miércoles, 12 de mayo de 2010

Petróleo vs. hidrógeno

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en
Milenio Diario, 12 de mayo de 2010


El terrible derrame petrolero frente a Luisiana causado por la explosión de una plataforma petrolera de British Petroleum el pasado 20 de abril, que libera al mar diariamente unos 800 mil litros de petróleo y había formado, hasta el lunes, una mancha de cinco mil kilómetros cuadrados, es muestra de que la actual economía basada en hidrocarburos tiene un precio oculto (en este caso, el daño económico y ambiental se calcula, según informó Milenio Diario, en 10 millones de dólares al día).

¿Qué esperamos para abandonar el petróleo? Un problema es que las energías alternativas (solar, eólica) no acaban de ser costeables. Pero hay una alternativa: el hidrógeno.

Los seres vivos requerimos energía. Si no podemos obtenerla directamente del sol, como hacen las plantas mediante la fotosíntesis, una opción es quemar combustibles. Los animales quemamos los alimentos producidos por las plantas (o los tejidos de otros animales, que a su vez se alimentan de plantas). Nuestras células, a través de un lento proceso de combustión controlada llamada oxidación, liberan la energía solar almacenada en ellos en forma de enlaces químicos.

Más allá de la fisiología, la tecnología. El ser humano descubrió que podía quemar combustibles y liberar la energía que contienen. Durante siglos quemó madera, luego carbón –en cantidades crecientes a partir de la revolución industrial– y actualmente petróleo.

Quemar es oxidar: sustituir los átomos de hidrógeno de una molécula por átomos de oxígeno. El proceso libera energía química, que puede transformarse en calorífica o de otros tipos. Pero libera también productos de combustión: en el caso de los compuestos orgánicos, el residuo es dióxido de carbono, actualmente acumulado en la atmósfera hasta causar ese otro gravísimo problema ambiental: el calentamiento global.

Pero el hidrógeno, al oxidarse –combinarse con oxígeno– libera también grandes cantidades de energía… con la ventaja de que esta reacción química produce como residuo sólo agua. Y existe también una tecnología conocida como celdas de combustible, que utiliza la oxidación de hidrógeno para producir directamente una corriente eléctrica, nuevamente produciendo sólo agua como desecho.

El problema es el hidrógeno tiene que producirse a partir de la descomposición del agua, proceso conocido como electrólisis, que requiere un catalizador que haga posible esta reacción. Es por eso que el descubrimiento de un nuevo catalizador de molibdeno, 70 veces más barato que el de platino usado hasta hoy (anunciado en la revista Nature y reseñado por Luis González de Alba el domingo en Milenio), promete hacer de la economía del hidrógeno una realidad más cercana.
La ciencia y la tecnología no existen en una torre de marfil, aisladas de la realidad. Así como pueden afectar a la sociedad o al ambiente, pueden ofrecernos soluciones para reparar el daño.

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aquí!

21 comentarios:

juan antonio dijo...

Este es un tema del que yo no se nada. Pero había escuchado por ahí que el hidrógeno no podrá usarse nunca como fuente de energía.

La idea es que si lá única forma que tenemos de conseguir hidrógeno es mediante electrólisis del agua, y "quemar" (oxidar) hidrógeno produce al final también agua. ¿Cómo se supone que vamos a sacar energía de esa ecuación? La energía que se produzca al oxidar el nitrógeno es la misma (y seguramente algo menos) de la que usamos para separarlo del agua en un principio, ¿no es así?

Definitivamente el hidrógeno podría ser un muy buen medio para almacenar energía, pero hasta donde entiendo no como fuente de energia.

Ribozyme dijo...

El hidrógeno (en este caso, licuado por enfriamiento) ya se está usando de manera práctica como combustible para automóviles BMW en Alemania. De hecho, la misma BMW se encargó de instalar "gasolineras de hidrógeno" en algunas de las ciudades más importantes de Alemania para que los automóviles vendidos por ella con esta opción pudieran circular sin mayor problema.

Es cierto, el problema con el hidrógeno es que no es más que un vehículo para la energía que se tiene que obtener de otros procesos de generación, los que idealmente deberán ser independientes del uso de combustibles fósiles. Si no, lo único que se está haciendo es cambiar de lugar el problema, no resolverlo. La cuestión que yo recuerdo bien de mis clases de fisicoquímica en la carrera (ojalá y esto alegre a quien fuera mi profesor en la materia, si es que alguna vez lo lee) es que una reacción química dada siempre tiene el mismo cambio neto de energía que se requiere para llevarla a cabo, se utilice un catalizador o no. El catalizador lo único que hace es reducir la cantidad de energía de activación que se requiere para iniciar el cambio dentro de la reacción. Pongo un ejemplo: si mezclamos gas de estufa con aire (que contiene oxígeno), la mezcla puede reaccionar para liberar calor, que es lo que hacen las estufas. Sin embargo, la mezcla necesita un empujoncito para "comenzar", que es la función del piloto, inyectarle un poco de energía para que, una vez iniciado el proceso, éste siga adelante por sí solo. Si usáramos un catalizador en la reacción, éste lo que haría es que, en lugar de usar un arco eléctrico de soldadura para iniciar la flama, bastaría con poner un palo previamente frotado, apenas caliente, para iniciarla. Una vez arrancada la reacción entre gas de estufa y el oxígeno del aire, ésta se mantiene porque los productos de la combustión tienen menos energía que la mezcla inicial, así que la energía se libera y es lo que aprovechamos como calor para cocinar.

Un símil muy bueno es imaginarnos a la mezcla gas de estufa-aire como una palangana llena casi a rebosar de agua, y al piso como los productos de combustión del gas. Si le damos un sacudón a la palangana, el agua que contiene caerá al piso y golpeará contra él, liberando energía en el proceso (esto se puede observar en forma del ruido que hace el agua al golpear contra el piso, como cualquiera que haya vaciado una cubeta habrá podido observar), ya que el agua en el piso tiene menos energía que el agua en la palangana (esto lo podemos observar por el trabajo que cuesta subir el agua otra vez a la palangana con un trapo y exprimiéndolo en ella; tenemos que meterle energía de nuestros músculos). Un catalizador sería equivalente a hacer menos alto el borde de la palangana, para que baste un empujón menor para que el agua se derrame hasta el piso.

El problema con el hidrógeno es que la cuestión es al revés de con el gas de estufa-aire o con la palangana llena de agua. El agua, que contiene abundante hidrógeno, equivale energéticamente a los productos ya quemados de la flama gas de estufa-aire, o al agua derramada en el piso, mientras que la mezcla de hidrógeno gas y oxígeno gas, corresponden a la mezcla gas de estufa-aire o el agua en la palangana, arriba. Es decir, no importa qué tan buen catalizador se use, tenemos que meterle energía al proceso y esto es inevitable. El efecto del catalizador sería como la altura del borde de la palangana al tratar de volver a llenarla recogiendo el agua con un trapo, desde el piso, mientras que la energía necesaria para la producción de hidrógeno, la que realmente cuenta, sería como la altura de la palangana sobre el piso (que es la que define la friega que será para nuestra espalda levantar el agua con el trapo).

Continúa...

Ribozyme dijo...

Así pues, necesitamos una fuente de energía para producir hidrógeno y ningún catalizador del mundo cambiará eso. La gracia del catalizador mencionado por González de Alba es que puede trabajar con agua a la que no hay que purificar tanto. Sería como si normalmente al levantar el agua del piso a la palangana, primero la tuviéramos que filtrar para que el trapo la pudiera absorber para poderla subir, mientras que ahora, con el nuevo catalizador, tenemos un trapo que no requiere que el agua esté previamente limpia.

Desafortunadamente, lo que debiera estar basado en principios sencillos y claros, la conciencia ecológica, se ha convertido en un asunto ideológico cargadísimo de cuestiones emocionales que sólo dificultan cualquier solución. Entre estas cuestiones emocionales, se ha vuelto asunto de ortodoxia ambientalista que la energía nuclear es mala (como se pudo ver por un tiempo con las manifestaciones de Green Peace contra la planta de Laguna Verde, que no ha causado problema alguno ni siquiera al ambiente que la rodea, ya que ni siquiera produce humo). Pero, si para producir hidrógeno necesitamos una fuente de energía que no surja de los combustibles fósiles (petróleo, gas natural, carbón mineral) y las fuentes solar y eólica son hasta la fecha incosteables por sí mismas (lo que las haría también incosteables para producir hidrógeno), la opción nuclear es lo único que nos queda, moléstele a quien le moleste. Si queremos producción limpia de electricidad en nuestro país, tenemos que utilizar plantas nucleares (lo que también eliminaría el cuello de botella que tiene actualmente la CFE para producir suficiente electricidad barata). Necesitamos más plantas nucleares además de Laguna Verde, pero el asunto le causa tanto temor irracional a la gente que el gobierno ni siquiera lo ha considerado y mejor decidieron construir una refinería más para producir más gasolina que acabaremos quemando en los carros y contaminando aún más el ambiente.

Ribozyme dijo...

De una vez gregaré algo a esto. La gracia del hidrógeno es que resulta bastante compatible con la tecnología ya existente para quemar combustibles fósiles, como es el caso de los motores de los automóviles (y no dudo que las estufas también puedan usarlo). La bronca es que el hidrógeno es muy ligero, y por lo general la energía de un combustible se mide (aquí simplifico un poco) en, digamos, calorías por kilogramo de combustible. La gasolina es bastante densa, y el gas de estufa, si lo comprimimos, también se vuelve líquido, y agarra densidad. Así que no cuesta mucho trabajo almacenar muchos kilos de combustible fósil. Pero el hidrógeno requeriría de contenedores enormes para juntar el número de kilos que necesita un auto, y comprimirlo lo suficiente para darle una buena densidad no es asequible. Entonces la solución es enfriarlo lo suficiente para que se haga líquido, y así manejablemente denso, sin ocupar tanto volumen. Esto hace que el hidrógeno sea bastante más latoso que la gasolina o el gas de estufa para usarse en autos. Digo, si vamos a usar energía nuclear para generar energía eléctrica que a su vez se usará para generar hidrógeno, al que finalmente quemaremos ¿por qué no mejor usar la electricidad directamente para propulsar los carros y calentarnos, eliminando al intermediario, que sólo aumenta los costos? Ésa sería la mejor solución a largo plazo, autos eléctricos y estufas eléctricas. El problema con los autos eléctricos en la actualidad es que se necesitan baterías muy grandes y tardadas de cargar para almacenar suficiente electricidad para mover un auto distancias más o menos largas y con un motor que tenga buena aceleración, por lo que el uso de baterías es aún más latoso que usar hidrógeno enfriado. Mientras no tengamos baterías mejores, tendremos que seguir usando motores de combustión interna que quemen hidrógeno, o una tecnología que use más eficientemente al hidrógeno como combustible, como es el caso de las celdas de combustible, las cuales aún están en pañales para aplicaciones prácticas. Los que ya usamos celulares y laptops, soñamos con baterías más ligeras y pequeñas que contengan una carga más duradera. Los autos eléctricos serían una aplicación en la que no hemos pensado mucho respecto a los avances en dicha tecnología.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Juan Antonio Bueno, la idea es producir hidrógeno usando electricidad proveniente de celdas solares, y luego usar ese hidrógenos para impulsar máquinas o vehículos (que no sería práctico impulsar con celdas solares). O sea, no es una máquina de movimiento perpetuo, sino una forma de sustituir la economía del petróleo por hidrógeno, sin que se pierda su eficacia. Necesitaríamos MUCHA energía solar, pero esa abunda.

Y bueno, en cuanto a lo de "fuente" o "almacén" de energía, depende cómo lo definas. El sol es fuente de energía, ésta la usamos para producir hidrógeno (metiendo energía). Ahora el hidrógeno es la fuente, pero podrías verlo como "almacén", si quieres.

juan antonio dijo...

Martín, en tu artículo dices que "Un problema es que las energías alternativas (solar, eólica) no acaban de ser costeables. Pero hay una alternativa: el hidrógeno". Y luego en tu comentario dices que para que funcione la del hidrógeno, ¿tenemos que resolver antes la solar?

Entonces yo diría más bien que hay que cambiar la economía del petróleo por la economía de la energía solar. ¿No?

Martín Bonfil Olivera dijo...

Ribo: Muy buen resumen de los pros y contras del hidrógeno (aunque tu metáfora termodinámica muestra por qué a veces divulgar no es tan fácil como creen los investigadores, je je).

Juan Antonio: Tienes razón, hace falta que explique con más detalle (por cierto, ya revisé y en efecto, el hidrógeno se considera "almacén" de energía, no energético primario).

La producción de energía solar es ya bastante eficiente como para usarla en obtener hidrógeno (bueno, quizá no YA, pero casi, esperemos que muy pronto sea costeable). O bien podría ser de otras fuentes: nuclear, como dice Ribo, o eólica, que ha avanzado mucho). PERO usar energía solar directamente para automóviles no es práctico (los autos solares simplemente no dan el ancho para el uso diario, aunque sí para carreras o para enviarlos a Marte). Así que usar la energía solar (mucha) para producir hidrógeno, y luego ese hidrógeno para impulsar automóviles o maquinaria es razonable, mientras que ahorrarse el paso y usar directamente celdas solares en autos no lo es.

Claro, más que autos de hidrógeno (ya sea que quemen directamente hidrógeno para producir calor en un motor de combustión interna o que usen celdas de combustible para producir directamente corriente eléctrica para impulsar un motor eléctrico), se pueden usar autos eléctricos con pilas (que como dice Ribo, tampoco todavía dan bien el ancho) usando energía eléctrica generada, por ejemplo, con aerogeneradores como los que Wal-Mart está instalando para alimentar sus tiendas en México. O obtenida a partir de energía geotérmica, nuclear, de mareas, etc.

En resumen, no: no es lo mismo usar energía solar para producir hidrógeno (puede ser práctico) que usarla para impulsar autos (no es práctico). Cada tipo de energía tiene sus aplicaciones más apropiadas, y el hidrógeno, a pasar de sus desventajas y problemas todavía no resueltos, es una opción ambientalmente buena (por ejemplo, aun cuando quemáramos petróleo para producirlo, eso permitiría contaminar menos, pues se quemaría en plantas donde se pueden controlar mejor la emisiones que cuando se quema en cada automóvil, mucho más difíciles de controlar, además de que así el CO2 no estaría en las ciudades...)

En fin, el tema es mucho más complejo de lo que mi columnita permite mostrar... recuerden que es sólo una ventanita para compartir el mundo de la ciencia, no un tratado exhaustivo. Pero esto del blog y los comentarios de ustedes, sin duda, lo enriquecen mucho (y me hacen enterarme de muchas más cosas).

Saludos
martín

Anónimo dijo...

¿solar, eólica no es costeable?
mmm no necesariamente tiene que ser un auto con paneles solares...pueden hacerse ciertos artifícios para cargar con energía solar un auto"eléctrico"....pero en fin...el problema no es que no sean "costeables" el problema es...que la ECONOMÍA de varios paises,desarrollados como subdesarrollados quedaría destrozada sino se utiliza los hidrocarburos, el dinero, si el "hermoso"dinero es el problema,así pues cuando se mencione "el costo es elevado" es simplemente por el problema monetario,autos eléctricos ya habían sido inventados a mediados de 1800(claro eran la génesis de una exelente tecnología) en fin, sino existieran intereses todo sería distinto, pero claro eso es utópico a fin de cuentas existen algunos que siguen pensando que en el mundo no existe intereres y que todo es un "MUNDO QUE GIRA POR SÍ MISMO"

juan antonio dijo...

Martín, gracias de nuevo por el comentario. De acuerdo con todo lo que dices. Yo no estaba planteando al uso de energía solar directamente en los coches (que como bien apuntas no parece ser muy práctico). En efecto coches basados en hidrógeno, que como menciona Ribo la BMW ya lo está haciendo, son muy buena idea. Yo sólo estaba de pedante con eso de distinguir claramente a las fuentes de los almacenes de energia (y que por lo tanto el hidrógeno no necesariamente nos libra del petróleo).

Un punto también muy bueno que mencionas—y que yo no había considerado—es que, aún si se siguiera quemando petróleo para producir hidrógeno, el efecto adverso al medio ambiente podría controlarse de mejor manera. ¡Definitivamente algo que tomar en cuenta!

Saludos, y como siempre gracias por la razonada y amena discusión en los comentarios.

Ribozyme dijo...

Las "malvadas" compañías petroleras no están bloqueando el desarrollo de tecnologías alternas. Tanto es así, que ya se cuenta con equipos relativamente accesibles para la generación de electricidad casera con celdas solares o el viento, y con sistemas de calefacción solar. El problema son los costos. Estuve checando en línea un equipo para generar 5,000 watts, con viento, que supliera mi consumo estimado de 3,000 y tuviera un "colchón" para cuando el viento disminuye, pero sale  en más de 50,000 dólares (y no le dicen a uno cuánto le dura antes de necesitar reparaciones importantes. Como pueden ver aquí y aquí, los costos por kilowatt hora para la energía nuclear y para la solar por fotoceldas es más o menos iguales, de entre 0.25 y 0.75 dólares. El problema principal por el cuál no se utilizan a gran escala para producción industrial es el costo político en el caso de la energía nuclear, ya que muy pocos países se atreven a usarla para generar más de un 10% de lo que consumen, y los muy altos costos de inversión en el caso particular de la energía solar (si alguien tiene información más detallada, con un desglose en costo de la instalación inicial y el costo posterior de funcionamiento, se la agradecería mucho; nada como los números para evitar andar con dimes y diretes). Según mencionan en esos posts, avances recientes han duplicado la capacidad de conversión de energía solar a electricidad, del 20 al 40%, pero no mencionan si eso abarata la producción, porque las fotoceldas de tecnología más reciente tienden a ser mucho más caras que las ya establecidas. Cuando menos disminuye una crítica que hay que hacerle a la energía solar, que es que una planta de generación ocupa un área 20 veces la que ocupa una planta nuclear de capacidad equivalente, por lo que tiene un impacto ecológico importante. En el supuesto de que la nueva tecnología permita duplicar la eficiencia de conversión con costos iguales, el espacio requerido se reduciría a sólo 10 veces el de una planta nuclear. La energía eólica también tiene sus ambages ecológicos. A mí en lo particular me parecen hermosos los enormes rehiletes que se utilizan, pero habrá quien los encuentre feos, y además existe el problema ya bien documentado de que acarrean frecuentes muertes de murciélagos y aves, lo que podría incluso comprometer la supervivencia de algunas especies en las áreas donde se utilicen.

Tampoco es que las "malvadas" compañías petroleras estén bloqueando el desarrollo de tecnologías para automóviles eléctricos que utilicen energías alternativas. Como Martín ya lo dijo con claridad, no existen celdas solares con la capacidad suficiente para mantener moviéndose a una velocidad decente a un automóvil eléctrico que las use. El automóvil requeriría de celdas desproporcionadamente grandes y aún así se vería en problemas si se nubla o anochece. La utilización de electricidad, generada de la manera que sea, en un automóvil, se ve limitada, como ya dije, por el enorme volumen y peso que se requiere de las baterías para contener toda la energía que utilice un motor de potencia decente. Aún usando baterías de laptop, que son de las más eficientes en producción masiva (y las compañías de computadoras y celulares están que se pelan por introducir baterías más eficientes, lo que haría más competitivos a sus productos), porque hay gente que lo ha hecho. Un carro que pese menos de 3 toneladas y sólo tenga espacio para uno o dos pasajeros y ya, no aguanta la carga para un día completo de circulación constante y cuesta 5 a 10 veces más que un carro de gasolina equivalente en espacio.

Continúa...

Ribozyme dijo...

Y, por supuesto, no hay que olvidar que estos vehículos son más lentos que los trolebuses (y cargarlos tarda horas). ¿Cómo podemos hacer que el público quiera comprarlos, si todo mundo quiere en la realidad un vehículo amplio y con motor potente, como lo demuestra el predominio de las camionetas y SUVs (hasta los que manejan chocolates prefieren esas)? Ya existen autos en el mercado que, con tecnología híbrida motor de combustión interna-motor eléctrico, permiten reducir substancialmente el consumo de combustible. Uno de los vehículos más eficientes en la actualidad, el Toyota Prius, da una economía de combustible de 50 millas por galón, comparado con un vehículo equivalente, digamos el Toyota Yaris, que da 40 millas por galón. La potencia de motor disponible para cada uno es, respectivamente, 135 y 106 hp. El Prius anda costando 2.1 millones de yens, mientras que el Yaris anda en 1 millón de yens. La gente prefiere comprar el Yaris, con ventas de 1.3 millones de unidades en 2009 a nivel mundial y el Prius estima vender 400,000 unidades en todo el mundo este año. ¿Cómo convenceríamos a la gente de comprar autos completamente eléctricos con tecnologías actuales, aún más caros, más lentos y más complicados? Mi respuesta es que la tecnología aún no está lista y no es necesario andar viendo moros con tranchete para explicarlo.

Continúa...

Ribozyme dijo...

Finalmente, es cierto que la quema centralizada de combustibles fósiles para generar hidrógeno permitiría condiciones más controladas y mejor control de emisiones. Pero, la introducción de 2 puntos intermedios en la cadena de generación de energía, la generación de electricidad y la generación de hidrógeno, introducirían disminuciones en la eficiencia de conversión de la energía (cada etapa extra nunca es 100% eficiente, y muchas veces puede estar muy por debajo de eso) por lo que yo me pregunto si no acabaríamos con exactamente las mismas emisiones y costos iguales o mayores. A esto hay que agregarle la enorme inversión en infraestructura requerida (y ahorita ya nos quejamos de que la CFE no se da abasto para generar la electricidad consumida en México), incluídos los sistemas de distribución y almacenamiento de hidrógeno (y para mantenerlo líquido, por lo frío, se gastarían cantidades importantes de energía; piensen en lo que gasta un refrigerador casero) y el hecho de que la gente no estaría tan dispuesta a pagar más por un auto que gaste hidrógeno, aún cuando todo lo demás se mantuviera igual (un sistema de almacenamiento criogénico, esencial para almacenar hidrógeno líquido de manera segura, es intrínsecamente mucho más caro que un tanque para gasolina).

Vorp dijo...

Como yo lo entiendo; para producir H2 necesitamos electricidad esta vendrá de las energías renovables, de la energía atómica, de las térmicas que queman petroleo. Cuando el petroleo sea muy muy difícil de extraer, ¿podrán "las renovables" ser suficientes? la atómica podría ser, resuelto el problema de "los desperdicios". En mi modesta opinión una alternativa de solución sería ITER fusión , la fusión también es considerada para limpiar los desperdicios atómicos
Atte.
Vorp

Martín Bonfil Olivera dijo...

Ribo: Como siempre, me asombras por lo preciso y completo de tus datos (¿a qué hora haces eso?).

Pero hay veces que sí hay moros y sí tienen tranchetes: Está bastante documentado que durante la era Bush II varias de las compañías automotrices estadounidenses que estaban desarrollando autos de hidrógeno dejaron de hacerlo, y curiosamente en sus consejos directivos estaban personas que también formaban parte de las compañías petroleras...

Por otro lado, en cuanto a los costos, recuerden que una de las cosas que planteo en mi texto original es que si se toman en cuentan los costos ambientales (y por demandas, etc.) de accidentes como el de Luisiana, quiza el petróleo ya no sea tan costeable en comparación con fuentes alternativas. Y de cualqueir modo, conforme el petróleo se agote y suba de precio, llegará solito el momento en que las energía alternativas sean costeables, aún si no siguieran avanzando la investigación para abaratarlas (cosa que sin duda seguirá sucediendo).

saludos
martín

Martín Bonfil Olivera dijo...

Una referencia rápída para lo anterior:
Wikpedia: Who Killed the Electric Car?

Ribozyme dijo...

Martín: ¡Ja, ja, ja, ja! En realidad no me resulta tan difícil porque desde que era niño mi papá compraba "Mecánica Popular" y ahí trataban muchos de esos temas. Simplemente he seguido con cierto interés los adelantos que han ido surgiendo. De ahí mismo surgió el interés que siento por los automóviles y la mecánica en general, y las motocicletas en particular.

Donde sí se me ha ido un poco más de tiempo es en recabar algo de información numérica para poder comparar bien la energía solar con la energía de fisión nuclear, la cual compartiré en cuanto la tenga un poco más completa y redondeada.

Ribozyme dijo...

Sobre el "compló" para eliminar al automóvil eléctrico, primero, lo que ya dije antes acerca de la tecnología actual de las baterías, que ni un carro hecho con carísimas baterías de litio de laptop puede dar un desempeño comparable con el de gasolina más utilitario que pueda haber, sin contar que tiene estar parado varias horas al día para reestablecer la carga. El EV1 de General Motors dejó de producirse en 2002, hace 8 años, cuando la tecnología de las baterías era aún más primitiva. Segundo, las compañías automotrices no son beneficencias ni organismos filantrópicos, su objetivo principal es maximizar ganancias. Veamos el caso del Prius, que aunque no tiene problemas de desempeño, sí cuesta el doble de lo que cuesta un carro con desempeño equivalente. Eso lo ha hecho muy poco vendible, como evidencian los números que ya aporté. Ciertamente, las compañías automotrices tienen muy poco aliciente por parte del mercado, nosotros los consumidores, para esforzarse en desarrollar tecnologías de ese tipo, que no se van a vender bien. De hecho, el carro eléctrico y tecnologías relacionadas han recibido alguna atención sólo porque legislaturas de estados muy importantes en el mercado automotriz, como California, las han orillado a ello. Pero insisto en enfatizar una cosa, si hay moros con tranchete, si hay verdaderos villanos, no son las compañías automotrices y sus directivos con intereses en la industria petrolera (para lo que debemos admitir que la evidencia es bien poca y no pasa de un reportaje sensacionalista de los que con tanta frecuencia criticamos como promotores de pseudociencia precisamente porque se van a conclusiones que no son justificadas por la evidencia; el que en este caso sea uno que apoya nuestras convicciones políticas nos debe hacer tener aún más tiento a la hora de considerarlo), los verdaderos villanos somos los consumidores, que con todo y crisis petrolera, problemas para estacionar un vehículo de 4 metros de largo, y maniobrabilidad en el tráfico, seguimos soñando con (y comprando siempre que se puede) con SUVs y camionetas que alimenten nuestro ego por su notoriedad. Cierro citando un pequeño fragmento del artículo de Wikipedia sobre el vehículo EV1:

While customer reaction to the EV1 was positive, GM believed that electric cars occupied an unprofitable niche of the automobile market as they were only able to lease 800 units in face of production costs of US$1 billion over four years.[9] An alliance of the major automakers litigated the CARB regulation in court, resulting in a slackening of the ZEV stipulation, permitting the companies to produce super-low-emissions vehicles, natural gas vehicles, and hybrid cars in place of pure electrics. The EV1 program was subsequently discontinued in 2002, and all cars on the road were repossessed. Lessees were not given the option to purchase their cars from GM, which cited parts, service, and liability regulations.

axa dijo...

más información sobre el hidrógeno como combustible.

http://www.economist.com/science-technology/displaystory.cfm?story_id=15981031

para los autos es tecnología muerta al parecer. pero consumimos mucha más energía en nuestra vida aparte de los carros, por ahí puede funcionar =)

Ribozyme dijo...

Bueno el artículo, axa. Aunque hay más que decir al respecto, como algunos lo hacen en los comentarios sobre dicho artículo. A mí en lo personal me pareció interesante lo que se dice en el comentario de Apr 23rd 2010 5:53 GMT. El comentario de Apr 27th 2010 9:39 GMT concluye que el artículo es una porquería y que no está bien informado. Yo no iría tan lejos, pero sí me parece que comentarios semejantes son una llamada de atención para no considerar algo como la última palabra sobre un tema, por muy prestigiosa que sea la publicación.

axa dijo...

ese comentario era donde se mencionaba a http://www.bloomenergy.com ?

Jorge Ramiro dijo...

Me interesa saber acerca de la tecnología utilizada en la industria automotriz. Creo que el hecho de usar diferentes tipos de combustibles debería modificar el precio del seguro automovil