miércoles, 21 de enero de 2009

Contrastes

por Martín Bonfil Olivera
Publicado en
Milenio Diario, 21 de enero de 2009

En su discurso inaugural, el presidente Barack Obama afirmó que su gobierno “regresará a la ciencia al lugar que se merece”, y aprovechará “las maravillas de la tecnología” para mejorar la salud y la educación y combatir la crisis energética.

Reconoció, junto con la importancia y la diversidad de las religiones, la existencia y los derechos de los ateos: “Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes… y de no creyentes”.

Frente a esta visión respetuosa e incluyente, contrasta la postura intolerante y retrógrada presentada la semana pasada en el Encuentro Mundial de las Familias, en México, visión que Felipe Calderón avaló al prestarse a inaugurar el evento. De paso, vulneró el Estado laico al presentarse no como jefe de Estado, sino como católico.

Otras perlas expresadas en el encuentro:

Javier Lozano Barragán, presidente del Pontificio Consejo de la Salud, afirmó que a la Iglesia le preocupa que, debido al modelo económico predominante, las madres de familia se vean obligadas a trabajar, por lo que no prestan suficiente atención a sus hijos. “Cuatro palabras: menos pan, más caso”.

Felipe Calderón se aventó la puntada de extender esta disparatada teoría hasta plantear que la fuente de la violencia y el narcotráfico es la desintegración familiar… el tema ya fue suficientemente refutado —y ridiculizado— por numerosos comentaristas.

El presidente del Pontificio Consejo de la Familia, Ennio Antonelli, dijo que la homosexualidad “es contraria a la identidad humana”, y argumentó que “nadie puede negarse a ser hombre o mujer”.

Por supuesto, una de las directivas del encuentro fue descalificar violentamente cualquier tipo de unión entre personas que se aparte del modelo tradicional de familia nuclear heterosexual con hijos (“los homosexuales constituyen una transgresión del sentido del amor”).

Lo que alarma no sólo es la ignorancia que tales ideas revelan, sino querer presentarlas como basadas en “leyes naturales” (impuestas por dios, claro).

Quizá si el Vaticano y el gobierno mexicano respetaran más la diversidad y los derechos individuales, y apreciaran más la ciencia, nuestro futuro sería más promisorio. Lástima que no sea así.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

9 comentarios:

Roland dijo...

Lo que me llama la atención es la manera en que la iglesia parte de un supuesto -que la violencia en la sociedad tiene como origen en la pérdida de valores y la violencia dentro de la familia-, y de ahí salte a la conclusión de que son las familias no tradicionales las culpables de la violencia.

Es una pena que no expliquen cómo llegaron a la conclusión de que una familia sin hijos, de un sólo padre, o una pareja del mismo sexo es necesariamente una familia violenta y sin valores.

Ni como es que una católica familia de papá, mamá y montones de hijitos es inmune a ese tipo de situaciones.

Supongo que pedirle un poco de lógica a la pandilla que se come a su dios en forma de oblea es un poco ingenuo.

Saludos.

Darío dijo...

La posición radical de la iglesia en estos últimos tiempos ya ni merece discusión. Creo que obedece a una necesidad de irse a los extremos, en contraste con la indiferencia religiosa que caracteriza estas últimas décadas. Es como el nacimiento de la música disco como respuesta al rock progresivo y al sinfónico... :-)

Y me cae que yo sigo pensando que Felipe Calderón no es tonto, sino todo lo contrario. De modo que, bajo esta premisa, estas declaraciones y apariciones deben obedecer a algún motivo político. ¿Querrán hacer una carambola de tres bandas congraciándose con los votantes catoloquillos, que podrían apoyar las reformas petroleras, los despliegues de fuerza contra el narco y de paso contrarrestar las nuevas campañas del PRD?

Pero sí, qué vergüenza.

MARTÍN BONFIL OLIVERA dijo...

Excelente punto, Roland, que revela la falta de lógica elemental de los ultraconservadores... Gracias por señalarla.

Daríus: no sabía que la música disco hubiera surgido como reacción ante el progresivo... a mí me gustaba y me sigue gustando... Y el progresivo nunca logró gustarme. Gulp.

Martín

Ribozyme dijo...

Yo me pregunto si los problemas de narcotráfico, inseguridad y violencia que tenemos en México se dan al grado que aqui en los países europeos donde el matrimonio es visto como una institución arcaica y las "familias no convencionales" son la norma y no la excepción... No ¿verdad? Pero, como alguna gente ha dicho en la red, esperar racionalidad de personas que fundamentan sus posturas en cuestiones de fe es tiempo perdido. Después de todo, los hijos fuera del matrimonio, los amasiatos, las madres solteras o dejadas, etc., son algo que siempre ha predominado en la sociedad mexicana, especialmente entre los más amolados, como cualquiera que haya leído El Laberinto de la Soledad, de Paz, o Vecinos Distantes, de Alan Riding, o que tan sólo tenga ojos, debe de saberlo. Lo que creo que ha cambiado es la manera en que hemos comprado el "sueño americano" de "tanto tienes, tanto vales" pero deformándolo a nuestra manera, de modo que mientras el original fundamenta el éxito económico en el trabajo duro, nuestra versión es la de "todo se vale", a lo que se agrega el poco pudor que han tenido algunos para exhibir su riqueza y hasta las maneras retorcidas en que la han adquirido en un país en que la mayoría es pobre y muchos al nivel de subsistencia. Lo más lógico es que los amolados se pregunten "¿Y por qué yo no?"... ahora los que se regodeaban en embarrarle en la cara sus lujos a los que no tenían marchan horrorizados vestidos de blanco por Reforma y piden que "se haga algo", cuando ellos mismos contribuyeron al estado actual de cosas con sus malos ejemplos de transas, influyentismo, pago de salarios injustos, prepotencia, etc. Los narcos y secuestradores no quieren más que lograr lo mismo con métodos más radicales y violentos, debido a quizás a que les faltan la sutileza y el disimulo que proporciona "la buena educación" a sus modelos.

Yorch dijo...

Aún así, tengo mis reservas en la visión respetuosa e incluyente de un país que imprime en sus billetes la leyenda "In God We Trust" y cuyo presidente hace juramentos sobre biblias…

En lo que sí estoy totalmente de acuerdo es en la llamada de atención a la postura de nuestro jefe de estado en un evento imparcial, obsoleto, que condena y que no construye. Sin duda lamentable.

Saludos.

Darío dijo...

:-) Sí, la respuesta al rock & roll fueron el rock pesado y el rock virtuoso, que fue contestada con la música disco, la cual tuvo como consecuencia el punk, que luego fue contrastado con el new wave (80s típicos), que el hartazgo respondió con el indie y el alternativo, que luego sintió pasos cuando salió el hip-hop, etc, etc...

Alfredo Pontones Baute dijo...

Es por cierto interesante que en EU nadie hace un irigote porque el nuevo presidente jura ante dios, el pueblo -y un ejemplar de la biblia-, cumplir con lo que la ley le ordena... Al señor Obama le faltó prestar su juramento también ante un ejemplar del Corán, otro del Talmud, uno de la Enseñanza de Buda y finalmente otro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos para reafirmar su apertura a todas las corrientes de pensamiento.
Hay que tener el cuidado de no caer en el mismo hoyo que quienes se sienten poseedores de la Verdad Absoluta.
FCH debió enviar a su esposa a inaugurar el Encuentro ése de las familias ésas. ¡Cómo le falta seguir el ejemplo del derechista Valery Giscard D'Estaing quien siempre antepuso su cargo de jefe de un estado laico a su catolicismo como convicción personal.
Las observaciones de Roland son muy certeras... baste ver que las "famiglias" de narcos están muy bien integradas según el patrón aprobado y bendecido por la Santa Madre Iglesia.
Martín, no me pierdo sus editoriales de los miércoles en Tendencias de Milenio Diario.
¡Saludos!

Rodrigo Solís dijo...

Qué vergüenza tener un presidente como Calderón. Todo lo contrario de Obama, un señor por demás inteligente y elegante.

Anónimo dijo...

si bien es cierto que la respesta a la desistegracion familiar en latinoamirica, sobretodo, es muy a priori, es decir, sin investigacion cientifica que demuestre esto. y por tanto no deberia afirmarselo como si fuera una verdad absoluta, es nomas cierto que parece ser la primera respuesta a la pregunta ¿cual es la causa de la desintegracion familiar o destruccion de la familia? no se deberia solo criticar, sino tamiben proponer.