miércoles, 31 de julio de 2013

Por qué no me gustó Guerra mundial Z

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 31 de julio de 2013

Me pongo mis cachuchas alternas de fan de ciencia ficción y de crítico banquetero de cine (sin la menor pretensión de autoridad en ninguno de los dos campos, por supuesto) para comentar mis impresiones sobre la última película de zombis, Guerra mundial Z (Marc Forster, 2013).

No es que no la haya disfrutado: como se espera de una película “palomera”, es emocionante y divertida. Tampoco es que odie a Brad Pitt (aunque sí creo que se debería operar esas bolsas bajo los ojos). Pero no puedo negar que salí del cine con un sentimiento de frustración: el planteamiento se me hizo tan ridículo como para resultar molesto.

Claro que, ya desde el clásico de George A. Romero, La noche de los muertos vivientes (1968), en toda película de zombis el planteamiento inicial es, necesariamente, ridículo. ¿Quién encontraría plausible que unos cadáveres puedan revivir, ya sin conciencia humana, debido a alguna especie de virus o agente infeccioso, para volverse caníbales y convertir a su vez en zombis a otras personas? (lo cual es, también, un poco confuso).

Como en toda obra de ciencia ficción, lo primero es suspender la incredulidad y aceptar una premisa fantástica. Una máquina que puede viajar en el tiempo; la posibilidad de hacer invisible a un hombre; un mundo en que los simios evolucionaron y se impusieron a los humanos. Pero la buena ciencia ficción trata de hacer un planteamiento lo más coherente posible con el conocimiento científico actual. Hasta aquí, todo va bien: en la película se hace referencia leve a parásitos que sabemos que manipulan y "esclavizan" el sistema nervioso de distintos animales para obligarlos a efectuar ciertos comportamientos: virus como el de la rabia, que produce agresión en mamíferos, o protozoarios como los que hacen que las ratas pierdan el miedo a los gatos, o que las hormigas trepen a lo alto de la hierba para ser comidas por las vacas (me dicen que en la novela de Max Brooks en que se basó la cinta estas referencias son más detalladas).

No. Mi queja se refiere a la solución que se plantea al problema (ojo, spoiler alert: no siga leyendo si no quiere enterarse del final de la película): proponer que los zombis, mediante algún extraño mecanismo de “adaptación” evolutiva, pueden detectar e ignorar a los humanos enfermos –¡de cualquier cosa!: cáncer, infecciones–, y usar eso para crear una “vacuna” contra ellos es, simplemente, absurdo. Casi tan ridículo como que los creadores de The Matrix hayan justificado su maravillosa fantasía distópica con la idea de que los seres humanos eran ¡una buena fuente de energía eléctrica!

Tratar de justificar “darwinianamente” un deus ex machina, un recurso tan evidentemente sacado de la manga, sólo demuestra la poca imaginación de los creadores, y el poco trabajo que se tomaron para conocer un poco más de ciencia: no hubiera sido tan difícil plantear una solución que sí fuera científicamente verosímil. Lástima.

¿Te gustó? ¡Compártelo en Twitter o Facebook!:

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No será que nomás no te gustó porque el científico experto babas se mata solito de un balazo?

Martín Bonfil Olivera dijo...

Ja ja también eso...

Anónimo dijo...

Concuerdo contigo Martin. Es mas, mientras se sacaban de la mano la vacuna magica, pense que Pitt tendria que haberse inyectado varias veces, para ver que "agente" resultaba el indicado para camuflarse. Hubiese sido interesante verlo todo marchito, despues de ser presa del VIH o del ebola, pero los productores necesitaban infectarlo de algo "mortal", y -por su galanura, desde luego- que resultase inocuo al mismo tiempo. Triste, en verdad.

Pangui dijo...

jeje, yo salí del cine quejándome básicamente de lo mismo: "hay que saber MUY poco sobre biología como para no cuestionarse la trama".
1) cómo los infectados detectaban a las personas enfermas?
2) cómo surgió este ¿virus? sin antes pasar por etapas evolutivas intermedias (por ejemplo, uno que no discrimine entre enfermos y sanos)
3) qué tanta ventaja evolutiva tiene distinguir enfermos de sanos, si el costo de infectar un enfermo es mínimo para una enfermedad tan contagiosa?
4) (y lo más importante) Por qué cometen el crimen de hacer correr a los zombies! XD

Pero bueno, es una peli nada más... aunque me sigue pareciendo más plausible la interfaz psíquica del destornillador sónico.

Zer0MX dijo...

Yo igual me decepcione al verla, además de todo lo anterior mencionado, el tiempo de "infección" era ridículo, en cuestión de 2 o 3 segundos 12 o 15 los que se tardaron mas... Como es que esa "pandemia" llegaba a todo el mundo?... Digo, te creería que se cargara una ciudad o pueblo, pero viajar a través del mundo, ni que los zombies volaran, digo solo le faltaba eso a los zombies, en fin, se me sale lo biólogo en esos aspectos...

Genaro Aldama Mejía dijo...

Tal vez pasé algo por alto en la traducción(leí el libro en inglés), pero estoy casi seguro de que el libro no termina así.

Tienen que recuperar el mundo a balazos, usando tácticas de infantería que datan de la era napoléonica,literalemente avanzando un metro a la vez, con la amenza siempre latente de que la epididemia resurja, Ya que en el "Universo Alterno" en el que se desarrolla la historia, dicho virus ha existido desde hace millones de años, ocasionando ocasionalmente brotes epidemicos desde que se registra la historia

Anónimo dijo...

Bueno el uso de un lanzallamas es una opción mas eficiente, si se considera que los zombis ya están muertos y así se elimina cualquier consideración moral. Pero mas bien me parece una ejemplo mas de la cultura basada en el desprecio a otras culturas, típica del país de origen de la película o del condicionamiento para aceptar el uso de armas, las matanzas justificadas, la preparación para una crisis real, o símplemente la poca imaginación de los escritores explotando una vena de moda. La verdadera inquietud me surge de la inmensa cantidad de gente que cree que los Zombis son reales (muertos vivientes) y que cuestionan las verdades científicas sin ninguna base solo porque lo vieron en pantalla. La visión crítica no solo escasea sino es necesaria para que no nos vean la cara de zombi.

Antonio

Anónimo dijo...

Bueno el uso de un lanzallamas es una opción mas eficiente, si se considera que los zombis ya están muertos pues se elimina cualquier consideración moral. Pero mas bien me parece una ejemplo mas de la cultura basada en el desprecio a otras culturas, típica del país de origen de la película o del condicionamiento para aceptar el uso de armas, las matanzas justificadas, la preparación para una crisis real, o símplemente la poca imaginación de los escritores explotando una vena de moda. La verdadera inquietud me surge de la inmensa cantidad de gente que cree que los Zombis son reales (muertos vivientes) y que cuestionan las verdades científicas sin ninguna base solo porque lo vieron en pantalla. La visión crítica no solo escasea sino es necesaria para que no nos vean la cara de zombi.

Antonio

Martín Bonfil Olivera dijo...

Después de la patiza que me pusieron en los comentarios de Milenio los fans de la película, sus comentarios me hacen recuperar la fe en la humanidad... :-)

Martín Bonfil Olivera dijo...

Después de la patiza que me pusieron en los comentarios de Milenio los fans de la película, sus comentarios me hacen recuperar la fe en la humanidad... :-)

José María Hdz dijo...

Pues a mí la película sí me gustó, pero obviamente porque solo me fijé en la acción, lo demás me lo pasé por alto, no valía la pena esperar justificaciones científicas en una película blockbuster.
El libro es mil veces mejor, de hecho no tiene nada que ver uno con lo otro. En el libro la solución al problema es muchísimo más real, más cruel y con dilemas éticos. En el libro, la guerra ya terminó, y los capítulos son entrevistas a sobrevivientes en diferentes paises: algunos son los que elaboran una "vacuna" falsa y ganan mucho dinero con eso, otro es el doctor que examinó el primer caso, paciente cero, hablan de quien planeó la estrategia para acabar con la pandemia; los zombies son como en la cultura popular: lentos, torpes; nada que ver con la película y sus zombies superatletas.
Saludos.

Calentamiento Global dijo...

Como siempre los directores se comen parrafos de las historias en los libros, solo con el titulo esperaba algo más en el final regresando al amanecer de los muertos vivientes creo que El Día de los Muertos del año 85 cuando lo vi se me congelo lo sangre. Pero bueno así es el cine.