiene diferentes significados según quien lo diga.

Atentamente

El Cavernal.

Anónimo dijo...

Eso me pasa por dejarme llevar por las emociones contraridas, pero él sentido de la discución es el mismo.

En el caso de Dios (habría que ver cuales son sus atributos), no parece que no pueda ser calificado de perfecto él y el mecanismo que mencionas (no me parece evidente) si nos atenemos a las definiciones de "perfecto" , donde una de ellas es expresar como adjetivo, el máximo grado posible de cualidad o defecto de un sustantivo. Desconozco si existen -o es posible que existan- otros mecanismos que sean mejores (más perfectos). La posibilidad que puedan dejar de serlo en algún momento es siempre posible, entonces cuando sucediera eso, dejarían de poseer su calualidad de perfectos. A lo mejor es el más perfecto posible hoy. No lo sé.

Bajo esa línea las creaciones de Dios serían perfectamente buenas y perfectamente malas. O perfectas para hacer cosas que nosotros desconocemos y que por tanto tachamos de no perfectas, pero para esto hay que saber si las concepciones de las ideas que tiene Dios son las mismas que nosotros, o sí los atributos que nosotros de le damos son los que realmente tiene.


Por último cabe decir que huy equivale a uy, pero no se está usando correctamente, ya que no está denotanto alguno o algunos de sus significados. Lo más aceptable es que este usado en su comentario (LMBO) en tono sardónico. Lo que es confuso puesto que "él" nos hace saber que conoce su significado (y lo que implica) y por ende debe saber como debe aplicarlo. Es decir su último comentario esta demás.

¿Por qué usar una palabra con otro significado conociendo su significado haciendo conocer que conoce ("él") el uso correcto y adecuado de la palabra para no hacerlo?

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Anonimo (del 14 de octubre de 2010 20:21), estoy no solo de acuerdo SINO MUY DE ACUERDO con lo que dices en la parte de lo que percibes del Tocayo y su empecinamiento en tocar cualquier tema, CUALQUIERA, y concluir siempre en lo mismo: la Iglesia tiene la culpa. De lo que sea. y como dice Ribozyme "¡uy (sin hache) anonimo, aguas que van a carte encima lso quemacuras!" jeje.
Yo quiero tambier matizar un poco mi opinion del homosexualismo respecto de la tuya: en mi caso no lo llamaria rechazo, en mi caso le digo pesar. Me pesa. Creo que naturalmente, aunque hay variaciones como en todas las especies, las variaciones que no compiten por reproducirse EN CUALQUIER ESPECIE SILVESTRE estarian condenadas a desaparecer... en cualquier especie silvestre, pero nuestra especie ha SOBREPUESTO a lso facotres evolutivos, un factor humano. Nuestra especie, por decir asi, ha "desconectado" varios resortes que cribaban nuestra especie. "trucos" como usar el fuego, usar ropa, hacer casas o usar medicina. Y eso posibilita la existencia de "variantes" de especie que de ser silvestre el homo sapiens, o no existirian o serian minimas. Una de esas variantes es el homosexualismo. PERO POR SUPUESTO, ESA ES SOLO MI OPINION. Saludos y suerte con la retahila que te espera aqui... ¡no pasa nada!

Ribozyme dijo...

¿Este Anónimo de cuál fumó? ¡Que se moche! La verdad es que parece que anda tizo con sus ideas tan confusas:


Por último cabe decir que huy equivale a uy, pero no se está usando correctamente, ya que no está denotanto alguno o algunos de sus significados. Lo más aceptable es que este usado en su comentario (LMBO) en tono sardónico. Lo que es confuso puesto que "él" nos hace saber que conoce su significado (y lo que implica) y por ende debe saber como debe aplicarlo. Es decir su último comentario esta demás.

¿O sea que sí está bien pero no está bien? ¿O cómo? Porque a mí me parece bastante evidente que estoy usando la palabra en su acepción de "denotar melindre o asombro" en forma irónica. ¿O es que la ironía no atraviesa los espesos humos de Cannabis que envuelven a Anónimo?


Y si me pongo a desenredar lo que está diciendo sobre lo perfecto, lo perfectamente bueno, lo perfectamente malo y "lo que piensa Dios", voy a acabar igual de tizo...

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

no consultes diccionarios chafas, es ¡UY! igual que si te pegas en el dedo chiquito del pie dices ¡AY! (bueno, si no tienes lenguaje carretonero, porque de ser asi, se sueltan unas pero buenas de verdad, con hache y sin hache)

pero mira, ´ta güeno, suponiendo sin conceder (jeje) que sea huy y no uy, vale, dejo ya de molestarte (pero si cambia tu diccionario chafa)

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

¡ay (sin hache) canijos, Dios (denme chance de citarlo aunque sea literariamente) los hace y ellos se juntan!
´ta bien, ahora busquenle AY a ver si existe, a lo mejor es de esas cosas mafufas que se dicen de las dos maneras (segun eso se dice ÍCONO o ICONO, asi acentuado grave, y de los dos modos ben dicho... ¡hágame el favor!)... SI NO EXISTE AY COMO EXCLAMACION Y HABLE IGUALITO COMO EL CARDENAL (cavernales son los ruines que les encanta la guarrada de jugar con los nombres) PUES ME DECLARO CULPABLE DE BURREZ CONGENITA. si es asi, pues erré Y NO PASA NADA. ¿No quedamos que un cientifico acepta los errores como camino indispensable para avanzar al conocimeinto? jejeje, y ya no le ayude a su compa el ribozyme, don Antonio, dejelo que se defienda solito.

Ribozyme dijo...

Antonio ¿Es usted el excelentísimo y nunca bien ponderado Cavernal Nóchingues? Si es así, tiene usted toda la boca llena de su razón, ya que, como proponen algunos aquí, no se debe rozar a las personas de su jerarquía ni con el pétalo de una rosa, mucho menos cuestionar la propiedad de lo que dice.

Lo único que le pediría a Su Eminencia es que despeje la confusión que embarga mi alma y que pudiera arrojarla a los fuegos del Purgatorio, o incluso del Infierno, si no la resuelvo: Para mí, maicear a los respetables miembros ("¡Dijo "miembros"! ¡He, he, he, he!") de la Real Academia sería invitarles unas palomitas de maíz, un rico pozole, o unos sabrosos tamales. Lo que me causa confusión es que nunca he estado en España para hacerlo ni creo que a los señores literatos les interese mucho degustar tan americanos platillos. ¿Será que Dios obra de manera misteriosa? (necesita comer más fibra)

Ribozyme dijo...

Luis Martín: veo que has aprendido bien de tus admirados papas y demás miembros (¡He, he, he, he!) de la curia romana, y no dudas en establecer concordatos con aliados de dudosa bondad, sino que además utilizas con afán el principio (tan favorecido por el Cavernal Nóchingues) de "lo escrito quiere decir lo que en este momento me convenga y me dé la gana, y los demás que se jodan". Si tú consideras que el diccionario de la RAE es chafa, pues ya valimos...

Por otra parte, vuelves con tu ya muy agotado argumento de que "la homosexualidad es mala porque va en contra de la supervivencia reproductiva de los individuos que la practican". Entonces, yo me pregunto, si lo que es bueno es la supervivencia reproductiva, cuestiones instintivas como violar mujeres (está bastante establecido que el fenómeno es más común de lo que quisiéramos porque en tiempos menos civilizados beneficiaba a los varones que la practicaban dándoles más hijos, y estos hijos heredaban esa tendencia de sus padres), pensar sólo en el interés propio y de mis más cercanos, o matar cruelmente animales para comérselos (y por los que tiernamente has derramado amargas lágrimas figurativas) es bueno o lo fue en la prehistoria?

Por cierto, me gustaría que tú o tu anónimo aliado aportaran ejemplos de algún importante y benéfico avance científico estimulado por el clero católico en tiempos recientes o no tan recientes. Digo, porque hasta donde yo veo, las columnas de Bonfil se han tratado de cómo la postura del clero ha interactuado con diversos conocimientos científicos.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

rIBOZYME, ¿QUE CREES? ME ENCONTRE ESTO EN TU DICCIONARIO:
"uy.

(Del lat. hui).


1. interj. U. para denotar dolor físico agudo, melindre o asombro." o sea que el lexema latino que exige que se conserve la primera letra minomo,esto es la H les valio poco y se dice HUY o UY con la mismisima ascepcion. algo parecido de obscuro y oscuro. Bueno, ES DE SABIOS RECTIFICAR, Y SABIO (jeje) SI QUE LO SOY.
Saludos y ya no veas novelas ne la tele libre.

Ribozyme dijo...

Matalote: coincido contigo en que la maternidad (y la paternidad) está sobrevalorada. En países machistas y católicos (¿pleonasmo?) como el nuestro, parece que la "realización" (whatever that means...) última de la mujer es funcionar como incubadora o pie de cría para animales finos, que llega a valer sólo por los hijos que produce. También muchos varones se agarran de los hijos para enderezar sus vidas o darles sentido, y el reclamo "mira lo que hice por ti" siempre queda implícito en sus relaciones con ellos (ya no digamos en el caso de las madres, aunque ellas tienden a manifestarlo más explícitamente). Es terrible que personas adultas y supuestamente autónomas cimenten lo más importante de sus vidas en el destino de otros.

Y no se trata sólo el símbolo de estaus ante los demás, sino ante la propia persona que lo busca, y ahora están los padres que buscan todo tipo de manifestaciones externas (para luego internalizarlas) de que "son buenos padres", como comprarles a sus hijos las mejores ropas, los mejores juguetes, los mejores médicos y medicinas, y los mejores alimentos. Y ahí van a cargar a los chamacos con todo tipo de cosas, de estarlos atosigando desde con tener una dieta y hábitos perfeccionistas, que si la estimulación temprana, que si las clases de idiomas, música y danza, que si programas de ejercicio y las mejores escuelas que se les puedan pagar (y la implícita exigencia de excelentes calificaciones), etc. ¡Pobres chamacos! Tener que cargar sobre sus espaldas con la realización de su padre y su madre, en lugar de dedicar tiempo y energías a conocer el mundo, crecer, y desarrollarse como seres humanos.

Finalmente, los padres viejos no son tan problemáticos como pudieran parecer, ya que con los avances de la medicina los padres de 50 o 60 años tienen la salud de los de 30 o 40 de hace pocas generaciones.

Antonio dijo...

Ribozyme dices: "¿Será que Dios obra de manera misteriosa? (necesita comer más fibra)"

Debes saber, hijo mío, que a quien obra mal se le pudre el .... karma.

Atentamente el Cavernal.

Ribozyme dijo...

¿Erró, burro? Recapacita pero no rectifica...

Ribozyme dijo...

Su Empinencia: olvidó darme la bendición...

Antonio dijo...

Luis Martín: por favor y sin que lo consideres algo personal, y ya que no aceptas las definiciones de la RAE, dime que diccionario considerarías aceptable.

Un abrazo impersonal.

Antonio dijo...

Ribozyme dijo: "Su Empinencia: olvidó darme la bendición..."

Deseo que el Monstruo de Espagueti Volador te toque con su apéndice tallarinesco. Ramén.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Bueno, como DE HECHO Ribozyme está demostrando QUE SI LE ATORÓ a la tiza (o a su polvito blanco resultado de tanto borrar su pizarron) y de pasada parece que le convidó a antonio, BUENO AMIGOS, AHI LOS DEJO. Yo si me desconecto el fin de semana. Nos platicas Ribozyme que fue lo que no e gusto en estos dias de la television. Descansen.

Anónimo dijo...

Bonfil, ya chole con lo de la iglesia. Todos sabemos que son cavernales como el Cardenal Sandoval, asi que a escribir sobre otros temas

Ribozyme dijo...

Repito algo que dije recientemente y que al parecer a alguno(s) no le(s) ha caído el veinte:

las columnas de Bonfil se han tratado de cómo la postura del clero ha interactuado con diversos conocimientos científicos

No se trata de ataques arbitrarios hacia el clero, sino de temas muy vigentes en cuanto a ciencia.

Antonio dijo...

"Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...
Bueno, como DE HECHO Ribozyme está demostrando QUE SI LE ATORÓ a la tiza (o a su polvito blanco resultado de tanto borrar su pizarron) y de pasada parece que le convidó a antonio, BUENO AMIGOS, AHI LOS DEJO. Yo si me desconecto el fin de semana. Nos platicas Ribozyme que fue lo que no e gusto en estos dias de la television. Descansen."

Luis Martín, me dijiste drogo y eso sí sería algo personal, pero yo no lo consideraré así, sino sólo una broma. Si yo te escribiera algo remotamente más inocuo tú dirías que ya no quieres seguir con la discusión porque ya hice de la misma algo personal.

Sólo con la intención de demostrar mi madurez emocional (creo que la de Ribozyme se da por perdida... quiero decir, asumida), por favor responde la pregunta que te hice ¿Qué diccionario o base para las definiciones considerarías adecuada?

Un abrazo.

Ribozyme dijo...

¡Míralo... eh! ¡Míralo... eh! Ya me dijiste algo personal (que dudas de mi madurez emocional)... ahora no me junto con esta chusma (incluido LM)... ¡Chusma, chusma, ptrrrrrrrrrrrrrr!

Se me hace que Lusi Martín copia esas actitudes de drama hiperbólico de las telenovelas que gusta de ver...

Antonio dijo...

Ribozyme dijo... "Ya me dijiste algo personal (que dudas de mi madurez emocional)..."

Bueno, ¿Qué querías que pensara de alguien que sigue viendo al chavo del 8?

Un abrazo.

Ribozyme dijo...

¡Ya ni lo pasan!

Antonio dijo...

Con razón no lo pude encontrar.

Un abrazo.

Matalote dijo...

Ribozyme: Eres demasiado optimista. Por supuesto que los avances científicos pueden ayudar a "rejuvenecer" un poco a los padres viejos, como el tinte de cabello y las cirugías plásticas también, pero a veces eso no es suficiente.
Como sea, que cada quien haga lo que quiera, no? Pero insisto, pobres hijos!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Antonio: 'amonos por partes...
Disculpa, si fue personal, pero en intento (me falló) de broma... jaja, pero conste, tuve la "delicadeza" de decir: "y de pasada PARECE que le convidó a antonio..." O SEA, NO AFIRMO, SOLO PARECE (jeje, nuevo intento de broma)
Me preguntas: "¿Qué diccionario o base para las definiciones considerarías adecuada?" y como me voy convenciendo QUE COMO EL PRINCIPITO, NUNCA DEJAS UNA PREGUNTA SIN QUE SE CONTESTE, te digo de una vez el recuento de burradas mias y YA POR FAVOR 'AMONOS A OTRA COSA.
Voy: Ribozyme se pone de pechito y usa una palabra PARA MI equivocada. De memoria (primer error) juzgo su flagrante inmoralidad ortografdica y lo fustigo. El, rivalidoso como es (no ataco, solo consigno) me receta una patetica liga. Yo, con soberbia (no me critico, solo me describo) me vale poco su liguita y le sigo recetando derechazos blogueros (error craso). Cuando por fin me entero que SÍ SE DICE HUY, admito mi yerro y lo digo... pero ya de nada me vale porque cometí la altanería de decirle "chafa" al impoluto Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Ni modo, nuevo error. Y asi me has traido a mal traer,amigo Antonio, exigiendome QUE ADMITA MI BELLAQUERIA de llamar chafa a tan noble mamotreto... pero notese mi inconformidad porque TAMBIEN SE DICE UY y los indolentes de la Academia le asignan el mismo significado que HUY.
Espero que con esta larga explicacion ya POR DIOS (o ponle tu interjeccion favorita si no quisieras la mencion del Patron) dejes el asunto del diccionario.

Ribozyme: jeje, TE ESTAS PROYECTANDO... LO QUE SI TE DIGO, ES QUE HUBO UNA NOVELA HISTORICA QUE ME GUSTÓ MUCHO y creaslo o no, producida en televisa: el vuelo del aguila. Cuenta la vida de Porfirio Diaz, con una ESTUPENDA actuacion de Manuel Ojeda. Yo estaba con muchas expectativas de esta nueva produccion de Gritos de muerte y libertad, el reparto era de primera, PERO ME FALTÓ. Me parecieron minusculos los capitulos. Me parecieron demasiado poco lo que se ofrecio, mucho lo referido en texto.

Por ultimo, cuando mas joven, vi una novela de EEUU que me gusto mucho, se llamaba CENTENARIO y narra desde los primeros tiempos de EEUU hasta su (en aquella) actualidad. En fin, HAY NOVELAS QUE VI EN TV QUE SI QUE VALEN LA PENA. Dos me recuerdo en especial con DELEITE que vi en el canal 13, cuando se preocupaban por contenidos: LA MADRE NOCHE, actuada por Sergio Klainer (estupendo) y por Sergio Jimenez (excelso), la historia de un presunto criminal nazi que es cazado por el mosab, su juicio y como narra en retrospectiva la posguerra. La otra, PEPITA JIMENEZ de Benito Perez Galdos, con Tina Romero. Y ya no vi mas, ya me iba a hacer adicto.

Bueno, ahi la dejamos. Saludos.

Antonio dijo...

"Y asi me has traido a mal traer,amigo Antonio, exigiendome QUE ADMITA MI BELLAQUERIA de llamar chafa a tan noble mamotreto..."

Luis Martín, yo no te exigí admitir ninguna bellaquería. Sólo te hice una pregunta y no la has querido responder. Reconozco tu derecho de llamar como quieras al diccionario de la RAE y en realidad no me importa. No lo escribí yo. Pero dado que considero que el lenguaje no es más que una convención que usamos para poder entendernos (y no por molestar, como pareces dar a entender), será difícil discutir sobre las mismas bases si no estamos de acuerdo en una definición. Huy o uuuuiii no importan, pero sí términos que pueden causar confusión como el de "estado" en el que basaste tu defensa de lo que dijo tu defendido Onésimo (nótese que no hago mofa con apodos porque veo que te molestas como si Onésimo fuera tu hijo) y para el cual desechaste las definiciones que ofrecía el diccionario del RAE.

No te vuelvo a preguntar porque, a diferencia del principito, yo me considero adulto y tengo por norma no decir la misma cosa dos veces.

Un abrazo.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Antonio: relajate
Ya admiti mi error y baste con eso.

El diccionario de la RAE es de nivel basico y para definir con propiedad Estado hay que acudir a fuentes mas especializadas.

Mi descripcion de Estado como la union de Territorio, Poblacion y Gobierno es correcta y mas precisa que la definicion generica del diccionario de la RAE por lo que ya expliqué.

Onesimo no es mi hijo. Cada quien sabe como quiere llamar al otro, haciendo mofa de su nombre o no. MUY SU BRONCA. Pero lo que yo dije y digo, que burlarse del nombre ajeno es bastante vulgar, es una ruindad corriente.

Lo de relajate te lo digo como exhortacion, en buen plan, y tu sabras que haces. Yo, si te parece bien, considero el asunto agotado y paso a lo qu sigue. Un saludo.

Ribozyme dijo...

Aquí te tengo otra definición, ésta de la Wikipedia, que curiosamente coincide con ésa que no te gustó de la RAE, a pesar de que cita a diversos autores:

El Estado es un concepto político que se refiere a una forma de organización social y política soberana y coercitiva, formada por un conjunto de instituciones involuntarias, que tiene el poder de regular la vida nacional en un territorio determinado. Usualmente, suele adherirse a la definición del Estado, el reconocimiento por parte de la Comunidad internacional.

El concepto de Estado difiere según los autores, pero algunos de ellos definen el Estado como el conjunto de instituciones que poseen la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan una sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre un territorio determinado. Max Weber, en 1919, define el Estado como una unidad de carácter institucional que en el interior de un territorio monopoliza para sí el uso de la fuerza legal. Por ello se hallan dentro del Estado instituciones tales como las fuerzas armadas, la administración pública, los tribunales y la policía, asumiendo pues el Estado las funciones de defensa, gobernación, justicia, seguridad y otras como las relaciones exteriores.

Probablemente la definición más clásica de Estado, fue la citada por el jurista alemán Hermann Heller que define al Estado como una "unidad de dominación, independiente en lo exterior e interior, que actúa de modo continuo, con medios de poder propios, y claramente delimitado en lo personal y territorial". Además, el autor define que solo se puede hablar de Estado como una construcción propia de las monarquías absolutas (ver monarquía absoluta) del siglo XV, de la Edad Moderna. "No hay Estado en la Edad Antigua", señala el reconocido autor. Asimismo, como evolución del concepto se ha desarrollado el "Estado de Derecho" por el que se incluyen dentro de la organización estatal aquellas resultantes del imperio de la ley y la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y otras funciones más sutiles, pero propias del Estado, como la emisión de moneda propia.



¿Ahora nos vas a decir que el único diccionario válido es aquél que te dé la razón, y que todos los demás son chafas?

Ribozyme dijo...

Va de nuevo, en cachos más pequeños:
Luis Martín:

El diccionario de la RAE es de nivel basico y para definir con propiedad Estado hay que acudir a fuentes mas especializadas.

Mi descripcion de Estado como la union de Territorio, Poblacion y Gobierno es correcta y mas precisa que la definicion generica del diccionario de la RAE por lo que ya expliqué.


No, en realidad nunca lo explicaste. Te emperraste en sostenerlo y nunca citaste una fuente confiable que lo apoyara. Los miembros de la Real Academia Española son literatos y lingüistas profesionales que se dedican a estudiar el uso del castellano en todas las regiones de habla hispana y a determinar cuáles usos de las palabras son válidos en base a sus orígenes lingüísticos y después utilizan sus hallazgos para actualizar una compilación somera de significados y usos aceptables. Checa su definición:

Ribozyme dijo...

diccionario.
(Del b. lat. dictionarium).

1. m. Libro en el que se recogen y explican de forma ordenada voces de una o más lenguas, de una ciencia o de una materia determinada.
2. m. Catálogo numeroso de noticias importantes de un mismo género, ordenado alfabéticamente. Diccionario bibliográfico, biográfico, geográfico.

El diccionario de la RAE se apega a la primera definición, y es un diccionario de usos aceptables y de ortografía, no un diccionario enciclopédico o una enciclopedia.

enciclopedia.
(Del gr. ἐν, en, κύκλος, círculo, y παιδεία, instrucción).

1. f. Conjunto de todas las ciencias.
2. f. Obra en que se trata de muchas ciencias.
3. f. Conjunto de tratados pertenecientes a diversas ciencias o artes.
4. f. enciclopedismo.
5. f. Diccionario enciclopédico.

Tú quieres un 3 o un 5, o dices quererlo, cuando te acomoda.

Ribozyme dijo...

Del sitio de la RAE:

¿Quién hace el Diccionario?

El Pleno de los académicos es el órgano encargado de tomar las decisiones que afectan a la modificación del Diccionario.

Tres son los tipos de operación más frecuentes en este proceso:

La adición de nuevos artículos o acepciones.

La supresión de artículos o acepciones ya existentes.

La enmienda total o parcial de los artículos.


Para hacer frente al enorme caudal de trabajo que supone mantener al día su repertorio, el Pleno académico cuenta con el auxilio de diversas comisiones:

Ribozyme dijo...

La Comisión Delegada del Pleno y para el Diccionario, que coordina a las demás y se encarga de los asuntos correspondientes a la técnica lexicográfica.

Las comisiones especiales para la preparación del Diccionario. Al trabajar con grupos reducidos de académicos, agilizan el trabajo del órgano colegiado general y tienen sus mismas competencias.

Las comisiones especializadas, formadas por varios académicos expertos en el asunto del que se trata:
- Comisión de Vocabulario Científico y Técnico.
- Comisiones de Ciencias Humanas I y II.
- [Comisión de Etimologías]

El Instituto de Lexicografía, que prepara los materiales más tarde discutidos en el Pleno o en las distintas comisiones.

Los académicos correspondientes de la Española, que realizan propuestas sobre el léxico de la zona donde residen.

Antonio dijo...

Luis Martín, nunca dije que hubieras cometido ningún error. Sólo te hice una pregunta que nunca respondiste ni explicaste y que ya me quedó claro que no tienes ninguna intención de responder. Yo con dos cachetadas tengo, así que dejo esto aquí con una palabra que (me consta) el diccionario de la real nacademia no incluye:

Okidoki.

Ribozyme dijo...

Otra expresión del mismo diccionario:

¡A wibi!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Pues okidoki Antonio... vamonos al siguiente articulo del Tocayo

"A wibi" es guarro ¿no crees ribozyme?

Saludos

Ribozyme dijo...

¡A wibi!

Antonio dijo...

¡A wibi!

Ya habíamos quedado en que era la real nacademia...

Anónimo dijo...

The order p90x is a combination best mix you can get in the
market in order to receive the results that you
have always deserved.

my website click over here now