miércoles, 1 de febrero de 2012

La ciencia regañona

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 1o de febrero de 2012

Aunque esta columna se llama “la ciencia por gusto” porque pretende compartir el gozo por la ciencia, hay lectores y amigos (considero a mis lectores como amigos que comparten una –espero– sabrosa conversación) que me señalan que frecuentemente me quejo o me dedico a criticar o hasta regañar. Tienen toda la razón.

Lo hago normalmente cuando abordo casos en que se abusa del prestigio de la ciencia para intentar engañar, defraudar o manipular al público haciendo pasar como científicos temas que en realidad son fraudes descarados, o en el mejor de los casos, simples tonterías sin base. Seudociencias, charlatanerías, supersticiones…

Y es que la labor de divulgación científica no se reduce a compartir con el publico no científico los hallazgos y placeres de la investigación sobre la naturaleza, y la visión del mundo que la ciencia nos ofrece. A veces hay también que jugar el desagradable papel de aguafiestas: decirle a la gente que algunas de las cosas que les han hecho creer no son más que tomaduras de pelo. En ocasiones simplemente porque engañar es una falta de respeto, pero en otros casos porque puede estar en juego su salud, su seguridad o su vida.

Y aunque tocar estos temas no siempre resulta agradable –especialmente para quien ha sido engañado–, y muchos colegas lo evitan porque no quieren perder público, creo que vale la pena hacerlo. Dos casos me sirven como ejemplo.

Uno fue comentado recientemente en el periódico español El país: se trata del logro del movimiento escéptico –es decir, opositor a embustes– de conseguir que varios cursos de disciplinas seudocientíficas que se estaban ofreciendo en universidades de España –como las de Girona o Granada, con temas como constelaciones familiares o radiestesia– fueran cancelados. Aunque hay muchos cursos más de ese tipo impartiéndose en muchas universidades del mundo, es un logro importante, un paso hacia delante en la lucha contra los embusteros.

Lo mismo puede decirse sobre el fraudulento “detector molecular” GT200, usado por el ejército mexicano y varias fuerzas defensivas para tratar de detectar armas, explosivos y drogas, del cual hemos ya hablado aquí en otras ocasiones. Se trata de un burdo fraude, denunciado internacionalmente, que pone en peligro a sus usuarios y que incluso lleva a vulnerar los derechos de víctimas inocentes. En México ha costado trabajo que el tema sea mencionado por los medios masivos. Pero se ha logrado: varios diarios, algunas estaciones de radio y recientemente la revista Proceso, con un reportaje extenso, han tocado el tema. Y el Senado de la República y la Academia Mexicana de Ciencias han realizado acciones para demostrar su inutilidad. Con suerte, el gobierno terminará reconociendo su error y, ojalá, enmendándolo.

A veces es ingrato, pero la divulgación escéptica cumple una función importante… y a veces llega hasta a tener pequeños triunfos. Después de todo, como dice Pablo Linde en El país, “Si hubiese un método infalible y barato para hacer crecer el pelo, no habría calvos; si la baba de caracol eliminase milagrosamente las arrugas, la piel de todo el mundo estaría tersa como la de un bebé”.

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:
Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

9 comentarios:

BUCEOXTABAY - LUZMA GUZMAN dijo...

Martín, siempre leo con mucho interés todas tus colaboraciones y en este caso particular te felicito por abordarun tema que para muchos a veces causa molestia. Creo que engañar a las personas abusando de su ignorancia es cosa de todos los días; en los anuncios televisivos, prometiendo bajar de peso, mejorar las relaciones sociales, exito o amor.
Y no se diga con los programas que parecen ser de ciencia y son pura tomadura de pelo.
Pero eso va a suceder hasta que el público sea crítico y eso solo se logra con educación científica.
Así que haces mucho al divulgar ciencia!!! Felicidades. Tambien es labor de los maestros en todos los niveles!!!
Felicidades por poner el dedo en la yaga!!!

SEO dijo...

GT200 - Detector Molecular de Alta Tecnología

Pangui dijo...

En lo personal, sigo este blog precisamente por la doble labor que cumple: divulgación de conocimiento científico Y denuncia de pseudociencias.
Me parece que ambas cosas son, en definitiva, inseparables, ya que la ciencia no es sólo un conjunto de conocimientos, sino una forma de entender el mundo.

Saludos!

José María Hdz dijo...

Hola Martín. Me da risa que en tu entrada anterior alguien dejó un comentario agradeciendote por 'entretenernos', como si el fin del blog fuera ese (sí entretiene, pero más importante que eso, informa). Pero aparte remató promoviendo 3 sitios de internet donde se anuncia ¡el Tarot y videntes que te ayudan a mejorar tu vida! ; como que ese lector estaba un poco perdido cuando entró aqui.
Te apoyo en tu intención de señalar a los charlatanes y regañar a los mentirosos. Saludos.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Jejeje, estimado Jose Maria, yo tambien noté la jocosa ironia de publicitar esos blogs en esta plaza publica del escepticismo, que tiene el Tocayo... ¿alguna duda sobre el surrealismo a la mexicana? jeje.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

...AHORA QUE, ya poniendonos serios, segui la liga que nos puso el Tocayo para ver PSEUDOCIENCIAS y me llamó muchisimo la atencion ver que en el listado que da Wikipedia, viene el Psicoanalisis dentro de esas pseudociencias...

¿Sera?
Si de por si en los temas tratados aqui, a lo mas que llego es a ser aficionado practico, en esto del psicoanalisis francamente no le sé casi nada. Pero eso de poner al psicoanalisis como pseudociencia ¿donde deja a los innumerables psicoanalistas? ¿donde deja a Freud, lo hace un charlatan?

Sinceramente me llamo la atencion y creo que demasiado tajante y duro, calificarla como pseudociencia. ¿como lo ven?

Roselbet Toledo Mayoral dijo...

Creo que Freud contribuyó en mucho al desarrollo de la psicología, sin embargo habrían que ver los errores que tuvo, y si es pseudo, solo hay que ver el método que utilizan, a veces si se oye feo pero la ciencia debe ser tajante, en por lo menos especificar qué es ciencia y qué no lo es

Martín Bonfil Olivera dijo...

Yo pienso que en la amplia gama de posibilidades de la comunicación pública de la ciencia (aka divulgación científica) caben muchos objetivos: entretener, efectivamente, pero también de esta divulgación recreativa hay divulgación pedagógica, vocacional, escéptica, periodística, democrática, y varias más.

En cuanto al psicoanálisis, por supuesto que NO es una ciencia, así que cuando se lo quiere hacer pasar por ciencia, se lo está convirtiendo en seudociencia. Pero eso no convierte a Freud en un charlatán, sino en un innovador que quería lograr una ciencia de la mente... y no lo logró. Tampoco hay que descalificar el psicoanálisis, pero su utilidad real es muy limitada, más allá de conocerse uno mejor... en cierto modo.

¡saludos!

Luis martin Baltazar Ochoa dijo...

Tocayo, que lastima que ya nos alcanzo en orden de aparicion tu nuevo articulo, porque creo que en lo del psicoanalisis habria una veta muy interesante para platicar.

Por mi parte voy a guardar una o dos preguntas con las que me quedo de ello, y si hay motivo en lo futuro para aludirlas, ahi saldran. Que bueno que das tu opinion de que, aunque no es ciencia el psicoanalisis, eso no implica a Freud como charlatan. Seria un exceso llamarlo asi.
Nos leemos en tu siguiente propuesta. saludos.